Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Juan Luis Larrea

“La Real sigue siendo la punta de la pirámide del fútbol guipuzcoano”

Larrea, una vez recuperado su cargo de presidente de la Federación Guipuzcoana, ya tiene preparada la asamblea del viernes 29 tras sufrir desavenencias y polémicas de todo tipo mientras ha estado ligado a la Española

Ramón Sánchez Ruben Plaza - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:34h

Juan Luis Larrea.

Juan Luis Larrea.

Galería Noticia

Juan Luis Larrea.

Donostia- ¿Cómo se encuentra tras no salir elegido como presidente de la Federación Española de Fútbol?

-Me encuentro muy bien y muy tranquilo. Con la satisfacción del deber cumplido. Las cosas son así. Yo confié en unas personas que al final se dieron la vuelta, pero ya está. Tampoco era un puesto apetecible para mí o que hubiera pretendido por todos los medios. Cuando tienes 70 avales te animas, pero al final hubo votos que me prometieron que se dieron la vuelta. Ya he estado siete meses trabajando allí y creo que lo hemos hecho bastante bien. Y la gente te reconoce el trabajo realizado.

¿Se siente decepcionado por lo que ha pasado?

-No, en absoluto. Yo con todo esto he aprendido y ya sé lo que tengo que hacer...

Pero, por lo que me dice, le han engañado.

-No sé si engañado... Quizás estoy un poco decepcionado. En la misma mañana de la votación en el peor de los casos tenía 70 avales, una cifra que daba la victoria. Y al final conseguimos 56, por lo que catorce se dieron la vuelta o a última hora entendieron que la otra opción era mejor. Yo lo acepto y no pasa nada. No guardo rencor a nadie, ni me siento engañado.

Parece, por tanto, que su salida de la Federación no ha sido la mejor...

-Yo he estado media vida dedicado a la Federación Española de Fútbol en el apartado económico y estoy muy tranquilo en este aspecto. Se han hecho auditorías y se ha comprobado que hemos sido austeros. Para nada he contratado viajes de dos millones de euros ni he firmado ningún viaje con una serie de prebendas. O sea que esas afirmaciones descalifican a las personas que las están haciendo. Pero sí estoy desilusionado porque no he trabajado para esto.

¿Sabe quiénes son los que le fallaron?

-Fueron 56 personas las que confiaron en mí, que no es ninguna tontería. Entonces, fueron doce árbitros los que se dieron la vuelta, más un jugador que nos falló y otro que no pudo acudir. Pero estaba en las cifras de ganar las elecciones. No pasa nada. Yo quiero la unión del fútbol y nunca voy a buscar una división.

¿Volverá a intentar ser presidente de la Española?

-Pues no. Ya te digo que no fue mi pretensión. Es un tema que surge porque yo tomo las riendas de una federación que conozco bien por dentro. Era el que más conocimiento tenía de ella, además del presidente y el vicepresidente, que eran los que estaban encausados, y doy un paso al frente. Lo doy por responsabilidad. Y tras esto me vuelvo a la Federación Guipuzcoana, donde salí elegido hasta 2020. Estoy ilusionado aquí. Como no era algo que pretendiera, pues no estoy nada decepcionado. No veo la opción de repetir.

¿Qué valoración hace de su actual presidente, Luis Rubiales?

-Yo le veo un hombre que tenía ganas de entrar, con 40 años y una vida por delante. En su momento se ilusionó con ser presidente y a los hechos me remito. Creo que está trabajando por el fútbol. Ha nombrado seis vicepresidencias y él sabrá los compromisos que tiene con cada uno. Solo espero que acierte, ya que a esa casa la quiero mucho porque ha sido mía y media vida, 30 de 65 años que tengo, he estado allí.

¿Y que opinión le merece el polémico despido de Julen Lopetegui y la crisis generada en Krasnodar?

-Julen ha hecho méritos suficientes para seguir siendo seleccionador. No tengo nada en contra de Fernando Hierro, pero ha sido una decisión quizás precipitada y motivada por marcar los galones. Yo no habría actuado como él;lo habría hecho de otra manera. Julen se había ganado la confianza de todos y creo que tenía que haber estado allí. Además, sé que le ha hecho daño y está afectado en ese sentido. Y a Hierro le deseo suerte en su nueva etapa.

¿Ha hablado con Julen?

-Sí. He hablado con él. Está afectado, como no podía ser de otra manera, porque ya tenía todo preparado para el Mundial. Las verdades se sabrán al final, seguramente. Por ahora ha habido medias verdades, que son las mentiras más gordas. Es una pena.

¿Y hay algo de cierto en la acusación que le hizo Rubiales de cerrar un viaje de patrocinadores y familiares de jugadores al Mundial por un valor cercano a dos millones de euros? De “despilfarro” lo llegó a catalogar.

-No es cierto. En una junta directiva de finales de diciembre se comentó que había que preparar un viaje para familiares, patrocinadores y directivos. Los jugadores, por complemento de primas, y los patrocinadores, por contrato para que hagan sus sorteos y premios, normalmente tienen un viaje pactado. Yo lo conozco de siempre así porque este hubiera sido el séptimo Mundial al que habría asistido. Y se preparó un estudio del viaje para entretener a los integrantes de esta expedición entre el segundo partido y el tercer partido, que son cinco días. Hablar de un crucero por el Volga es una barbaridad cuando se trataba de un paseo... Se magnifican las palabras. Porque también había unas visitas, como a San Petersburgo, pero nada de lujo. Ni lo habíamos presupuestado aún. Entonces me parece increíble que se intente acusarme de algo de lo que yo no he tomado ninguna decisión. El 8 de marzo dejé la Federación y desde entonces ha habido una serie de personas que tampoco han hecho nada y les defiendo. Pero este viaje se ha hecho porque hay una serie de compromisos adquiridos.

Ahora ya está centrado en la Federación Guipuzcoana de Fútbol.

-Sí, ya soy presidente de la federación, he vuelto a tomar el testigo y estamos en un año ilusionante porque celebramos el centenario. Hemos realizado una serie de actos en los que he estado al corriente. Nos falta por hacer un torneo de fútbol playa en julio;el partido en favor del fútbol guipuzcoano entre la Real y el Eibar en Ipurua el 20 de julio;la asamblea de la Federación Vasca también se va a celebrar aquí;y en septiembre cerraremos los actos con una cena para los clubes. Pero tenía muchas ganas de venir aquí porque me he dejado en esta federación media vida, desde el año 1980.

¿No merecía seguir al frente de la Federación Guipuzcoana la persona (Pedro Calparsoro) a la que delegó su dirección cuando se marchó a Madrid?

-Yo soy un cargo electo desde 2016 hasta 2020. Entonces, cuando yo tengo que tomar las riendas de la Federación Española, el vicepresidente accede a la presidencia. Y cuando vuelvo aquí, lo que hemos hecho es mantener lo de antes hasta el final. Vuelvo a casa y sigo siendo electo.

¿Pero lo habló con él?

-Sí, primero hablé con él. Le dije que esto había sido provisional, que había durado más de lo que pensábamos que iba a durar. Se ha demorado más de siete meses... Y como he vuelto, pues vuelvo a ejercer en la Guipuzcoana. Y si viera el mínimo problema, lo dejo al día siguiente.

Y el viernes se celebra su asamblea. ¿Se puede decir que el fútbol guipuzcoano goza de buena salud?

-Sin ninguna duda. En estos momentos estamos ilusionados porque el Ordizia también puede ser equipo de Tercera si la Cultural de Durango o el Portugalete superan sus eliminatorias -juegan hoy el partido de vuelta-. Así, subirían el Pasaia y el Ordizia, aunque el Anaitasuna ha descendido. Pero en las categorías inferiores estamos trabajando mucho y estamos contentos. Estamos intentando gestionar con la Diputación posibilidades de fomentar el fútbol base.

¿La Real es la punta de la pirámide o ahora ya hay que contar con el Eibar en igualdad de condiciones tras sus cuatro años consecutivos en Primera División?

-La Real sigue siendo la punta de la pirámide. Que esté el Eibar en Primera también es importante, sobre todo por la influencia que tiene en su comarca, y que ambos clubes trabajen de la mano porque hay jugadores que pueden ser válidos para los dos. Y estaría bien que fuéramos una pirámide de verdad de la que nos beneficiáramos todos. Eso es lo que pretendemos.

Además, parece estar cerca un acuerdo de colaboración entre ambos clubes.

-Sí, parece que van a firmar en cualquier momento y me alegraría mucho. Se tienen que entender y es bueno para el fútbol guipuzcoano.

Tras su etapa en la Federación Española, ¿en qué situación observa a clubes como la Real y el Eibar?

-Es un lujo. Que un 10% de los equipos de la Liga de las Estrellas sea de Gipuzkoa, siendo uno de los territorios más pequeños del Estado, a mí me parece un lujazo. La Real lleva un tiempo haciendo muy bien las cosas y el Eibar va a comenzar su quinta temporada seguida en Primera. Que tengamos cuatro equipos vascos y que Osasuna haya estado a punto de subir es como para estar satisfechos. Es bueno que estemos arriba todos... y que cada provincia tenga un equipo y nosotros tengamos dos indica nuestro buen momento.

¿Siente que se ha dañado su imagen tras haber ocupado la presidencia de la Federación Española?

-Para nada. Yo creo que he salido fortalecido. He intentado coger un testigo de algo que conocía que estaba bien hecho. Y ahora será la justicia la que diga algo, pero yo la presunción de inocencia siempre la tengo en cuenta con las personas que han estado conmigo. Si he tomado el testigo es porque las parcelas económicas que he visto no se tienen por qué ocultar.

¿Su relación en el pasado con Ángel María Villar le ha podido perjudicar?

-Pues no lo sé. Yo no reparo en eso. Ángel ha sido un excelente presidente, que ha hecho cosas en el fútbol que eran impensables. Seguro que se han cometido errores, pero sigo pensando que ha sido un excelente dirigente. Mi relación con él no se tiene por qué deteriorar. Él está fuera del fútbol y yo sigo en mi pequeña territorial con muchas ganas de hacer cosas.

En las elecciones en las que usted participó, ¿qué papel jugaron la Real y el Eibar?

-Bueno, la Real, al no estar en la asamblea, no pudo votar;y el Eibar sí me dio su voto, al igual que el Alavés. Pero un jugador de la Real que sí votaba, Moyá, me dio su voto, además por indicación de la Real. Solo tenían voto diez clubes de Primera y ocho de Segunda, de los 42 que hay entre las dos categorías. El Athletic, por ejemplo, tampoco tenía voto, aunque sí un jugador suyo (De Marcos).

Mantiene entonces una buena relación con Jokin Aperribay.

-Muy buena. No tenemos ningún problema. Yo pienso que es un gran presidente. Lleva diez años en la Real Sociedad y lo está haciendo francamente bien. Tenemos que hacer una Real fuerte. Está ampliando el estadio en estos momentos y tenemos que buscar ideas con ingenio, como una tribuna joven, una familiar..., para intentar enganchar a la gente porque los horarios están matando al espectador. Yo soy contrario a este tema de los horarios porque se debería poner una banda horaria para poner ahí unos partidos concretos. Por ejemplo, el derbi habría que intentar que se pudiera jugar el sábado a media tarde para que toda la gente lo pueda disfrutar tanto aquí como en Bilbao. Hay que trabajar estos temas y seguro que lo harán. La televisión manda porque es la que paga, pero no podemos matar al espectador.

¿Que le parece la elección de Asier Garitano como técnico txuri-urdin?

-Una buena noticia. Ha demostrado durante su trayectoria en el fútbol que ha ascendido a equipos de categorías inferiores, y en Primera también lo ha hecho bien. La decisión la ha tomado la dirección de la Real, pero yo la comparto totalmente. Que se le haya dado esta oportunidad de entrenar a la Real me satisface.

Quién sí le mostró toda su colaboración fue Javier Tebas, presidente de LaLiga, quien curiosamente estaba enemistado con Villar.

-Lo que intenté en cuanto fui presidente fue acercarnos tanto al CSD como a LaLiga. Yo creo que tenemos que ir de la mano, aunque cada uno defienda sus intereses. Por ejemplo, con el 1% que nos dan por los derechos televisivos de la Liga y otro 1% por la Copa nos llega al fútbol un dinero que era impensable y que viene bien para ayudar a toda esa gente que trabaja de forma desinteresada en el fútbol base. El voluntariado se está acabando y hay que compensarlo de alguna forma. LaLiga tiene que estar, por tanto, en sintonía con nosotros y al revés.

Por último, ¿seguirá dando ‘guerra’ Larrea?

-Sin duda. No sé hacer otra cosa que no sea esto. El fútbol me ha dado mucho más a mí que yo a él. Y, de alguna manera, voy a seguir trabajando;desde mi provincia o desde la Federación Vasca de Fútbol, de la que soy vicepresidente. Tengo claro que voy a seguir peleando. Y no voy a dejar que nos metan goles ni al fútbol guipuzcoano ni al fútbol vasco.

las claves

“Como ser presidente de la Española no era una pretensión, no estoy decepcionado;eso sí, no veo la opción de repetir”

“Creo que he salido fortalecido de mi etapa en la Federación Española;no había nada que ocultar”

“Aperribay es un gran presidente, que lo está haciendo muy bien;tenemos que hacer una Real fuerte”

“Hay que buscar ideas con ingenio para enganchar a la gente porque los horarios están matando al espectador”

“No voy a dejar que nos metan goles ni al fútbol guipuzcoano ni al fútbol vasco;seguiré peleando”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902