Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
José Tesán Alonso Decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del País Vasco

“El fallo puede ser de inspección porque esto no pasa de un día para otro”

Una entrevista de Carlos C. Borra - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

José Tesán Alonso

José Tesán Alonso

Galería Noticia

José Tesán Alonso

las claves

donostia- En estos primeros compases tras la tragedia, ¿a qué achaca el colapso del puente?

-Vistos cómo están los restos de la pila de apoyo, hay parte del arranque de pila que está intacto. Eso quiere decir que es raro que haya fallado la cimentación porque ese apoyo se hubiera movido. Entonces, lo más razonable es que la rotura haya sido de la parte superior, o bien de los tirantes metálicos que unen la parte central del tablero con la parte superior de la pila o bien del pie de anclaje. Y dentro de esos dos, yo me decantaría más por el tirante, por la forma de la rotura.

¿La rotura de los tirantes provoca el desplome inmediato del pilar?

-Es una rotura en cadena, cada elemento del puente tiene una responsabilidad de resistencia de parte del esfuerzo del peso que va sobre el propio puente. Entonces, cuando uno falla, sobrecarga los elementos de alrededor.

¿Y cuáles han podido ser las causas de esa ruptura?

-Al final es una estructura metálica que tiene unos puntos de anclaje y todos los elementos metálicos tienen un mecanismo que es la corrosión y degradación. Lo que ocurre es que esos mecanismos no se desencadenan de forma puntual, es un proceso que se va produciendo durante años. Si la estructura estuviera perfectamente sana, el fallo de uno de los elementos no provoca que todo vaya en cascada, pero si toda la estructura está debilitada, el fallo del primero sobrecarga al segundo, y entra en colapso el tercero, y así sucesivamente.

¿Y por qué se ha producido precisamente ahora el derrumbe? ¿El nivel de degradación ha alcanzado un nivel crítico?

-Puede haber un hecho puntual que, sobre una estructura ya muy debilitada, haya generado una rotura final, pero que en sí mismo no hubiera provocado la rotura si esa estructura no estuviera muy debilitada. Es como cuando una persona sufre osteoporosis, que se pega un golpecito de nada y se rompe la cadera;la razón no es el golpe, es el desencadenante, lo que hay es una debilidad general de la estructura ósea porque se está perdiendo todo el tejido interno.

Hay testigos que afirman que, durante la tormenta en Génova, un rayo impactó en la zona afectada. ¿Puede haber influido?

-El rayo puede ayudar pero sobre todo tiene que haber una debilidad anterior. Esas estructuras se diseñan con un coeficiente de seguridad muy elevado para que ninguna de esas circunstancias pueda provocar un accidente. Salvo que realmente haya habido un debilitamiento paulatino durante muchos años que la haya dejado en una situación en la que, llevándolo a la exageración, de repente se apoya un pájaro y la estructura metálica es tan fina por la corrosión, como papel de albal, que se rompe. El problema es un debilitamiento previo del tirante.

No parece que ese debilitamiento sea asumible. ¿Es normal que se llegue a esta situación de fragilidad de la estructura?

-Lo normal es que este tipo de estructuras, lo mismo que requieren de un esfuerzo muy potente de cara a su diseño, necesitan una labor posterior de mantenimiento, seguimiento, auscultación e inspección. Porque no son estructuras que duran toda la vida, sino que están sometidas a efectos atmosféricos, a la degradación natural de los materiales, y requieren repararse y conocer cómo están evolucionando.

Lo habitual, por tanto, es que estas estructuras estén sujetas a revisiones periódicas.

-Todos los puentes, y desde luego aquí se hace, tienen un programa de mantenimiento, es decir, se someten a revisiones periódicas, se van mirando elementos puntuales cada seis meses, un año, tres años, cinco años... Y cuando se empieza a ver que alguno de ellos está iniciando un proceso de degradación, inmediatamente se sustituyen y se reparan, de forma muy previa a que puedan ser sensibles a cualquiera de estos efectos de segundo orden. Eso ha ocurrido en infinidad de estructuras de nuestro entorno, se ha hecho en el puente de La Arena de Muskiza, en el de La Salve de Bilbao también varias veces, y en otros con cierta naturalidad. Forma parte de la rutina de mantenimiento de todo este tipo de elementos. Los puentes no se hacen y ya duran para toda la vida. Requieren un seguimiento, conocer qué va ocurriendo con ellos, hay mil circunstancias que pueden incidir en su envejecimiento, incluidos los accidentes de coche que pueda haber en el propio puente. En cualquier caso, todo eso es detectable con anterioridad, pero hay que tener unos programas de mantenimiento en condiciones. No sé si en este caso ha habido algún problema, pero lo que puedo garantizar es que en nuestro entorno esos programas de mantenimiento se realizan.

Se puede inferir que algo ha podido fallar en el caso de los controles del puente genovés.

-El fallo puede ser derivado de un problema de inspección porque eso no se produce de un día para otro. Son fenómenos que nacen, van creciendo y llega un punto en que tienen una amplitud y un grado tal de desarrollo que pueden poner en peligro la infraestructura, pero cuando ya están muy evolucionados. Si haces un mantenimiento normal, eso se detecta y se corrige de una forma sencilla para lo que supone la complejidad de un puente.

¿Hay algún antecedente similar al de este caso en Génova?

-Ha ocurrido muchas veces en caso de terremotos. Hay un caso muy curioso de un puente colgante en Tacoma (EEUU) que entró en colapso por rachas de viento.

¿Cuál es la situación de los puentes en Euskadi?

-No te voy a decir que somos ejemplares, pero sí debemos tener claro que somos una sociedad que nos estamos preocupando bastante no solo por la ejecución, sino por el mantenimiento de nuestros equipamientos. Hay una percepción por parte de las instituciones de que el patrimonio que tenemos de grandes infraestructuras y edificios requieren un seguimiento muy relevante. Todas las infraestructuras que dependen de Diputación, como las carreteras, tienen un mantenimiento ejemplar. Están sometidos a unos protocolos de seguimiento prácticamente mensuales, no solo a niveles de puentes, sino también de taludes que se pueden desestabilizar y otro tipo de estructuras pequeñas.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902