Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Madera vasca para la bioeconomía

Baskegur, la Asociación de la Madera de Euskadi, tiene como reto situar al sector forestal en su lugar. Más de la mitad de la superficie de Euskadi es terreno arbolado pero la industria de la madera no tiene un dinamismo acorde

Un reportaje de Asier Diez Mon - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Proyecto del mayor edificio del mundo en madera, en Viena.

Proyecto del mayor edificio del mundo en madera, en Viena.

Galería Noticia

Proyecto del mayor edificio del mundo en madera, en Viena.Oskar Zarate, Begoña Egia, y Juan Ramón Murua

Euskadi tiene en su mano una materia prima alternativa para hacer frente a la dictadura del petróleo. Más allá de la faceta como combustibles, los derivados del crudo son la base para la fabricación de plásticos, compuestos químicos o productos cosméticos, entre otros. La madera puede ser un sustituto sostenible de algunos de esos artículos y además un activo más ecológico en la construcción.

El 55% de la superficie de la CAV es terreno arbolado. De modo que la madera es el único gran recurso natural en el que Euskadi es autosuficiente y, sin embargo, la industria forestal continúa siendo una herramienta infrautilizada en muchos aspectos. Todo ello a pesar de que es una de las llaves para un tejido productivo con mayor encaje dentro del medio ambiente.

La bioeconomía camina sobre el alambre, entre los beneficios económicos y la sostenibilidad, y la madera es un alimento básico para su desarrollo. El director de la Asociación de la Madera de Euskadi (Baskegur), Oskar Zarate;el coordinador del Libro Blanco de la Madera, Juan Ramón Murua, profesor de Ciencias Económicas y Empresariales de la UPV;y Begoña Egia, una de la coautoras del informe, explican a este diario las claves del presente del sector y sus oportunidades de futuro. Se persigue un horizonte más ecológico.

La bioeconomía se sostiene sobre tres patas: la construcción sostenible, la química verde y la bioenergía. Son cuestiones “transversales”, complementarias y la madera proporciona recursos a las tres.

La industria vasca de la madera utiliza principalmente árboles de Euskadi y tiene un alto nivel de autoabastecimiento, ya que el 70% procede bosques vascos. Otro 28%, de otras comunidades, y el resto proviene de fuera. Con esa estructura, Zarate afirma que si hay un producto vasco kilómetro cero es la madera.

“Consumir madera, y así lo destacan las certificaciones medioambientales, es mucho más sostenible que consumir PVC o aluminio, pero depende de dónde traigas la madera, si la madera viene de Brasil, ya no es tan sostenible”, indica.

En Euskadi toda la cadena de valor está en un radio de cerca 100 kilómetros y hay ejemplos de sobra que así lo atestiguan. Es el caso de una promoción de 65 viviendas de madera de Hondarribia. La madera ha sido extraída de bosques vascos, se ha transformado en plantas productivas de Ea y Legutio, y termina en Hondarribia, a una distancia de Ea de algo más de 90 kilómetros por la carretera de la costa. “Ese es el verdadero kilómetro cero”, afirma Zarate.

El problema es que esta industria no está tan desarrollada como sería deseable. “Aunque somos un top 5 o 6 de Europa en cuanto a superficie arbolada junto a los países del norte de Europa, el consumo de madera es cuatro veces menos en Euskadi que la media europea. Y si nos comparamos con países de ratios de superficie arbolada parecidos estamos diez veces por debajo de su nivel"”, afirma Azkarate.

Queda por tanto mucho camino por recorrer para alcanzar los estándares europeos y sin embargo las perspectivas son buenas. “Hay constantes avances”. En esa línea, el coordinador del informe, José Ramón Murua destaca que “"lo importante” es la tendencia". “La madera se empieza a utilizar en ámbitos en los que antes no había tradición y poco a poco se suman nuevos campos de trabajo. "Se ha abierto el camino, tenemos una industria dedicada a esto y hay procesos de investigación que exploran nuevos usos. Las cosas no cambian de un año para otro, pero el cambio se va a producir"”, destaca el profesor.

el precio del petróleoAdemás hay elementos externos que están dinamizando el aprovechamiento de la madera. Entre ellos, está la escalada del precio del petróleo, que está provocando "un cambio de coyuntura" que Murua considera que "hay que tener en cuenta" a la hora de decidir entre un material u otro. Las cuestiones geopolíticas están poniendo fin a los años de petróleo barato. En apenas un año el barril de crudo ha pasado de los 50 a los 80 dólares, lo que “seguramente va a acelerar” el proceso" de una mayor utilización de la madera.

“No se trata solo de una vía para un desarrollo "más sostenible", también "hay motivos económicos, de costes, para reforzar esta apuesta”", sostiene Murua.

En cuanto al precio, el responsable de Baskegur explica que para definir si un proyecto es caro o barato no basta con mirar el gasto acometido. Si se valora el precio por metro cúbico de material, utilizar madera puede ser más caro. Sin embargo, este tipo de construcciones se realizan en parte ensamblando módulos previamente fabricados. De modo que se reduce el tiempo de trabajo y, entre otros, los salarios que hay que pagar. “Se produce un ahorro”, destaca.

Además países como Alemania han lanzado créditos de sostenibilidad que “ponen precio” a la vertiente medioambiental del proyecto. El constructor recibe por ello una ayuda que también contribuye a abaratar costes. Zarate plantea la necesidad de explorar esa vía.

La mayoría de la superficie forestal vasca está compuesta por coníferas. Sin embargo, el pino tiene un ciclo de vida más largo y hace falta 30 o 40 años para que alcance el tamaño suficiente para talarlo. Pasado ese tiempo pueden extraerse del tronco cuatro grandes bloques de madera, con un tamaño suficiente para el máximo aprovechamiento en la industria de transformación. El roble, la haya o el eucalipto tienen un periodo de maduración más corto y se está registrando "un pequeño retroceso" del pino en los bosques vascos.

Esa circunstancia ha generado un debate medioambiental. No obstante, Begoña Egia afirma que "hay que ser “cautos"” con esa cuestión porque se trata de "un porcentaje mínimo". Añade que se produce además en "zonas muy localizadas, cerca de la costa porque las condiciones climáticas lo favorecen, pero no es algo extendido"

los datos


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902