Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Cristina Uriarte Consejera de Educación del Gobierno vasco

“El respaldo del 80% de la representación sindical al acuerdo alcanzado en la escuela pública significa que es un buen acuerdo”

Se cierra una semana intensa en el ámbito de enseñanza vasca. Mientras el Gobierno Urkullu ha sellado la paz social en el conflicto laboral abierto en la escuela pública, suenan tambores de guerra en la red concertada. La consejera reflexiona sobre todo ello

Una entrevista de Idoia Alonso Fotografía José Mari Martínez - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Cristina Uriarte.

Cristina Uriarte. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

Cristina Uriarte.

Donostia- Esta semana han sellado un importante acuerdo con la mayoría sindical que pone fin al conflicto en la escuela pública. ¿Cuáles son las bases de ese acuerdo?

-Incluye mejoras en cuatro ámbitos: refuerzo de las plantillas, sustituciones, la estabilidad del empleo en los interinos y la mejora de las condiciones laborales. En cada uno de esos ámbitos se han introducido una serie de medidas, pero lo más importante es que además de mejorar las condiciones del profesorado, con lo que ello supone para su proyecto personal y profesional, se mejora la calidad del sistema educativo en su conjunto.

Únicamente ELA se ha desmarcado al entender que era insuficiente. ¿Qué opina de su actitud?

-Desde el inicio de las negociaciones apostamos por la vía del diálogo para resolver el conflicto. Y así hemos trabajado con todos los sindicatos tanto en las mesas sectoriales como en las reuniones bilaterales, foros en los que siempre hemos ido con la voluntad de proponer, escuchar y debatir. Se han ido poniendo sobre la mesa propuestas, se han ido matizando y desarrollando... y finalmente todos los sindicatos, excepto ELA, se han sumado a este trabajo junto con nosotros hasta alcanzar un acuerdo. Es evidente que ELA no ha querido entrar y, en todo caso, le corresponde a ELA explicar por qué.

No recuerdo un acuerdo de Educación tan amplio y plural como este.

-Para nosotros ha sido muy importante porque estamos hablando de un respaldo del 80% de la representación sindical en el caso del profesorado. Este respaldo, desde mi punto de vista, significa que el acuerdo firmado es bueno. Estamos hablando de las sustituciones desde el primer día, la creación de 5.000 plazas hasta 2020 como mínimo, reducción de un tercio de la jornada al personal de más de 60 años, refuerzo de personal en aulas con más de 20 estudiantes, refuerzo de la plantilla de FP con personal euskaldun o estabilizar al personal interino sin tener que volver a sacar las plazas todos los años porque de este modo los centros pueden programar de forma más adecuada el siguiente curso.

Los sindicatos atribuyen este acuerdo a las movilizaciones y usted a la vía del diálogo. ¿Habría sido posible el diálogo sin la amenaza de cinco huelgas antes de final de curso?

-Desde el comienzo hemos pedido reiteradamente que había que mantener al margen del conflicto a los centros educativos porque los únicos perjudicados son los alumnos y las familias. Ese siempre ha sido nuestro posicionamiento. En diciembre presentamos una propuesta con una serie de medidas para que los sindicatos las analizasen. Y a partir de un análisis más profundo de las mismas se ha podido ir afinando mucho más junto con los sindicatos hasta alcanzar un acuerdo. El acuerdo se ha conseguido por la vía de diálogo y las mesas de trabajo y no por llevar el conflicto a los alumnos, a los centros y a las familias. Hay que saber dónde hay que trabajar para llegar a acuerdos.

Además de las mejoras laborales, el pacto contempla cubrir las sustituciones desde el primer día. ¿No se podía haber hecho antes?

-Esta propuesta estaba desde el inicio en la mesa, primero en Infantil y Primaria, porque es donde hay una necesidad mayor. Las sustituciones llevan un protocolo, se tienen que dar unas condiciones y después de debatirlo hemos decidido cubrir las bajas desde el primer día en todo los ciclos.

Otra de las medidas que van a mejorar la situación de los centros con mayores necesidades es la implantación de un índice, en función del cual se dotará de más personal. ¿En qué consiste este índice?

-Una de nuestras principales preocupaciones era cómo ayudar a aquellos centros que necesitan un mayor apoyo a la luz de sus resultados y otra serie de factores. Nuestro objetivo era y es dotar de recursos allí donde se necesiten para que todo el alumnado tenga las mismas oportunidades de éxito. Para ello hemos creado el Índice de Necesidades Educativas.

¿Qué mide?

-Este índice tiene en cuenta ocho factores: resultados escolares, la tasa de repetición, el tiempo que el alumnado permanece en el centro, porque hemos detectado que hay centros con gran movilidad, número de becarios, número de alumnos que necesitan apoyo educativo, la estabilidad del profesorado, así como origen del alumnado y las familias ya que el factor inmigración influye. En base a este índice se hace una clasificación de centros por sus necesidades, a los que se dotará de los recursos que precisen.

¿A cuántos?

-En un primer momento hemos detectado 140 centros de Primaria y Secundaria, pero cada año una comisión revisará la situación porque estos factores pueden ir variando y las necesidades también.

¿Cómo han acogido los sindicatos este nuevo sistema?

-Ha tenido una valoración muy positiva porque realmente se pretende dotar de recursos allá donde más se necesitan, la cuestión no es dar más profesorado a todos por igual sino a aquellos que más lo necesitan. Creemos que es una medida novedosa y muy importante porque va a incidir directamente en la calidad del sistema educativo y en la igualdad de oportunidades.

Han sido dos años complicados para muchas familias al verse afectadas directamente por siete huelgas e innumerables movilizaciones ¿Qué les diría?

-Les tranquilizaría porque todos estamos trabajando por la mejora del sistema educativo. Nosotros hemos intentado en todo momento que no se vieran afectadas por esta serie de movilizaciones. Y una vez alcanzado el acuerdo, esperemos que podamos desarrollar la actividad con normalidad.

Y ahora se abre otro frente en la red concertada, con dos huelgas esta semana. ¿Cómo va a actuar su Departamento?

-Me voy a repetir, pero el diálogo es la vía. Tiene que haber un diálogo entre los sindicados y las distintas patronales de los centros concertados. Les animamos a ello. Encima de la mesa hay una serie de reivindicaciones laborales y son las dos partes las que las tienen que trabajar.

Los sindicatos miran a la patronal y las patronales, fundamentalmente Kristau Eskola, miran una vez más al Departamento por lo que consideran infrafinanciación de la concertada. ¿Quién tiene razón?

-Hay puntos que tienen que negociar que no tienen que ver exclusivamente con más financiación. No digo que no pueda haber reclamaciones de financiación, lo que digo es que lo que se pide es mejorar las condiciones laborales de las plantillas y tienen que abordarlo. Ahí hay un amplio margen de trabajo.

¿La concertada está infrafinanciada?

-La financiación de la concertada está recogida en los conciertos. Creo que lo que se deriva de las declaraciones de Kristau Eskola es que el problema no es solo ese, sino la situación de ciertos centros derivada del descenso de la natalidad o la crisis. Estos factores influyen, pero esto no tiene que ver con que tengan una mayor o menor financiación.

La financiación del sistema educativo de la futura Ley Vasca de Educación se ha excluido de la primera fase de debate con la comunidad educativa. ¿Van a tratar esta cuestión en la fase parlamentaria? ¿El sistema necesita un nuevo sistema de financiación?

-En setiembre presentamos el proyecto de alcanzar un acuerdo educativo en torno a cinco ámbitos y un cronograma que hemos ido cumpliendo. Primero, la elaboración del documento por parte de una serie de especialistas que fija qué queremos para el sistema educativo del futuro, cuáles son las bases que debe recoger una futura ley. Luego ya veremos el cómo. La financiación es la herramienta para poder implementar ese qué. Lo primero que hay que hacer es establecer las bases, luego la ley y después la financiación necesaria para su desarrollo. Lo que no vamos a hacer es empezar la casa por el tejado. Se presenta el documento y se abre a debate a la sociedad a través de Irekia y a la comunidad educativa para conocer su opinión y recoger sus aportaciones. Y después se manda al Consejo Escolar de Euskadi.

La semana pasada el Consejo Escolar de Euskadi aprobó por amplia mayoría el dictamen del documento sobre el acuerdo educativo sobre el que pretende asentar la futura ley. ¿Cómo ha recibido ese aval?

-Pues de una forma muy positiva ya que el documento de bases ha recibido un respaldo muy amplio, lo cual nos dice que vamos por el buen camino. Ahora lo trasladaremos al Parlamento y veremos qué debate se da ahí. Lo que tenemos muy claro es que lo primero que hay que definir es el qué antes de hablar de dinero.

Pese a ese aval, el Consejo Escolar advierte una serie de lagunas en el documento ya que se han excluido del debate cuestiones como la financiación, euskaldunización, planificación, el tratamiento de la religión y la propia arquitectura del sistema. ¿Piensa poner en algún momento estas cuestiones sobre la mesa?

-Son aspectos que probablemente se abordarán más adelante.

¿En la fase parlamentaria?

-En la fase parlamentaria o donde corresponda. Es cierto que hay quien ha querido bajar el debate a un detalle que a nosotros no nos ha parecido conveniente en un momento en el que se pretende llegar a un acuerdo de bases. Pero esperemos que, si realmente el documento adolece de aspectos que también en la fase parlamentaria los partidos piensan que se deben incorporar, se pueda llegar a acuerdos para incorporarlos.

El voto contrario de los sindicatos y las familias de la escuela pública en el Consejo Escolar han impedido la foto de consenso deseable para un proyecto tan importante en el futuro de la escuela vasca. ¿Cree que aún es posible para su ley el consenso alcanzado por la Ley de la Escuela Pública Vasca de 1993?

-Sé que la presidenta del Consejo Escolar de Euskadi, Nélida Zaitegi, ha trabajado intensamente para alcanzar el consenso de todos los agentes. Sé que tanto los sindicatos como las familias de Ehige han participado en el debate, han aportado, se han aceptado sus aportaciones en el dictamen y finalmente decidieron votar en contra. ¿Por qué? Cuando se buscan acuerdos todas las partes tienen que tener ganas de acordar. No obstante, opino que hay que seguir trabajando para que se acerquen y se acaben incorporando al acuerdo.

¿Y qué espera de los grupos parlamentarios en esta cuestión?

-Bueno, lo que evidentemente deseo es que puedan llegar a un acuerdo. Nosotros trasladaremos el documento con el aval del Consejo Escolar y ahora esperamos que los distintos grupos sepan leerlo y enriquecerlo de modo que nos sirva como punto de partida de una nueva Ley Vasca de Educación.

las claves

“Lo más importante del acuerdo con la mayoría sindical es que además de mejorar las condiciones laborales se mejora la calidad del sistema”

“El Índice de Necesidades Educativas ha tenido una valoración muy positiva porque con él se pretende dotar de recursos allá donde más se precisa”

“Tiene que haber un diálogo entre los sindicados y las distintas patronales de los centros concertados y les animamos a ello”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902