Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Cristiano apea a una Marruecos muy digna

El conocido registro especulador de Portugal consigue neutralizar la intensa ofensiva magrebí, que permaneció activa todo el partido

José L. Artetxe - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Instante en el que Cristiano Ronaldo remata de cabeza para batir a Munir.

Instante en el que Cristiano Ronaldo remata de cabeza para batir a Munir. (AFP)

Galería Noticia

Instante en el que Cristiano Ronaldo remata de cabeza para batir a Munir.

Donostia- Avanza Portugal y su paso no es de galope. Encantada de haber exprimido al máximo el trote cochinero en la última Eurocopa, amenaza seriamente Portugal a todos esos favoritos que la excluyen del pronóstico. Mientras Cristiano mantiene su estado de gracia, algo que no se dio dos años atrás, el resto sigue al pie de la letra el librillo gris de Fernando Santos. Y así puede llegar muy lejos. España ya lo comprobó y ayer pagó el pato Marruecos, que volvió a jugar para ganar y volvió a perder por la mínina, lo que significa su adiós al Mundial. Una injusticia más de tantas que el fútbol produce, como probablemente lo fuera el título continental conquistado por los lusos en 2016.

La clave que determinó el reparto de la gloria y el llanto no recibe solo el nombre de Cristiano. Habría que añadirle el apellido de cualquiera de los marroquíes, incapaces de imitar al astro en alguna de las múltiples situaciones que generaron para no irse de vacío. Por ejemplo, el de Benatia, un central que hasta en cuatro ocasiones rozó el premio a que se hizo acreedora su selección, la única interesada en proponer cosas con la pelota. Es triste que la calidad que atesoran la mayoría de los lusos se enfoque en exclusiva a aguantar al enemigo, a desgastarle;en suma, a especular, pero indiscutiblemente se trata de una fórmula triunfadora y no tiene pinta de que vaya a ser revisada.

Entró Marruecos plena de intensidad y así se manejó durante hora y media. Fue encomiable su esfuerzo, nacido de la urgencia por el cruel resbalón ante Irán, agravada a su vez en el primer córner, donde Cristiano, en plancha y jugándose el bigote, concentró su única aportación válida de la tarde, si se descuenta un servicio a Guedes que este no supo embocar mano a mano con Munir. Remó sin descanso el cuadro africano, apoyado en una agresividad sin balón que se transformaba en nerviosa circulación tras cada robo, que fueron numerosísimos. Pero el problema estuvo arriba, faltaba quien rentabilizase un empuje que se redobló en la segunda parte, período donde Portugal ni pisó terreno ajeno.

Las prisas de Marruecos chocaban contra la impericia propia en el área y se enredaban también en la tela de araña que teje la cicatería de Portugal. Amrabat se fajaba por un costado y por el opuesto Ziyach destilaba clase, Belhanda y Boussoufa, destajistas de pie fino, rompían por el carril central. Y todos presionaban como posesos. Revolucionado al máximo el equipo del dandy Hervé Renard, logró que la expectativa del empate siempre estuviese presente. Sin embargo, hubo de recurrir a la estrategia para poner en aprietos a su rival. Tocándola no podía porque en su abundante nómina de centrocampistas con gracia ninguno posee el don del gol. Boutaib, el ariete, honrado sí que es, pero va muy justo de recursos.

Una mano prodigiosa de Rui Patricio frustró la remontada. De nuevo se había impuesto Benatia en la guerra del balón parado, pero los reflejos del portero replicaron su cabezazo picado, perfecto. Restaba media hora y siguió la carga marroquí. El cronómetro tampoco se detenía. El desgaste empezó a sentirse en la precisión de las combinaciones, pero fue compensado con garra para que Portugal nunca pudiera confiarse. Santos solo relajó el semblante con el pitido final, no antes. Le carcomía la tensión viendo a los suyos obcecados en la destrucción, pero él es el principal responsable de ese sufrimiento, tan rentable de momento.

El partido

Portugal 1

Marruecos 0

PORTUGAL Rui Patricio;Cedric, Pepe, Fonte, Guerreiro;William Carvalho, Joao Mario (Bruno Fernandes, m. 70), Moutinho (Adrien Silva, m. 88), Bernardo Silva (Gelson Martins, m. 59), Guedes;y Cristiano Ronaldo.

MARRUECOS Munir;Dirar, Benatia, Da Costa, Achraf, Noureddine Amrabat, Al Ahmadi (Fajr, m. 85), Boussoufa, Ziyech, Belhanda (Carcela, m. 75) y Boutaieb (El Kaabi, m. 69).

Goles 1-0, m. 4: Cristiano Ronaldo.

Árbitro Mark Geiger (Estados Unidos). Amonestó a Benatia (m. 40) y Andre Silva (m. 93).

Incidencias 78.011 espectadores en el estadio Luzhniki de Moscú.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902