Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quousque tandem!

Mal comienzo

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 10 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Galería Noticia

no parece políticamente correcto ni forma parte de las más mínimas normas de cortesía, sobre todo si se es consciente de la debilidad parlamentaria en la que se encuentra, que las primeras palabras de la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, hayan sido para criticar la manera con la que se calculó el Cupo que paga la CAV al Estado por las competencias no transferidas aprobado el año pasado en el Congreso y demandar una mayor transparencia.

Aunque parece que el cambio de consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía por el de ministra del ramo ha podido modular su posición al no cuestionar el Concierto Económico y el Cupo, entre otras cosas porque el Gobierno de Pedro Sánchez necesita de los cinco votos del PNV en el Congreso para poder llevar a cabo sus propuestas, sin embargo de sus palabras se destila esa creencia que existe en muchos políticos del Estado, desde el PP al PSOE pasando por Ciudadanos, de que la columna central de nuestro autogobierno constituye todo un auténtico privilegio.

De hecho, en un documento enviado tras la aprobación de la Ley del Cupo el año pasado a Cristóbal Montoro, el exministro de Hacienda, Montero, en su calidad de consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, instaba a su antecesor a recalcular nuevamente el Cupo para que las instituciones vascas pagaran más al Estado, al entender que los derechos forales de donde sale esta figura son “privilegios injustificados”.

Es un mantra que con cierta frecuencia a modo de Guadiana emerge en la opinión pública española con mayor o menor virulencia, en función de los intereses políticos del momento y que persigue su eliminación, a pesar de que el Concierto Económico y el Cupo no se pueden modificar de manera unilateral ni por el Estado, ni por el Gobierno Vasco, al estar blindados por la Constitución y el Estatuto de Gernika. Del reciente “Cuponazo” del falangista Albert Rivera, cuyo copyrigthcorresponde al socialista catalán Miquel Iceta, que ya lo usó hace años en otra oleada de afrentas, hemos pasado a la falta de transparencia de la nueva ministra.

Estos ataques que de manera frecuente recibe el Concierto Económico tienen su origen en el problema de financiación que tienen las comunidades autónomas que dependen de los recursos del Estado y que se encuentran, salvo Madrid, en un alto nivel de endeudamiento. Sobre todo aquellas, como Andalucía, que tienen una cultura de la subsidiariedad muy instalada en la ciudadanía y con altos niveles de economía sumergida, que se traduce en una recaudación fiscal por debajo de lo requerido.

Curiosamente, nadie de los que critica la figura del Concierto Económico por los supuestos privilegios que representa ha hecho ademán de aproximación e intentar evaluar las posibilidades de su aplicación en sus respectivas comunidades autónomas. Y no habrá sido por la ausencia de propuestas que se han hecho desde Euskadi en esa dirección. En vez de intentar igualar por arriba algunos están empeñados en hacerlo por abajo. Es un problema cultural ancestral de difícil solución.

Y mientras Montero ha dado la nota -como buena discípula de su presidenta Susana Díaz, una baronesa del PSOE con visión jacobina y centralista del Estado-, el nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, al margen del tactismo que se ve en algunos de sus nombramientos, ha traído aire fresco a la I+D a través de la llegada de un astronauta, como de manera despectiva han destacado sectores de la derecha el nombramiento de Pedro Duque para el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Nadie de los que critica el Concierto Económico ha hecho ademán de evaluar las posibilidades de aplicarlo en su comunidad autónoma

Al igual que hizo José Luis Rodríguez Zapatero con Cristina Garmendia, Sánchez ha optado con Pedro Duque en colocar la ciencia y la investigación en la política económica del Estado, tras la amarga herencia que en este aspecto ha dejado Mariano Rajoy en lo que significa apostar por la I+D y en consecuencia del desarrollo del conocimiento y de la industria.

El PP ha abandonado el gobierno del Estado con una caída de la inversión pública en I+D de más de un 60% entre los años 2009 y 2016, lo que significa una reducción de 8.476 millones de euros a 3.182 millones en este período de tiempo. Por si fuera poco, en el año 2017, el Estado solo gastó tres de cada diez euros presupuestados para su inversión en I+D, lo que quiere decir que de los 4.635 millones de euros previstos en las cuentas públicas, solo se desembolsaron 1.376 millones. Una auténtica vergüenza.

Estos datos dados a conocer por la Fundación por la Innovación (Cotec) evidencian el desolador panorama de la ciencia y la investigación en el Estado español, hasta el punto de situarlo en el puesto 22 de los países de la OCDE en apoyo público a la inversión empresarial en I+D. Con este negativo panorama, Euskadi emerge como un oasis y una referencia importante a tener en cuenta por la apuesta que desde hace ya muchos años está realizando en I+D hasta el punto de que, después de un cierto bajón provocado por los efectos de la crisis, la inversión en relación al PIB es del 2,25%, muy por encima de la media estatal (1,19%) y por delante de la media de la UE-28 (2,03%).

El grado de ejecución de las inversiones en I+D en Euskadi es del 92%, lo que significa que, a pesar de que los programas de ayudas pueden ser mejorables, existe un alto nivel de concienciación de las instituciones públicas y proximidad con las necesidades que tienen las empresas en materia de I+D. La consecuencia de todo ello es que el sector industrial en Gipuzkoa se sitúa en el 27,5% de su PIB. Un dato que se antojaba inalcanzable hace unos años y que revela que en los peores años de la crisis no se ha bajado la guardia en este terreno en el territorio.

El reto es aumentar el número de pymes que apuestan por la I+D como una mancha que afecte a todo el tejido empresarial, no solo a las grandes y medianas, que disponen de recursos tanto públicos como privados. Hay que recuperar en Euskadi el número de empresas innovadoras, que durante los últimos años de la crisis 2013-2016 bajó un 11,1%.

Precisamente, en los Presupuestos Generales del Estado, aprobados en el Congreso con el apoyo de los cinco diputados del PNV, y que el PP, quiere enmendar en el Senado, a modo de venganza por el apoyo de los parlamentarios jeltzales a la moción de censura de Pedro Sánchez, existen partidas destinadas a inversión en I+D en sectores estratégicos para el desarrollo económico futuro de Gipuzkoa, en donde el territorio puede convertirse en un gran referente internacional.

A pesar de que el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha asegurado que su partido no va a tocar las inversiones previstas en los Presupuestos del Estado pactadas con el PNV, sin embargo, habrá que estar vigilantes porque ya conocemos el nivel de credibilidad que tiene este partido cuando se alcanzan acuerdos con él. Todavía estamos esperando la aplicación de la reducción de la factura eléctrica para las empresas vascas pactada en los presupuestos de 2017 y que suponen un total de 40 millones de euros. La actitud hostil hacia este acuerdo del anterior ministro de Energía, Álvaro Nadal, hizo que esa partida esté consignada en el proyecto de este año.

De la misma forma, desde Gipuzkoa habrá que estar pendientes de si el PP mete la tijera en los 4,26 millones de euros de inversión en el puerto de Pasaia, desde la habilitación del edificio de la Lonja hasta la mejora de los accesos ferroviarios a la dársena, pasando por los 750.000 euros destinados al proyecto de la playa de vías de Irun o los 400.000 consignados para el desarrollo del intercambiador ferroviario de Riberas de Loiola.

Tampoco hay que descuidar el 1,5 millones de euros que se otorgan al Ayuntamiento de Donostia para la reparación de voladizo y barandilla del paseo de La Concha, entre la Perla y el túnel del Antiguo. Unas inversiones pactadas con el PP y de las que el PSOE se ha comprometido a ejecutar y que son fruto del trabajo de los cinco diputados del PNV en Madrid, entre los que se encuentran los guipuzcoanos Iñigo Barandiaran y Joseba Agirretxea. Habrá que estar atentos ante lo que puede ser una afrenta del PP a los intereses de los ciudadanos guipuzcoanos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902