Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
última jornada

En plenas fiestas, tampoco

los realistas volvieron a caer en el camp nou pese a que los locales jugaron a medio gas y centrados en la despedida de iniesta

MIKEL RECALDE - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Juanmi deja atrás a Ter Stegen y se dispone a marcar en el gol anulado por un más que dudoso fuera de juego.

Juanmi deja atrás a Ter Stegen y se dispone a marcar en el gol anulado por un más que dudoso fuera de juego. (Foto: Ruben Plaza)

Galería Noticia

Juanmi deja atrás a Ter Stegen y se dispone a marcar en el gol anulado por un más que dudoso fuera de juego.Momento en el que Xabi Prieto sustituye a Zurutuza para jugar sus últimos minutos como futbolista.

La Real perdió en Barcelona. Eso hace tiempo que dejó de ser noticia. Son ya 27 años sin ganar y 23 sin puntuar. Unos números indignos para un club con la leyenda txuri-urdin, por mucho que en los últimos años la distancia con el gigante azulgrana se haya disparado por su descomunal presupuesto. Será de otra galaxia o como quieran llamarlo, pero son de nuestra Liga. Y punto. No puede ser que la Real cuente por derrotas sus comparencias en el templo barcelonés, porque son muchos los equipos peores que el donostiarra que se han presentado con su autobús, su atrevimiento, su fútbol, su suerte o lo que sea, y han regresado a casa con un botín. Caparrós solía decir que jugar en el Camp Nou era como la visita al dentista de todos los años. Lo de la Real es mucho más dramático. Simplemente acude al matadero, como si fuera consciente de que no tiene nada que hacer.

La lectura de ayer está clara. En un ambiente festivo, casi de verano, con la grada centrada en llorar a Iniesta y Messi en el banquillo, tampoco. Un golazo de Coutinho al poco de iniciarse la segunda mitad fue suficiente para que la Real volviera a doblar la rodilla en una racha que, tras la de los resultados en la Copa, es la mancha más negra que arrastra el club.

Imanol Alguacil sorprendió con un once muy ofensivo. Sentó a Sergio Canales, algo normal porque no va a seguir el año que viene, y alineó a cuatro futbolistas muy ofensivos como son Oyarzabal, Juanmi, Januzaj y Willian José. También devolvió la titularidad a Moyá, ya que el Camp Nou exige la participación del mejor meta, y a De la Bella, como ya estaba previsto al dejar a Kevin en Donostia.

La Real salió sin complejos y defendió bien con las líneas muy juntas, sin dejar espacios a los azulgrana. Algo que, sin duda, es noticia en este escenario maldito, donde acumula fracasos desde 1995. Que ya es. Los blanquiazules incluso salieron mucho más enchufados que un rival despistado y desconcentrado por la despedida de Iniesta. En eso estuvo mucho más inteligente la Real, que postergó los actos organizados al final del encuentro ante el Leganés para darle prioridad a un encuentro oficial delante de su gente. Ya se sabe que el Barça no suele darle demasiada importancia a su visitante salvo que sea de su talla. Tampoco sorprendió a nadie, aunque al menos esta vez tuvieron un detalle con Xabi Prieto, que posó con el manchego antes de comenzar el duelo al no estar preparado para jugar el choque de inicio.

La conexión Januzaj-Willian fue la primera en generar peligro. El belga, que campó a sus anchas por la banda derecha con espacios y descaro, se internó y en carrera sirvió un centro perfecto al brasileño, cuyo cabezazo centro lo atajó Ter Stegen. El extremo lo intentó poco después con un disparo envenenado que despejó el alemán y el delantero centro no encontró portería en un obús que ejecutó con su misil de la pierna derecha.

El mismo Iniesta, con su magia inalterable, lo que provoca que no se entienda que vaya a llenarse los bolsillos en Asia cuando debería seguir ejerciendo de mejor jugador español en la Liga, hizo sonar el despertador de los locales, que hicieron acto de presencia en los aledaños del Moyá a los diez minutos. El de Fuentealbilla chutó al lateral desde fuera del área. Dembélé se erigió en el otro gran animador de la primera parte, con habilidad, verticalidad y velocidad en todas sus intervenciones. Piqué fue el primero en rematar entre los tres palos en un despiste monumental de Raúl Navas a la salida de un córner, pero respondió atento Moyá. Rakitic, de cabeza, y Suárez enviaron fuera dos buenas asistencias de Dembélé. En la mejor combinación colectiva antes del descanso, txuri-urdin por supuesto, Januzaj proyectó en el área a Willian y su asistencia no la pudo convertir en gol un Oyarzabal que también entró tarde al choque, pero lo hizo con su habitual explosividad y profundidad.

Semedo intentó engañar al árbitro al tirarse en un lance con Zurutuza cuando no le llegó a tocar antes de que el eibartarra se confundiera al intentar servir hacia atrás con la cabeza en vez de buscar portería y dejando un buen balón a Willian, que se precipitó y lo envió a las nubes. Por cierto que el colegiado anuló un gol por un fuera de juego más que dudoso a Juanmi antes de perdonar la expulsión a Navas por una entrada excesiva y peligrosa con la que pudo lesionar a Dembélé. De hecho, a la vuelta de los vestuarios, con el pie en frío, no tuvo más remedio que pedir el cambio (el andaluz se equivocó en un lance del juego;si es cierto que el galo entró en el vestuario visitante y le propinó varios puñetazos, que lo pague con una buena sanción. Como todos).

La verdad es que la Real arrancó menos sólida la segunda parte. Como más floja. Ya no llegaba tan fácil arriba, le costaba un poco más replegarse y tampoco obtenía réditos a su presión. En el minuto 11, en el chispazo que mejor simboliza la distancia real que existe hoy en día entre los dos equipos, un futbolista que costó 160 millones se sacó de la manga un disparo casi sin cargar la pierna que se coló tras pegar en el palo sin que Moyá lo llegase ni a ver.

Imanol se precipitó al quitar a un Januzaj ya más intermitente, porque la salida de Canales no mejoró las prestaciones del equipo. Piqué, tras otro despiste de Navas, y Suárez, de cabeza después de un servicio del recién entrado Messi, pusieron a prueba al mallorquín. En los últimos veinte minutos, sobre todo al entrar un Odriozola motivadísimo que confirmó los motivos por los que es muy probable que figure hoy en la lista de 23 de Lopetegui para el Mundial, la Real buscó sin éxito el empate. El donostiarra no se atrevió a buscar portería en una buena posición tras un pase de Canales, y dos centros suyos, cuando ya había reventado a Jordi Alba, no encontraron rematador. Y, finalmente, un chut de Illarra que se marchó rozando el palo fue el escaso bagaje definitivo de su arreón final sin premio. Los últimos minutos fueron más de jolgorio que de competición, tras ser sustituido Iniesta con el estadio emocionado y puesto en piel. Fiesta en la que no quiso participar Imanol, que sacó a Xabi Prieto en el 88’. Llegados a este punto, no se entendió demasiado bien que jugara tan poco.

Y punto final. Despedida y cierre. De una forma tan triste y decepcionante como ha sido toda la temporada. Resulta imperdonable que, viendo como ha transcurrido la campaña y el nivel medio de la Liga, la Real no haya renovado su billete para Europa. Con un pequeño acelerón se quedó a las puertas, ya que cuando era obligatorio lograr gestas, perdió pie. Una pena. Que las ramas y las despedidas nos dejen ver el bosque de lo que ha sido un fracaso, cuando las expectativas y las posibilidades (este punto es el más importante de todos) se elevaron hasta hablar de títulos. Sí, Aperribay, el curso ha sido deprimente. Esta Real no estaba capacitada para grandes proezas, así que también perdió en Barcelona. Lo típico. Lógico. Comienza una nueva era y el foco está centrado en atinar con los fichajes. Ya estamos impacientes.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902