Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El Consejo anticipa la derrota de Merkel y la victoria de los halcones en migración

En la cumbre que arranca hoy solo se prevé que los 28 líderes europeos pacten combatir a los “traficantes de personas”

María G. Zornoza/Aquí Europa - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Uno de los niños que han navegado a bordo del barco de la ONG alemana Lifeline es atendido a su llegada ayer a Malta.

Uno de los niños que han navegado a bordo del barco de la ONG alemana Lifeline es atendido a su llegada ayer a Malta.

Galería Noticia

Uno de los niños que han navegado a bordo del barco de la ONG alemana Lifeline es atendido a su llegada ayer a Malta.

Bruselas- Se enfrían las expectativas migratorias de la cumbre europea que arranca hoy. Las sensaciones previas son que no habrá acuerdo sobre la reforma de Dublín ni concreciones sobre las plataformas de desembarco. Un varapalo para la canciller alemana, Angela Merkel, que puede volver a Berlín sin nada que ofrecer a sus socios bávaros. En lo que sí habrá consenso es en la idea de reforzar las fronteras y combatir a los traficantes de personas. También en el menú brexit, reforma de la Eurozona y guerra comercial.

Es la crisis de todas las crisis, confirma una alta fuente diplomática. La división migratoria llegó en 2015 para quedarse. Pero tres años después las cifras avalan que más que una crisis migratoria es una crisis política que ha aupado el discurso populista en Italia, Hungría o Austria. Aunque muchos apuntaban a la cumbre que comienza hoy como el momentum para desencallar la reforma de asilo común, los 28 líderes se encaminan a la externalización de la UE. Fuentes europeas afirman que los resultados de esta cita serán “delimitar más que repartir (inmigrantes), combatir a los traficantes de personas y cerrar acuerdos con países terceros”.

“Los riesgos son muchos y el tiempo poco”. Así concluye el apartado sobre migración en la carta de invitación a la cumbre que ha enviado Donald Tusk, presidente del Consejo, a los 28 líderes europeos. La más tocada en la precumbre es Merkel, que lo tiene muy complicado para llevar unas medidas tangibles a sus socios bávaros de la CSU, que le dieron un ultimátum para consensuar una respuesta europea al problema migratorio. En la antesala del encuentro, los Estados miembros solo coinciden en una cosa: hay que abordar la migración desde la perspectiva exterior, lo que diluye la prioridad de la canciller de focalizar el debate sobre los movimientos secundarios entre países comunitarios.

Poco se parece esta Unión Europea a la de 2015 cuando el término “crisis de refugiados” comenzó a inundar las portadas de los rotativos. Miles de personas llegaban a las islas griegas hasta que el acuerdo con Turquía cerró esta ruta casi al completo. Las personas que huían de la guerra, la miseria y el hambre optaron entonces por tomar otras vías, principalmente la del Mediterráneo Central (que conecta principalmente Libia con Italia).

Las llegadas al Viejo Continente se han reducido desde entonces en un 96%. No así las muertes en el mar. En los tres primeros meses de este año, el número de personas que arribaron a Italia se redujo un 76%;las muertes se duplicaron, según cifras de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). Emmanuel Macron, presidente de Francia, lo puntualiza una y otra vez: “No estamos ante una crisis migratoria sino política”. Pero una política tan intensa que amenaza con crear fracturas insalvables en el bloque.

La Grecia colapsada de 2015 ya apelaba a la solidaridad y responsabilidad de sus socios comunitarios. Y tuvo su respuesta europea con el pacto con Turquía. La Italia hacinada de 2018 también se siente abandonada, pero Turquía no es Libia, un Estado fallido controlado por tres gobiernos y 22 milicias. La diferencia entre la crisis migratoria de 2015 y la actual crisis política está marcada por la presión de los socios bávaros que hacen temblar el Gobierno de Merkel y el Gobierno xenófobo y populista de Italia.

Crisis sin precedentesLa prioridad de salvar vidas en el mar ha dado paso a la de detener a los traficantes de personas. El ambiente general en Bruselas es que la Unión critica a los gobiernos populistas emergentes, pero se adapta a su discurso. Las plataformas de desembarco encuentran sus raíces en la Hungría de Viktor Orbán. El concepto plantea hasta la fecha más incógnitas que certezas: ¿Dentro o fuera de la UE? ¿Con qué formato? ¿Cuáles son las garantías de derechos humanos?

“No hablamos de campos”, afirma una alta fuente europea. El eje franco-español aboga por que estos centros se establezcan dentro de la UE. Italia y los países del Grupo Visegrado (Chequia, Polonia, Hungría y Eslovaquia) solo aceptan que se creen fuera, previsiblemente en países del norte de África. Y todo apunta a que el debate en torno a estos centros será muy superficial y concluirá sin aportaciones concretas.

Asuntos económicosSe prevé que los líderes hablen hoy de comercio, reafirmando el compromiso de la UE con el libre comercio y destacando que Bruselas ha iniciado nuevas negociaciones con Australia y Nueva Zelanda. Pero el plato fuerte económico llegará mañana, cuando los jefes de Estado y de Gobierno tengan que discutir sobre la reforma de la Eurozona. Alemania y Francia llegan con un acuerdo de mínimos al que llegaron hace solo unos días. Los líderes discutirán sobre ello pero no se reflejará en las conclusiones.

La cumbre también estaba destinada a ser importante para el brexit. Finalmente no será así: el debate de la crisis migratoria será clave y el Reino Unido llega a la reunión sin progresos sustanciales en sus soluciones para la frontera en la isla de Irlanda.

Crisis de refugiados


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902