Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
casado, nuevo líder del PP

Casado llevará al PP más a la derecha

El nuevo presidente de la formación de génova supera con holgura a Sáenz de Santamaría en un congreso muy dividido que devuelve al partido a su línea dura

Juan Mari Gastaca - Domingo, 22 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Pablo Casado agradece a los compromisarios, que ayer se reunieron en el hotel Auditorium de Madrid, su elección como nuevo presidente del PP.

Pablo Casado agradece a los compromisarios, que ayer se reunieron en el hotel Auditorium de Madrid, su elección como nuevo presidente del PP. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Pablo Casado agradece a los compromisarios, que ayer se reunieron en el hotel Auditorium de Madrid, su elección como nuevo presidente del PP.

Madrid- Pablo Casado (Palencia, 1981) superó ayer con holgura (57,2%) a Soraya Sáenz de Santamaria en las primarias a la presidencia del PP, que cerraron un congreso extraordinario en Madrid bajo la amenaza de la división y con llamadas desesperadas de los compromisarios a la integración. El ganador rentabilizó finalmente el anunciado apoyo de todos los candidatos derrotados hace dos semanas en la votación de los afiliados y ahora se dispone a situar al primer partido de la oposición en su línea de derecha más ortodoxa, con un regreso a los principios fundacionales y donde la unidad de España, la Constitución y los cambios electorales para cortocircuitar el peso de los nacionalistas serán, entre otros, los ejes de su futura línea política.

Con este resultado, Ciudadanos tiene un problema para repartirse su espacio político, el PSOE un rival de gobierno en las antípodas ideológicas y los nacionalistas, un enemigo acérrimo. Antes de testimoniar su agradecimiento por el apoyo recibido para su victoria, Casado comunicó su elección al rey Felipe VI. El gesto no es baladí para comprender cuál será el cuadro de bitácora del sustituto de Mariano Rajoy, sobre todo tras proclamar rotundo que “el PP ha vuelto” y por el que competirá, advirtió, “sin complejos”. Lo hará al frente de una Ejecutiva Nacional que pretende sea de “integración” habida cuenta del desgarro interno que dejan estas primarias. Consciente de tantas costuras internas rotas, pidió a los compromisarios que “no pregunten a quién han votado, sólo al PP”. De momento, tras haberse negado a una lista de unidad en campaña, mañana se reunirá con Soraya, la gran derrotada, que se mostró dispuesta a colaborar pese a los navajazos sufridos. No sería descabellado que la exvicepresidenta fuera la candidata popular a la Alcaldía madrileña.

Un aplausómetro bien coordinado ya se había decantado por Casado antes de que hablaran las urnas. El candidato supo tocar la fibra mucho mejor que su rival, como había hecho en una campaña de 25.000 kilómetros plagada de proclamas de oído fácil para el votante contrario “al populismo y la izquierda”.

Para ello no dudó en ser implacable con el independentismo, la defensa de la Constitución, el rechazo al aborto y la eutanasia en una España, entre otras cosas, “de los balcones” donde, como Sáenz de Santamaría, quiere que ondee la bandera nacional.

El nuevo líder del PP avanzó su propósito de generar futuros cambios en la Ley Electoral que bloqueen las aspiraciones nacionalistas. Soraya no supo bajar tanto a la arena ni a la refundación del PP. Insistió hasta la saciedad en la unidad porque pensaba que así minaba a su contrincante en un partido que no quiere enfrentamientos internos.

demanda de unidadQuizá la fotografía más exacta de la voluntad de los compromisarios ocurrió cuando todo el salón principal se puso en pie al grito de “unidad, unidad” tras recordar la candidata que había estado dispuesta a incorporarse a la lista de Casado porque ella “no estaría aquí si llego a ser derrotada” por los afiliados.

En Vista Alegre II, los afiliados a Podemos habían gritado lo mismo en plena refriega entre seguidores de Iñigo Errejón y Pablo Iglesias. Aún siguen distanciados. Cada candidato quiso marcar su perfil en las intervenciones, pero solo sirvieron para graduar las emociones y ahí ganó Casado -“empecé de interventor en Getxo”- tras empatar en su entrega incondicional al PP.

La perdedora -“me moriré siendo del PP”- ahondó en su etiqueta de gestora capaz porque creía que así animaría a quienes consideran prioritario recuperar la presidencia del Gobierno.

“Los afiliados me eligieron para ganar a Pedro Sánchez”, dijo. Casado, en cambio, optó por un verbo más próximo al corazón de los asistentes, con un argumentario propio de los principios irrenunciables del PP, buscando el aplauso permanente al citar a presidentes, territorios y a los candidatos derrotados Cospedal y Margallo, que, por fin, se sacaron la espina.

espíritu de ermua Además, ninguno se olvidó del País Vasco al coincidir en el reconocimiento a sus compañeros durante los años del plomo ni tampoco de las víctimas. Pero Casado apretó mucho más el acelerador. No tuvo reparos en coger la bandera del espíritu de Ermua, en recordar la defensa de la Guardia Civil en Altsasu y en considerar un intento de linchamiento su visita a Iruñea en sanfermines. Eso sí, los dos se amarraron al árbol de Rajoy. Soraya lo tenía más fácil porque la identificación resulta inmediata.

Casado se empleó desde el principio consciente de que en campaña llegó a cuestionar la mano blanda de su propio gobierno en el tema catalán. Elegido presidente y despejado su manual político, la vida interna del PP mira con un ojo la amenaza del revanchismo tras una campaña artera. Hasta el último segundo hubo tiempo para los reproches como señal inequívoca del antagonismo.

Soraya no cejó en apelar a la lealtad, consciente de que su rival es aznarista y da un abrazo a Rajoy al mismo tiempo. Casado se la guardó hasta el final cuando mostró su magnanimidad al dejar la puerta abierta “al máximo nivel” en su ejecutiva y no únicamente “los puestos sobrantes” en una crítica alusión a los cinco cargos que la exvicepresidenta prometía a la otra candidatura. Tiempos de mudanza.

etiquetas: pp, presidente, casado


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902