Una ópera para olvidar la tristeza

Después de 26 años, una “alocada” y “disparatada” versión ‘La italiana de Argel’ de Rossini volverá a representarse en la Quincena Musical mañana y el lunes.

Un reportaje de Harri Fernández. Fotografía Gorka Estrada - Viernes, 10 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El Kursaal acogió ayer por la tarde el ensayo general de ‘La italiana de Argel’, una versión ambientada en la década de los 40 e influenciada por el teatro de revista.

El Kursaal acogió ayer por la tarde el ensayo general de ‘La italiana de Argel’, una versión ambientada en la década de los 40 e influenciada por el teatro de revista.

Galería Noticia

El Kursaal acogió ayer por la tarde el ensayo general de ‘La italiana de Argel’, una versión ambientada en la década de los 40 e influenciada por el teatro de revista.Imagen del ensayo realizado ayer en el Kursaal, con la mezzosoprano italiana, Marianna Pizzolato en primer término

La obra La italiana de Argel es “una ópera que hace olvidar la tristeza del mundo”. Esta frase, escrita por Stendhal en su biografía sobre Gioachino Rossini, fue recordada ayer por el director de la Quincena Musical, Patrick Alfaya, en el contexto de la presentación de esta obra que se representará mañana y el lunes en el Kursaal -el ensayo general tuvo lugar ayer por la tarde-.

El director recordó que la última vez que La italiana de Argel se representó en Donostia fue en 1992 en el Victoria Eugenia. En esta ocasión, llega a la capital como una coproducción de la Quincena con el Festival de Verano de San Lorenzo del Escorial y el Teatro Colón de Buenos Aires, donde se estrenó en mayo y cosechó un notable éxito.

Esta ópera, “la primera de las grandes óperas bufas de Rossini”, fue compuesta y estrenada en Venecia en 1813. La escribió por encargo en un plazo de tiempo menor a un mes, entre 18 y 21 días, y lo hizo con apenas 21 años.

Alfaya definió la versión que podrá verse mañana como una “alocada” y “humorística” obra en la que “ocurre un disparate tras otro” y donde en todo momento está ocurriendo algo sobre el escenario. Aun y todo, aclaró, es un libreto “muy bien construido” y es la “música la que arrastra” las acciones. Y es que según el director de escena de esta producción, Joan Anton Rechi, “tiene un punto que hace subir la energía” de los espectadores.

El director musical, Paolo Arrivabeni, por su parte, explicó que la estructura de la obra funciona muy bien y que el final de cada acto está muy bien pensado. Asimismo, comentó que Rossini es un compositor “complicado”, pero que La italiana de Argel es “un espectáculo muy fresco”.

Esta ópera es una comedia de enredos donde Isabella, encarnada por Mariana Pizzolato, viaja hasta Argel para rescatar a su amado Lindoro (Santiago Ballerini) que se encuentra encerrado por Mustafá (Nahuel Di Pierro), quien quiere deshacerse de su mujer Elvira (Arantza Ezenarro) para poder conquistar a Isabella.

Pizzolato consideró que se trata de una obra bien organizada y que su personaje, el de Isabella, es uno de los “más interesantes” de Rossini. “Es uno de mis personajes preferidos”, afirmó, al tiempo que lo definió como “fuerte y con carácter”. Isabella es una mujer que considera que “el fin justifica los medios”. Por ello, no dudará en utilizar su “cuerpo” para lograr lo que desea. Esto contrasta con su dulzura, otra de las características de la protagonista.

Con respecto a Lindoro, Ballerini explicó que es un papel “exigente”, dado que es uno de los tenores más agudos que escribió Rossini.

Lo mismo piensa Ezenarro de su personaje, el de Elvira. “Está siempre donde se encuentra el caos”, explicó, al tiempo que añadió que es el papel “con la voz más aguda” de todo el reparto. “Es complicado pero se disfruta mucho”, afirmó.

La Orquesta Sinfónica de Euskadi, que ha participado habitualmente en la Quincena desde 1982, será la encargada de interpretar la música. Además, también participará el Coro Easo, dirigido por Sergio Pedrouso, quien aseguró que para sus coralistas también es una obra “más exigente que otras del repertorio rossiniano”, porque su presencia es “constante” a lo largo de toda la obra: “Hay siete escenas que comienzan con un número de coro, hay tres concertantes donde Rossini introduce el coro y hay numerosísimos intervenciones a lo largo de toda la ópera donde el coro participa”.

teatro de revistaCon anterioridad el director de escena Joan Anton Rechi ya había estado en Donostia con otra ópera de Rossini -la música de este compositor ha estado siempre muy presente en la Quincena Musical desde sus inicios-. Fue en el año 2011 y la obra era El barbero de Sevilla.

Rechi se considera un “apasionado” del compositor italiano: “Tengo un amigo que dice que escuchar a Mozart 15 minutos al día alarga la vida. Yo siempre le digo que no, que son 15 minutos de Rossini”.

En esta ocasión ha trasladado la obra al Argel de la década de los 40 y la ha ambientado en un teatro de revista -cuando adaptó El barbero de Sevilla la situó en un plató de televisión-. “El teatro de revista me resulta muy exótico, tiene un punto muy particular y que desgraciadamente ya no queda en España”, expuso, para después añadir que en el periodo de entreguerra este género llegó al norte de África a través de los europeos que se refugiaron allí: “Se me ocurrió ambientar la obra en una compañía española que representa La italiana de Argel. Es teatro dentro del teatro. Es la compañía que la representa y, al mismo tiempo, es la obra. Seguimos la trama argumental tal cual es, rompiéndola en muchos momentos”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902