Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La OTAN baila al son de Trump

El presidente de EEUU logra que la cumbre pivote en torno al reparto del gasto y cumple su objetivo: todos los países aumentarán el presupuesto en defensa

M. G. Zornoza / Aquí Europa - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, se reúne con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, se reúne con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (EFE)

Galería Noticia

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, se reúne con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Bruselas- Donald Trump, presidente de EEUU, llegó a la cumbre de la OTAN, cantó mientras el resto de países aliados bailaban a su alrededor y se fue. La de una orquesta desentonada ha sido la crónica de estos dos días de cita anual de la Alianza Atlántica. Siempre con el director de la banda insistiendo en lo bien que había sonado. A pesar de los tonos desafinados.

El papel de director de orquesta lo ejerció Jens Stoltenberg, secretario general de la Alianza Atlántica. Aunque más que un papel fue un papelón. El arranque de la cumbre estuvo marcado por los ataques de Trump a Alemania que no cejaron durante las siguientes 24 horas. Lo que siguió fue casi en su totalidad el debate sobre el reparto de gasto;a pesar de que sobre la mesa estaban temas trascendentales como la lucha contra el Estado Islámico, la situación en Afganistán o la de Ucrania y Georgia.

“Todos los países aliados se han comprometido a aumentar el gasto”, celebraba al final de un encuentro caótico Stoltenberg que insistía en lo “extraordinario” del debate sobre la inversión. Todos bailaban la sintonía que Trump había marcado con anterioridad. El del incremento del gasto ha sido un tanto para el inquilino de la Casa Blanca, que en rueda de prensa se regocijaba de que todos invertirían “más y más rápido” en defensa.

Ese era el único propósito de su visita a Bruselas. Y con tal de conseguir su objetivo dinamitó la sesión de ayer que versaba sobre la situación de Georgia y Ucrania. Cuando tomó el turno de palabra dio un volantazo y volvió a retomar el tema del gasto. Stoltengerb se vio forzado a cancelar la sesión y convocar al Consejo Atlántico (los 29 aliados solo) para volver a la discusión sobre el gasto. Trump volvió a entonar su canción.

La de la OTAN es una cita que no le gusta. Se siente más cómodo con líderes que él considera fuertes como el propio Vladimir Putin, presidente ruso, con el que se reúne el próximo lunes en Helsinki. Sobre esta visita ha asegurado que los aliados le “habían agradecido” y “deseado suerte”.

La cita de los dos días de la Alianza Atlántica puede resumirse en la obsesión de Trump con Alemania, a la que achaca todos los males que su país tiene con Europa y con la OTAN. Empezó acusando a Berlín de ser un rehén y estar controlado por Rusia por el gaseoducto del Nord Stream 2 y acabó señalando a Merkel directamente con voz y dedo por no invertir más en defensa. El primer día el magnate instó al resto de los 28 aliados a llegar al 4% del PIB en defensa. Luego relajó el tono y señaló que el primer objetivo es el del 2%, la barrera que se estableció en la cumbre de Cardiff. Los 29 deberían llegar a ese umbral para 2024. Este año solo ocho lo conseguirán: Rumanía, Letonia, Lituania, Polonia, Estados Unidos, Grecia, el Reino Unido y Estonia. El Estado español es el tercer país que menos aporta con un 0,92% de su PIB. El gasto en defensa de Alemania se encuentra en el 1,2%.

‘Fake news’Las primeras palabras que Trump pronunció nada más pisar el nuevo edificio de la sede de la OTAN -que con frecuencia critica por haber costado mucho dinero- fueron unas de sus favoritas: “fake news”. “Buenos días a todos. A los medios, a los legítimos y a los que son fake news. Buenos días a todos”, señaló en la mañana del miércoles. Pero lo cierto es que durante la casi una hora que permaneció con los periodistas repitió una y otra vez datos erróneos. ¿A conciencia?

Trump insistió en que su país destina el 4,2% del PIB a materia de defensa. Más del doble del objetivo. Los últimos datos publicados por la Alianza lo sitúan en un 3,5%. Tres veces señaló que su país representa el 90% de los gastos de la Alianza Atlántica, pero es el 72%.

Pese al dolor de cabeza que ha sido para todos Donald Trump, nadie parecía atreverse a levantar la voz más de la cuenta. Angela Merkel alcanzó a decir que “hay que ver de qué forma podemos hacer más, pero considerando a todos, no solo a los estadounidenses”. La canciller calificó la cumbre de “intensa”.

El propio Trump calificó el encuentro de “fantástico” mientras Jens Stoltenberg afirmaba que la Alianza se encuentra más reforzada tras estos debates;aunque reconocía que la discusión sobre el reparto de cargas, el único que importa a Donald Trump, solo acaba de comenzar. “Han sido dos días fantásticos, todos estamos juntos. Había un muy buen espíritu en esa sala. EEUU está siendo tratado de una forma mucho más justa”, celebró el estadounidense antes de partir hacia Londres.

“Este debate ha hecho a la OTAN más fuerte”, concluyó Stoltenberg. Trump se va a casa con una victoria: todos aumentarán el presupuesto en defensa. Pero la confianza de los aliados no se compra con dinero y en estos momentos está bajo mínimos. Una brecha que amenaza con pasar una factura que no se mide en cifras.

Trece veces ha aparecido mencionado Donald Trump a lo largo de esta crónica. Difícil es dudar de quién ha marcado el ritmo en este vals transatlántico.

etiquetas: trump, cumbre, otan


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902