Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Thomas, el guerrillero

Por Miguel Usabiaga - Miércoles, 25 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Geraint Thomas se lava la cara con agua.

Geraint Thomas se lava la cara con agua. (AFP)

Galería Noticia

Geraint Thomas se lava la cara con agua.

Se pasaron los Alpes en tres etapas que no decepcionaron. La primera, con los líderes aún vigilantes y cautos, se la llevó de manera soberbia Alaphilippe, un corredor que es tan bueno en las etapas explosivas, en las clásicas, que parece tener miedo para empresas mayores, como una gran vuelta, temeroso de perder su potencia y agilidad en el desgaste continuo. Ese miedo atenaza a menudo a las estrellas debutantes, perdiéndose muchos talentos en el limbo de la indecisión. Las dos siguientes fueron el escenario del desafío de Movistar, y la solvencia y la capacidad del Sky. Valverde, Nairo Quintana y Landa lo intentaron, el primero en las dos etapas, desde lejos;los otros en el último puerto, pero les faltaron las fuerzas. Los ataques de Nairo y Landa en Alpe d’Huez solo evidenciaron sus carencias. Apenas tomaron unos metros y el lugarteniente del Sky, Bernal, los atrapó con su inercia de pedaleo, sin avivar la marcha siquiera. Por el contrario, el Sky se mostró como una cadena perfectamente engrasada y sincronizada. Uno tras otro llevan un ritmo intenso, difícil de seguir, que se vuelve atroz en el último puerto. Y deparó la sorpresa de que el gregario Geraint Thomas está por encima de su jefe Froome. Los románticos soñamos con la victoria de Thomas porque significa el triunfo de los de abajo, de los que se dejan la piel en la lucha sin esperar nada a cambio, sin buscar la gloria. A veces la Historia, en los momentos convulsos donde el orden se agita, tiene esta merecida recompensa para los de la segunda línea, que son los que más se entregan. Aunque Thomas no es un desconocido y tiene un palmarés notable, este está sobre todo centrado en especialidades colectivas del ciclismo, con tres títulos mundiales en persecución por equipos y dos medallas de oro olímpicas en la misma especialidad. Es un trabajador a destajo, un personaje de esos de la segunda fila de la Historia, que son los salen a pecho descubierto de la trinchera. Si vence Thomas, seguro que reconoceremos en él más similitud con nuestra vida, seguro que lo veremos tan cercano como uno de los nuestros.

Viendo la desenvoltura de los corredores del Sky, podemos comprobar que es un equipo que no construye robots clónicos sino que sabe explotar el talento diferencial de cada uno, algo muy loable y que no todos los directores saben hacer. Vemos a Froome con su pedaleo a molinillo, basado en la extrema cadencia en la subida a los puertos;mientras que Thomas utiliza los desarrollos más largos, la pedalada potente y profunda, aquella que le permitió sacar a Mikel Nieve 20 segundos en apenas 300 metros. Dos pedaleos opuestos, eficacias contrarias para el ciclismo, que el Sky no ha intentado eliminar sino perfeccionar cada una. Recuerdo que cuando comencé en el ciclismo yo era del estilo de Froome, pero entonces se estilaba el abuso de los desarrollos, y a mí, en aquellos años juveniles sin todavía la fuerza suficiente, se me atragantaron. Nadie me reorientó hacia mi propio estilo y don, como hace el Sky. En la primera etapa alpina atravesaron el Plateau de Glières. Fueron imágenes muy bellas, incluso el pinchazo de Froome puso un poco de épica en la persecución a toda velocidad por el camino de tierra, con las alas del monumento a la Resistencia de fondo. Ya comenté que en esta montaña, en marzo de 1944, se libró un duro combate entre la Resistencia, en la que había un nutrido grupo de guerrilleros españoles de la Compañía Ebro, y el ejército nazi. El lugar, ese altiplano precioso, fue elegido como base operativa porque a su difícil acceso sumaba las buenas condiciones por su planicie para parachutar armas británicas para los guerrilleros. Pienso ahora en la desigual suerte de los guerrilleros antifascistas españoles. En ese mismo año, en noviembre, el primer grupo de guerrilleros de Euskadi entraba en dos lanchas que partieron de Hendaia en dos noches consecutivas.

En la primera iban cinco hombres, en la segunda otros cinco hombres y una mujer. Guerrilleros como Thomas, de los que lo dan todo por los demás, la vida por una causa. El primer grupo desembarcó en Hondarribia, cerca del faro de Higuer. Cada uno llevaba una mochila, con una metralleta, explosivo plástico, una pistola y munición. Treparon por una escarpada pendiente hasta llegar a un caserío. En el dificultoso ascenso uno de los guerrilleros perdió un cargador Sten de la metralleta, el material que los británicos parachutaban a la Resistencia en Francia, en el Plateau de Glières, y con el que venían los guerrilleros españoles. Ese cargador lo encontró un soldado de la guarnición de Guadalupe y lo entregó a sus jefes, quienes al verlo sospecharon de una incursión guerrillera. Pusieron patas arriba la zona. La operación terminó con la detención de todos, que fueron condenados, en un Consejo de Guerra celebrado en Donostia, a largos años de cárcel. Entre ellos, en el primer grupo, estaba Marcelo Usabiaga. Al comandante del grupo, Pedro Barroso, lo fusilaron en Vitoria en septiembre de 1945. Quedaba mal fusilar en Donostia en pleno veraneo.

etiquetas: francia, ciclismo, tour, thomas


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902