Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Socorrer a una embarcación que está a la deriva es un deber moral”

J.Napal - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

donostia- ¿Pablo Casado y Albert Rivera se han propuesto imitar el alarmismo xenófobo de Salvini?

-No diría tanto. De las declaraciones de Casado, el nuevo presidente del Partido Popular, sí critico vehementemente que diga que hay millones de personas del continente africano queriendo llegar a España. No se puede hablar en esos términos. Hablar de estas cifras es irresponsable. Vivimos en un nuevo clima de noticias falsas. Creamos realidades virtuales con una alegría tremenda, y observar que un político maneja el dato de millones de personas nos parece hasta normal.

En concreto, ha hablado de un millón de inmigrantes esperando en la costa de Libia y 50 millones de africanos recabando dinero...

-Un político no puede manifestarse en esos términos. El presidente del principal partido político de la oposición no puede generar semejante alarmismo. Dicho esto, tampoco estoy de acuerdo con quienes están comparando el discurso de Casado con el de Le Pen. Hay matices. Casado no está empleando el mismo discurso, puesto que Marine Le Pen habla de desmantelar Schengen, de salir de la UE y de personas que son inintegrables.

Los desembarcos de pateras y los saltos de las vallas en Ceuta y Melilla son espectaculares, ¿pero la mayor parte de inmigrantes no entran a través de aeropuertos con el pasaporte en regla?

-Es evidente. El salto a la valla no es ni mucho menos la representación de la llegada extranjera a este país. La inmensa mayoría lo hace en avión. Ahora que vamos saliendo de la crisis es cuando la población extranjera comienza a generar entradas que suponen un saldo migratorio mayor que las salidas. Pero hemos estado durante varios años con saldo negativo.

Maroto defiende ahora el discurso “valiente” de Casado frente al “buenismo de Marlaska”. ¿En qué contexto sitúa el discurso del PP?

-Se manejan dos planos, el del discurso y el de la oportunidad política. Si me apuras, es casi lo que toca. El PP es ahora un partido en la oposición y solo por un mero cálculo político tiene que articular un discurso duro en materia de inmigración. Esas declaraciones pueden tener todavía más recorrido, porque aún no le hemos oído a Casado criticar que la política de Pedro Sánchez está provocando un efecto llamado. Es algo que soltará cualquier día de estos.

Diferentes estudios demuestran que los inmigrantes aportan a las arcas públicas más de lo que reciben. ¿Los datos no calan?

-Estos informes revelan la gran contradicción en la que nos movemos. Por un lado, no tenemos relevo generacional, con el consiguiente envejecimiento de la población. Eso refleja una realidad: la necesidad de una población joven, que solo puede venir de la inmigración. Es algo en lo que vienen insistiendo todos los estudios e informes. Sin embargo, se sigue manteniendo el discurso del control migratorio. Es la gran contradicción en la que nos movemos desde hace muchos años.

Son más de mil personas las que se han ahogado en el Mediterráneo en su intento de cruzar el mar desde Libia a Europa. ¿Alguien podía sospechar hace años que el Mediterráneo iba a convertirse en una fosa común?

-La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) calificó hace tres años el paso del Mediterráneo como el más peligroso del mundo en las rutas migratorias debido al gran número de fallecimientos que genera. Se ha llegado a esta situación porque el control de los flujos solo pasa por interceptar embarcaciones, y por cuestionar el propio concepto de rescate de una embarcación que va a la deriva. Se impide que las organizaciones salven embarcaciones. Estamos articulando instrumentos de manera que quien solicita asilo lo haga en países externos a la UE...

¿Eso no contradice los principios fundacionales de la propia UE?

-Sí, en la medida que se construyó en base a la solidaridad, la fraternidad y unos valores morales que hoy por hoy no existen. Los valores morales y éticos de la UE dibujan una situación muy preocupante. Hay políticos que están inoculando un discurso con unas consecuencias que pueden ser impredecibles en el seno de la UE.

Austria fue el primer país de extrema derecha en declarar su guerra a la inmigración. Aquello fue un escándalo en la UE, pero hoy lidera la línea dura junto a Italia y el grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, Chequia y Eslovaquia). ¿Hacia dónde va la UE?

-Hacia el desmantelamiento de Schengen, la conquista más valorada por las sociedades que lo disfrutan. También puede suponer la desaparición del derecho de asilo, ya que no puede ser ejercido en un país exterior a la propia UE.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902