Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Primeros acercamientos: presos enfermos graves y mayores de 70 años

Sánchez revela los criterios básicos de los traslados que afectan a unos 20 presos
No se reunirá con las víctimas

Humberto Unzueta - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El presidente español, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros, ayer en el Congreso de los Diputados.

El presidente español, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros, ayer en el Congreso de los Diputados. (efe)

Galería Noticia

El presidente español, Pedro Sánchez, junto a varios de sus ministros, ayer en el Congreso de los Diputados.

donostia- El debate sobre el acercamiento de presos de ETA y la kale borroka a cárceles de Euskadi o limítrofes coge velocidad de crucero. Apenas ha transcurrido un mes desde que Pedro Sánchez accediera a la presidencia del Gobierno español y ya se han producido las primeras concreciones sobre ese movimiento. Aún no hay un calendario ni tampoco listas de reclusos que se trasladarán, pero ya se han explicitado los perfiles generales de los que serán acercados: los presos enfermos terminales y los mayores de 70 años. Suman una veintena de presos sobre un total de 227 reclusos que cumplen condena en prisiones españolas, más otro medio centenar que purga en cárceles francesas y otro más en Portugal.

Al igual que ha ocurrido con los presos de ETA acercados por el Gobierno francés, esos criterios generales esbozados por Sánchez se cruzarán con otros más específicos, como que no tengan cuentas pendientes con la justicia, estén en el tramo final de su condena o no tengan delitos muy sangrientos.

Fue el propio presidente Sánchez el que anunció ayer que el acercamiento empezaría por esos dos grupos de presos y que se haría de forma progresiva, individualizada y “siendo empáticos con las víctimas”. La referencia a las víctimas es habitual en las intervenciones que sobre este tema realizan Sánchez o sus ministros, pues son conscientes de la piel sensible de este colectivo en cualquier movimiento de los presos. Según datos del colectivo de familiares de presos Etxerat, actualmente hay trece presos gravemente enfermos “y su salud, lejos de mejorar, empeora cada día”. Algunos de ellos están en situación límite y padecen cáncer en estadios avanzados, sida y enfermedades mentales. De esos trece, Ibon Fernández Iradi, alias Susper, cumple condena en Francia (recientemente ha sido acercado por el Gobierno Macron a la prisión de Lannemezan, en los Altos Pirineos);y otros tres están recluidos en Basauri, Zaballa (Araba) y en el centro Aita Menni de Arrasate, en la unidad de psiquiatría legal. A esta cifra, Etxerat añade otros ocho presos también con dolencias graves y que no detalla su identidad porque prefieren mantenerse en el anonimato. Los presos de ETA que superan los 70 años son tres: Sebastián Etxaniz Alkorta (Soraluze, 1943), que lleva once años en prisión;Joseba Arregi Erostarbe (Oñati, 1946), 26 años en la cárcel;y Santiago Arrozpide Sarasola (Lasarte-Oria, 1948), 31 años entre rejas.

El presidente del Gobierno español pidió el “apoyo” del Parlamento español para cambiar la política penitenciaria y acercar a Euskadi a los presos de ETA. Según señaló, la organización “fue derrotada por la democracia y, en consecuencia, lo que tenemos que plantear es nuestra responsabilidad como Gobierno y para eso pido el apoyo de la Cámara, para revisar la política penitenciaria y adecuarla a una nueva realidad”. Sánchez respondía así al portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, que le había acusado de haber negociado con el lehendakari, Iñigo Urkullu, el acercamiento de los presos a cambio del apoyo del PNV a la moción de censura que le ha llevado a la presidencia del Gobierno.

Más tarde, en una conversación informal con periodistas, se mostró partidario de empezar por los “enfermos terminales y los que tienen 70 años”;y sugirió que el Gobierno de Rajoy ya había pactado con el PNV dar este paso. No obstante, Sánchez aclaró que el cambio de prisión de los reclusos depende de Instituciones Penitenciarias y requiere de “mucho trabajo técnico”. Con todo, el presidente español dejó claro que su posición política en este tema es firme e invariable y que no va a reunirse con las asociaciones de víctimas porque ya lo ha hecho el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

En la reunión que mantuvieron esta misma semana, algunas asociaciones de víctimas amenazaron con salir a la calle si hay acercamientos fuera de la legalidad, a lo que el ministro respondió que los traslados se realizarán conforme a la ley y de manera individualizada.

El PP avisó ayer a Sánchez de que acompañará a las víctimas si salen a la calle. En el Pleno del Congreso, el diputado Javier Maroto instó a Marlaska a reflexionar sobre lo que piensa “la gente normal y corriente” y le preguntó si está “tranquilo” escuchando a las víctimas. “La normalización no es acercar presos ni contentar a los independentistas, es otra cosa”, señaló el diputado vasco.

En su réplica, el titular de la cartera del Interior pidió al PP que no use ni confunda a las víctimas del terrorismo mezclando la política penitenciaria que pueda desarrollar el gobierno de turno en relación al acercamiento o la dispersión con la normativa a la que están sujetos los presos en las cárceles para progresar de grado y mejorar su situación. “No confundan acercamiento con progresión de grado o con permisos porque son cuestiones distintas y tienen requisitos distintos”, precisó Marlaska.

La ubicación y el traslado de los presos responde a una decisión política del Gobierno y la progresión de grado de cada interno depende además de una serie de requisitos que, si los va cumpliendo, irá evolucionando y mejorando su régimen e incluso podrá acceder a permisos de salida y algunos beneficios penitenciarios que, en el mejor de los casos, le puede llevar a la libertad condicional.

presos de eta

España. 227 reclusos en unas cuarenta prisiones, según datos de Etxerat.

Francia. Cincuenta presos, más uno en Portugal.

Enfermos. Según Etxerat, hay 21 presos de ETA y la kale borroka con enfermedades graves e incurables. Uno de ellos, Ibon Fernández Iradi, alias Susper, cumple condena en Lannemezan (Francia) y el resto en prisiones españolas. Entre estos destaca, Josetxo Arizkuren, alias Kantauri, acusado de ordenar el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Tres de esa veintena están ingresados en cárceles vascas: Aitzol Gogorza (Basauri), Jesús Mari Martín (Zaballa) e Ibon Iparragirre (hospital Aita Menni, en Arrasate)

Mayores de 70 años. Los históricos miembros de ETA Joseba Arregi Erostarbe (que junto a Txelis y Pakito formó el colectivo Artapalo que dirigió la organización en los años 80) y Santiago Arrozpide, alías Santi Potros superan esa edad, lo mismo que Sebastián Etxaniz.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902