Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

¡Larga vida al rey!

LeBron James, en el momento individual más álgido de su carrera, jugará sus octavas finales de la NBA consecutivas tras liderar a los Cleveland Cavaliers en otra demostración de solvencia y dominio en los encuentros a vida o muerte.

Un reportaje de Jon Larrauri - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

LeBron James, durante el séptimo partido.

LeBron James, durante el séptimo partido.

Galería Noticia

LeBron James, durante el séptimo partido.

Y en su partido número 100 de la presente temporada, LeBron James no descansó. Ni un solo segundo. Cero. Su única relación con el banquillo tuvo lugar en los tiempos muertos y los cambios de cuarto. La situación requería la presencia de King James al frente de sus tropas durante los 48 minutos del choque. Era el séptimo partido de unas eliminatorias de play-off y eso en la NBA es territorio LeBron. Se crece en los momentos de la verdad, en los enfrentamientos sobre el alambre sin red de seguridad, y en la madrugada del lunes, en territorio hostil, en un TD Garden en ebullición, apartó de su camino a los Boston Celtics, impulsó hasta la gran final a sus Cleveland Cavaliers (79-87) y enlazó su octava presencia seguida en la lucha final por el anillo.

A sus 33 años y en su decimoquinto curso como profesional, los actuales play-off están mostrando al mundo al, probablemente, mejor LeBron jamás visto. Al más voraz. Al más dominador. Y eso es mucho decir cuando se habla de alguien con tres anillos de campeón, que ha sido elegido cuatro veces MVP y que acumula catorce presencias en el All Star. Hay una jugada de su último partido que resume a la perfección su actual estado de forma. Con 47 minutos ya en sus piernas y 74-81 en el marcador, el genio de Akron se disponía a penetrar a canasta cuando un rival, Marcus Morris, una mole de músculos de 2,06 metros y 110 kilos, se colgó de él. Literalmente. Llegando por detrás, colocó una mano en cada uno de sus hombros para sujetarle. En vano. James no solo despegó como si nada arrastrando al celtic, sino que pudo dejar una bandeja evitando el intento de tapón de Jaylen Brown. Canasta y personal. Como si nada.

Sus 35 puntos, quince rebotes y nueve asistencias en el encuentro decisivo de las finales de la Conferencia Este superan incluso sus colosales promedios en séptimos partidos (34,7 puntos, 9,1 rebotes y 5,1 asistencias) y sus demostraciones de poderío y absoluto control de todo lo que ocurre en cancha durante la presente postemporada le colocan a la altura de los más grandes. Porque no hay que olvidar que en la primera ronda de play-off ante los Indiana Pacers promedió 34,4 puntos (45 en el séptimo y definitivo duelo), contra los Toronto Raptors anotó 34 puntos por encuentro y ante los Celtics, uno de los equipos más sólidos en retaguardia, aportó 33,5 por cita. En siete de los 18 encuentros de postemporada ha superado los 40 puntos, en diez se ha ido a los dobles dígitos en rebotes y en seis ha logrado lo mismo en el epígrafe de asistencias.

Y todo ello, contando con el personal de acompañamiento más flojo en sus ocho viajes consecutivos a las finales de la NBA (cuatro con Miami, cuatro con Cleveland), marca que solo mejoran en la historia tres miembros de aquellos míticos Celtics que tiranizaron la liga hace más de medio siglo: Bill Russell (diez presencias seguidas) y Sam Jones y Tom Heinsohn (nueve).

Ver a LeBron James en el último escalón de la lucha por el anillo se ha convertido en algo cotidiano. De hecho, la última vez que esto no ocurrió, temporada 2009-10, el 78% de los actuales jugadores de la NBA no habían llegado aún a la liga. De hecho, el de Akron ha ganado durante su carrera 35 series de play-off -solo tiene por delante a Derek Fisher (40), Robert Horry (39) y Kareem Abdul-Jabbar (37)- y su capacidad para dar lo mejor de sí mismo en los momentos más calientes se resume en el hecho de que con la de la madrugada del lunes suma seis victorias consecutivas en los séptimos y definitivos partidos de eliminatorias de postemporada.

En plena lucha por su cuarto anillo y antes de un verano en el que puede cambiar de aires, LeBron parece dispuesto a que todo el Estado de Ohio vuelva a saborear las mieles del triunfo a base de gestas que cada vez hacen menos descabellada la comparación entre su figura y la de Michael Jordan. ¡Larga vida a King James!

Lebron, en los ‘play-off’

1º en puntos 6.775

1º en minutos jugados 9.870

1º en tiros de campo anotados 2.408

1º en tiros de campo lanzados 4.913

1º en triples lanzados 1.098

1º en tiros libres anotados 1.595

1º en balones robados 414

2º en tiros de dos anotados 2.356

2º en triples anotados 385

2º en tiros libres lanzados 2.153

2º en rebotes defensivos 1.731

3º en asistencias 1.647

4º en tiros de dos lanzados 3.815

5º en partidos jugados 235

6º en rebotes totales 2.088


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902