Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tania Serrulla

“He querido crear una heroína partiendo de las que conozco y de sus carencias”

La periodista donostiarra Tania Serrulla publica su primera novela, ‘Yo maté a mi vecina’, un libro que cuenta la historia de Victoria y su ‘alter ego’, la heroína Iris

Harri Fernández Ruben Plaza - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Tania Serrulla

Tania Serrulla

Galería Noticia

Tania Serrulla

donostia- Serrulla, que trabaja como consultora inmobiliaria en la agencia Metrópoli de Donostia, ha escrito una historia que sigue los pasos de la criminóloga Victoria, una mujer con un gran secreto. Por las noches, se convierte en Iris, un heroína que lucha en un mundo místico y que deberá enfrentarse, entre otros, también a sus vecinas, responsables de su situación. En las próximas semanas podrá adquirirse en la Fnac y en La Casa del Libro.

¿Ha matado usted a su vecina?

-Eso es una cosa que el lector debe averiguar cuando lea el libro.

¿De dónde parte el título del libro?

-Un día en el que estábamos mi pareja y yo en nuestro anterior piso, el jaleo que estaban organizando los vecinos era tan insufrible que le comenté a mi pareja Yo a esta tía la mato.El decirlo en ese momento me hizo pensar que sería capaz de matarla. La situación en aquel momento era tan crítica que no piensas que tu cabeza está desvariando.

Es su primera novela, pero tiene un libro anterior que se llama ‘Fuera’.

-Tenía escritos una serie de poemas y relatos cortos y, cuando estaba en aquel piso que digo, los recuperé. Con el nuevo material que escribí di forma al anterior libro. Mi idea en un principio era llegar a editarlo y publicarlo, pero me di cuenta de que era algo más personal. Algo para mí misma, pero no para ponerlo a la venta. Después de aquel, comencé a escribir Yo maté a mi vecina y este sí he considerado que tenía que presentarlo y darlo a conocer.

¿Cómo ha sido su proceso creativo?

-Cuando cambiamos de piso llegó un punto en el que estábamos muy tranquilos, pero tenía la sensación de que arrastraba todo el tema vecinal y tenía, como digo yo, que matar a mis fantasmas. Tengo mucha imaginación y fueron surgiendo los relatos. Al final es una cuestión de unir la imaginación con esa sensación de querer relatar cómo hubiese querido matar a mi vecina. Y esto se une a una serie de coincidencias, de circunstancias que te van pasando a lo largo de tu rutina diaria, a las que doy forma escribiendo. Quería, además, un título que fuese impactante.

En uno de los primeros capítulos relata la violación que sufre Victoria, el personaje principal.

-Hay personas que al leerlo piensan que es algo que me ocurrió a mí. Pero es algo inventado. Quería mostrar a una chica que tuviera fuerza, personalidad y que fuera capaz de, al mismo tiempo que sufre algo traumático, darle la vuelta y buscar la manera de enfrentarse a ello dentro de su mundo imaginario y místico.

¿Cuánto hay de usted en el personaje de Victoria y su ‘alter ego’ Iris?

-Todo y nada. Todo, en el sentido de que mi impronta personal está en la novela. Y nada, porque Victoria es un personaje que es criminóloga, que lleva un tipo de vida con unas rutinas y yo no soy ella. En cuanto a Iris, lo mismo. Todo, porque me gustaría ser Iris en determinado momento y nada, porque nunca lo voy a ser. Simplemente, he querido crear una heroína partiendo de las que conozco y de las carencias que veo en ellas. Hay algunas que no las considero como tal. Y hay otras a las que no se les ha dado tanta relevancia y en mi opinión son mucho más guerreras y justicieras.

Precisamente, la imagen de Iris está inspirada por Harley Quinn, personaje del universo de Batman.

-Me gusta mucho ese personaje por ese punto de locura y picardía, aunque su vestimenta no me hace mucha gracia. Yo le hubiese puesto una ropa más adecuada. Me gustan las heroínas que tienen una personalidad tan marcada. Cuando vi Wonder Womanno me dijo nada. En cambio, hay otras como la teniente Ripley, de Alien, que sin tener superpoderes se enfrenta ella sola a esa criatura.

¿Por qué abordar la historia desde ese punto de vista místico?

-Mi mente está muy abierta a lo místico. Siempre tengo la sensación de estar en contacto con el mundo espiritual y lo he querido reflejar. Hay circunstancias, como alguna que cuento en el libro, en la que, por ejemplo, veo una paloma muerta y luego recibo la noticia de alguien que ha fallecido.

Afirma que el suyo es un libro para leer con “la mente abierta”.

-Los libros que leo son novelas al uso. Tienen un inicio, un desarrollo y un desenlace. En mi caso, hay que tener la mente abierta en el sentido de que no vas a encontrarte con una novela sencilla. Tiene una estructura que te lleva y te trae de un lado al otro. Incluso cuando acabé de escribirla y la releí, me di cuenta que yo misma me llevaba por esos terrenos que me había imaginado. Lo quise dejar así porque pensé que era mi estilo. Tengo muchas opiniones sobre muchas cosas y las expreso tal cual me salen. Estoy escribiendo un segundo libro en el que también intercalo esos relatos propios con una critica moral, con lo que es la trama principal.

¿Recuperará a sus personajes en su siguiente obra?

-Estoy escribiendo dos novelas, además de dos biografías. En una de las novelas he intentado recuperar el personaje de Lukas, que es el protagonista masculino, y quizás el de Victoria. Seguramente cogeré algunas cosas. Me gustaría redondear su historia.

¿Cuáles son sus referencias?

-No tengo referencias concretas. Mientras lo escribía estaba leyendo otros libros e intentaba cuidar mucho mi lenguaje, para que la gente relacionara lo que soy yo con mi manera de escribir. Pero leía otros libros y veía que utilizaban un lenguaje un poco soez. Entonces, decidí que yo también. Cuando era pequeña me gustaba muchísimo leer y tengo el recuerdo de dos libros que sí que me marcaron mucho: Nada de Carmen Laforet y Con los ojos cerradosde Alfredo Gómez Cerdá.

¿Qué está leyendo ahora?

-Estoy leyendo varios. Por un lado, Bajo el hielo de Robert Bryndza. También tengo entre manos La Vengadora de S. Williams, un relato similar al mío en cuanto a la creación de una heroína surgida de una situación dramática. En breve empezaré o con La jaula de sal de Ibon Martín o con Las hijas del agua de Sandra Barneda.

etiquetas: tania serrulla


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902