¿El primer plano urbano de la prehistoria vasca?

Encuentran en el yacimiento del castro de Basagain, en Anoeta, una piedra con unos grabados que podrían representar un esquema de cómo sería este asentamiento fortificado de la segunda Edad de Hierro.

Un reportaje de Harri Fernández. Fotografía Ruben Plaza - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El arqueólogo Xabier Peñalver explica el hallazgo, con la piedra en primer plano, ayer en Donostia.

El arqueólogo Xabier Peñalver explica el hallazgo, con la piedra en primer plano, ayer en Donostia.

Galería Noticia

El arqueólogo Xabier Peñalver explica el hallazgo, con la piedra en primer plano, ayer en Donostia.En primer plano, la pieza encontrada. Detrás, Tellería, Itxaso y Peñalver delante de una simulación del castro de Basagain.

Un grupo de arqueólogos, encabezados por Xabier Peñalver y Eloísa Uribarri, podrían haber encontrado el primer plano de urbano de la prehistoria de Euskal Herria y, quizá, de toda la península ibérica. Peñalver, acompañado del diputado de Cultura, Denis Itxaso, y de la directora de Cultura, María José Tellería, presentó ayer en Donostia uno de los descubrimientos que hizo su equipo en el poblado de Basagain, en el municipio de Anoeta, durante la temporada de excavaciones de septiembre de 2017.

Se trata de una piedra hallada en este asentamiento de la Segunda Edad de Hierro, datado entre el año 300 aC hasta los primeros de nuestra era. La laja encontrada es de arenisca triásica grabada por una cara con trazos lineales que parecen representar un esquema urbano o un plano de delimitación de parcelas para el cultivo.

Peñalver, que junto con Eloísa Uribarri, lleva 25 años excavando el castro -asentamiento amurallado en altura de la época prerromana-, explicó que en Basagain han descubierto decenas de lajas con grabados rectilíneos o cuadrículas. Asimismo, encontraron de forma alineada tres estelas decoradas a mano alzada -desconocen su finalidad- en los que los investigadores consideran la entrada a la fortificación -algunas de ellas se exponen en el Museo San Telmo de Donostia-.

No obstante, durante las excavaciones de esta temporada han encontrado esta pieza con unas dimensiones de 36,5 centímetros de anchura y de 29,5 de altura, y con un grosor de entre 3,5 a 4 centímetros, con rasgos ligeramente distintos y que encajan con trazados urbanos de otros asentamientos de la época, como La Hoya en Laguardia o el Alto de la Cruz de Cortes, en Nafarroa.

Peñalver reconoció que en un inicio no fueron conscientes de lo que habían hallado hasta que vieron los trazos reproducidos mediante un calco, obra de Jesús Alonso. Así, estas líneas parecen representar una calle central con parcelas a ambos lados que podrían estar relacionadas con la ubicación de casas o con áreas para el cultivo. Además, cada rectángulo presenta en su interior “grabados transversales rectilíneos en distintos sentidos” -también se observan algunos en forma de X-, que pueden dar a esas zonas un sentido de “propiedad”, poniendo el énfasis en la “individualización” de los espacios.

El arqueólogo estableció dos hipótesis al respecto de la pieza encontrada. “Creemos que lo que se representa en esta laja es una planta de una parte del poblado de Basagain, definiendo un eje o una calle central transversalmente, y a ambos lados lo que pudieran viviendas diferenciadas entre sí”, afirmó el investigador, quien también planteó otra posibilidad, que no es otra de que los rectángulos marcados en la piedra sean “parcelas diferenciadas” en las que se utilicen las marcas para distinguir “propiedades, cultivos u otros aspectos”.

Preguntado por si, confirmada la hipótesis del primer plano urbano, este sería uno de los más antiguos de este tipo de la Península Ibérica, Peñalver respondió, sin descartarlo, que él no conoce ninguno otro.

Cuando se concluyan las investigaciones, la piedra pasará a ser depositada en Gordailua, el Centro de Colecciones Patrimoniales de Gipuzkoa.

basagainEl asentamiento de Basagain es un castro de la Edad de Hierro que fue descubierto hace 25 años por un vecino de la localidad de Anoeta. Se trata de uno de los diez poblados fortificados de Gipuzkoa de aquella época y se encuentra en una altura, “dominando el valle del Oria” -hace un cuarto de siglo, solo se conocía un castro en el territorio, el de Intxur, que se sitúa entre Tolosa y Albistur-.

En este asentamiento de dos hectáreas, fruto de las excavaciones, han aparecido muchos restos que han permitido conocer cómo era el poblado y a qué se dedicaban los que allí residían. De esta manera, se ha descubierto que era una población agropecuaria en la el mijo era el principal cultivo y que contaba con animales domesticados como vacas o cerdos.

Según Peñalver, Basagain era un lugar con actividad metalúrgica, que se conoce debido a las herramientas, utensilios agrícolas y escorias que se han encontrado, y que demostrarían que la labor metalúrgica se llevaba a cabo en el mismo asentamiento.

A su vez, era un lugar con una actividad comercial, no solo en el entorno, sino también con países centroeuropeos. Esto se demostró mediante el hallazgo de un brazalete de vidrio y cuentas de un collar, también de vidrio, originarios de aquella zona.

La dominación romana del siglo I aC motivó un “cambio radical”, por lo que los expertos consideran que es “muy probable que el asentamiento se abandonara por este motivo”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902