Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Tonterías

Por Javier Otazu Ojer - Martes, 31 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

“Tonto es el que hace tonterías”. ¿Quién no recuerda esa famosa frase de la película Forrest Gump(1994)? Entonces, y para aprovechar la suavidad de la expresión, ¿cuáles son las tonterías más comunes hoy? Bueno será valorarlas, ya que si hay una época proclive para realizarlas ésa es, precisamente, el verano.

Una de las tonterías más sorprendentes es la de una influencer que estuvo 8 meses seguidos dejándose crecer el pelo sin que se lo cortasen. Fascinante, ¿no? Claro que sí. Pocas cosas más apasionantes se me ocurren que ver cómo le crece a alguien su cabellera.

Entonces, ¿podemos considerar a la persona que se deja crecer el pelo como tonta? No. En realidad, lo que ha hecho es una apuesta. Una apuesta temporal. De ocho meses, exactamente. Se ha dejado crecer el pelo para adquirir fama (y lo ha logrado, ya que en caso contrario no estaría escribiendo acerca de ella). Es evidente que por cada tontería que se publicita un mínimo de cien no lo hacen. Pero así es el mundo de las redes sociales. La mayor parte de las tonterías se hacen para dar que hablar, sea en la familia, amigos o Internet. En conclusión, la frase de Forrest Gump ha dejado de ser cierta en el mundo de las redes sociales. Ya se sabe, son los tiempos, cada vez cambian de forma más rápida.

Otro tema de actualidad es el de las pseudociencias. Se está realizando una nueva campaña para otorgar más valor a la medicina tradicional en lugar de otras como la homeopatía o acupuntura. ¿Podemos considerar que es una tontería acudir a uno de estos medios para curar una enfermedad? ¿Tiene sentido ir a un vidente para poder predecir nuestro futuro?

Antes de contestar a estas preguntas, deberíamos valorar dos aspectos fundamentales para cada una. En el caso de la enfermedad, está el tema de los placebos. Un placebo es una supuesta medicina para el enfermo que no es tal. Lógicamente, cuando se conoce el tratamiento concreto para una determinada dolencia, no se usan los placebos por razones éticas. Sin embargo, su uso es muy útil en investigaciones médicas para probar diferentes tratamientos que permitan curar una enfermedad concreta. Así, se compara el resultado del placebo y el tratamiento para valorar si el nuevo método es adecuado. En términos estadísticos, si las diferencias son significativas se considera el nuevo medicamento como válido. Eso sí, son necesarias diferentes pruebas adicionales para salir al mercado.

Lógicamente, cuando se conoce

el tratamiento concreto para una determinada dolencia, no se usan los placebos por razones éticas

En términos de la economía tradicional todo lo que hacemos

tiene un porqué y una razó

Respecto a la pregunta del futuro, lo relevante es el denominado efecto Pigmalión, debido al cual cuando nos dicen lo que nos va a ocurrir comenzamos a pensar en ello y tomamos las medidas (consciente o inconscientemente) que nos permitan llegar a lo que ha dicho el vidente. No siempre ocurre, pero cuando aciertan es por eso. Está testada la imposibilidad de hacer predicciones. En caso de duda, consultar cómo estaba hace dos años el mercado de futuros del petróleo (y aquí hay millones de supuestos videntes) y el precio del barril a día de hoy.

Sea en el tema de la enfermedad o el del futuro, la evidencia empírica demuestra que el primer caso suele ser un placebo y el segundo una serie de pautas de comportamiento adquiridas de forma inconsciente que nos llevan a que se cumpla la predicción. Un ejemplo. Supongamos que un vidente nos dice que nos van a despedir. En ese caso estaremos menos motivados en el trabajo, más desganados y realizaremos peor nuestro desempeño. Es muy posible que, precisamente, ¡nos despidan por eso!

En cualquier caso, no estamos haciendo tonterías. Lo que ocurre es que nos cuesta admitir la realidad y es mejor la fantasía. Deseamos creer en posibles curas milagrosas o en que el destino está escrito (bueno, quizás esté escrito, pero ¡depende de nuestros actos!). Y por eso acudimos a esos lugares. En caso de duda, consultar las promesas electorales de los partidos

populistas.

¿Es una tontería hacernos un selfie a 200 kilómetros por hora? No. Así fardamos con los amigos. ¿Es una tontería insultar y faltar a los familiares o adversarios políticos y empresariales? No. Es una estrategia basada en un principio: “cuando el río suena, agua lleva”. Nos sirve para alimentar a nuestro ego. ¿Es una tontería decir “Europa es mi enemigo” (Trump)? No. Es un juego de sumas y restas que nos permite llegar a un nuevo aliado. ¿Es una tontería comer y beber en exceso durante el verano? No. Después de un año de duro trabajo, nos lo hemos ganado.

Entonces, ¿nunca hacemos tonterías?

En términos de la economía tradicional, no. Todo lo que hacemos tiene un porqué y una razón lógica, aunque sean apuestas de riesgo a corto plazo (el selfie) o a largo plazo (tomar actitudes que atenten contra nuestra salud). Sin embargo, en términos de economía de la conducta y sentido común, este artículo está lleno de tonterías.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902