Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Ascenso y descenso relámpago al Posets

El corredor de Urretxu Aritz Egea realizó el domingo la mejor marca conocidade subida y bajada al segundo monte más alto de los Pirineos desde la localidadoscense de Eriste. Hace dos años ya batió el récord del Monte Perdido 

Un reportaje de Juanma Molinero / Fotografía Carlos Llerandi - Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 09:32h

Galería Noticia

Aritz EgeaReproducir

Asegura Aritz Egea que el pico Posets, con sus 3.375 metros, es uno de los montes olvidados de los Pirineos. Ni siquiera ser el segundo más alto de la cordillera le permite hacer sombra al Aneto o el Monte Perdido, los dos con más solera y preferidos por los cientos de montañeros que intentan su ascenso, sobre todo en verano, cuando desaparece el manto de nieve. El corredor de Urretxu ofreció el pasado domingo su particular homenaje al Posets con un ascenso y descenso relámpago que ha causado sensación en el mundo de los aficionados a correr por el monte.

Egea ascendió y descendió el pico oscense en tres horas escasas (3 horas y 48 segundos). Estableció lo que en el trail se conoce como FKT (Fastest Known Time), que no es sino el tiempo más rápido conocido en completar una ruta. En su caso, el trayecto entre la localidad oscense de Eriste, el Posets y vuelta al punto de partida. 23 kilómetros de distancia con 2.312 metros de desnivel positivo. Un trayecto que andando cuesta no menos de ocho horas.

El corredor del equipo Salomon partió en realidad de la tienda Barrabes de Benasque, pero los primeros 3,7 kilómetros hasta llegar hasta el vecino municipio de Eriste fueron una especie de calentamiento. El reloj empezó a contar a las 6.07 horas. Egea dejó atrás Eriste (1.118 metros) y afrontó la subida a través del refugio Ángel Orús y el Canal Fonda. Menos de dos horas después (a las 8.02 horas) ya estaba en la cumbre. La presencia de nieve en altura, en lugar de la habitual pedriza, permitió a Egea descender como una locomotora (las imágenes de vídeo de su bajada por la nieve impresionan). Poco más de una hora después, a las 9.07, ya estaba de vuelta en Eriste, donde le esperaba un nutrido grupo de personas que le acompañaron corriendo de nuevo hasta Benasque. “He disfrutado mucho, desde el principio hasta el final. Me gustaría que la gente se animara a descubrir el Posets, que creo que es un monte un poco olvidado. Que vengan y lo disfruten caminando, corriendo...”, explicó a su llegada.

El ascenso y descenso exprés a montes de lo más variopintos se realiza desde tiempo inmemorial, pero ha vuelto a coger fuerza en los últimos años. El propio Egea batió hace dos años el récord de subida y bajada al Monte Perdido desde Torla, en Ordesa. Dejó la marca en 4 horas y 24 minutos, 20 minutos menos que el anterior registro de Txus Romón. Kilian Jornet, la figura más mediática de este deporte, ha hecho de los récords (y de ganar carreras por todo el mundo) un modus vivendi. El atleta catalán batió el pasado 8 de julio el récord de la mítica Bob Graham Round, una ruta que une 42 picos en el Lake District, en el noroeste de Inglaterra, con 106 kilómetros y 8.200 metros de desnivel. Jornet dejó la marca en 12 horas y 52 minutos, una hora menos que la anterior que poseía Billy Bland desde 1982, y con quien celebró el éxito en la meta.

Otro guipuzcoano, Iker Karrera, ostenta el récord de la Alta Ruta de los Perdidos, que consiste en recorrer la caminata entre el Monte Perdido y el Vignemale, la friolera de 93 kilómetros y 6.000 metros de ascenso que el corredor de Amezketa realizó en 13 horas y 42 minutos, cuando al común de los montañeros le cuesta cinco días.

MAIORA, TAMBIÉN DE RÉCORDNo solo Egea batió el domingo el récord del Posets. Maite Maiora también se anotó una marca personal, en este caso en una carrera de montaña. La corredora de Mendaro venció en el doble kilómetro vertical de Collarada (puyar y baxar), en la localidad oscense de Villanúa, y mejoró su registro anterior de 2013 por cuatro segundos. Maiora cubrió los 17 kilómetros en 2 horas y 34 minutos. El burgalés Luis Alberto Hernando, ganador entre los hombres, también batió el récord. Y el también guipuzcoano Iñigo Lariz venció en la modalidad de solo subida (puyar nomás) a Collarada.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902