Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
La RGI, a debate

Subsistencia en la sociedad digital

Con motivo del proceso de modificación de la normativa sobre la Renta de Garantía de Ingresos, NOTICIAS DE GIPUZKOA abre un espacio de análisis y opinión en colaboración con Begirada Elkartea para acoger diferentes puntos de vista sobre el asunto.

Fernando Fantova - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

C uando los países como el nuestro se preguntan cómo garantizar el ejercicio de los derechos humanos tras la Segunda Guerra Mundial, los sistemas públicos de protección social se convierten en una de las respuestas fundamentales. Durante décadas, nuestra economía se industrializa, apoyándose en el pleno empleo masculino, suficientemente remunerado como para construir una sociedad de consumo;y se asume, en general, que, en las familias patriarcales y las comunidades homogéneas, las mujeres ofrecerán gratuitamente una gran cantidad de cuidados y apoyos, de suerte que la política social se estructura como el aseguramiento, en buena medida contributivo, frente a contingencias (como enfermedad, desempleo, jubilación o viudedad) que puedan acontecer a esos varones sustentadores o a sus familiares dependientes.

Sin embargo, la sociedad que estamos construyendo en estos momentos poco tiene que ver con la que acabamos de describir. La fuerza de trabajo humana aplicada a procesos industriales localizados se ha visto sustituida por el conocimiento intangible utilizado en la capa digital globalizada como principal factor productivo con valor de mercado. A la vez, la individualización y diversificación de trayectorias y expectativas vitales, en un contexto de justificado cuestionamiento de la división sexual del trabajo, está disminuyendo la capacidad agregada de soporte de las relaciones primarias. Todo ello hace que sea crecientemente disfuncional el sistema de protección social que se construyó en el siglo pasado y, por ello, las comunidades de conocimiento y pensamiento sobre política social se aplican a diseñar propuestas innovadoras o líneas de avance, intentando conservar los mejores logros alcanzados y, a la vez, realizar las transformaciones necesarias.

En ese contexto, si nuestros poderes públicos están siendo capaces de ofrecer una garantía razonable de promoción y protección universal de un bien tan complejo y costoso como es la salud, parece tener sentido que intenten avanzar en un sentido parecido con un bien más sencillo y asequible como es la subsistencia material (en relación con bienes tan mercantilizados como la alimentación o la energía necesarias para la vida). Las oportunidades que la inminente desaparición del dinero en metálico y digitalización de todos los flujos financieros ofrecen para ordenar la maraña de impuestos, cotizaciones, deducciones o prestaciones en un sistema integrado, esbelto, universal e inteligente que garantice a todas las personas un mínimo de medios económicos para la subsistencia son innegables. La sociedad vasca, pionera con su Renta de Garantía de Ingresos, tiene un importante camino andado y dispone, además, de las Haciendas Forales como instrumento precioso para avanzar en esta integración de la política fiscal y de garantía de ingresos, siendo la interoperabilidad con la Seguridad Social fundamental en esta operación.

La decisión es política. Podemos aferrarnos a insostenibles dinámicas de producción y consumo. Podemos pensar que seremos cuidadas por mujeres discriminadas o protegidas en comunidades cerradas con policía comunitaria. Podemos votar a partidos que propongan reducir el perímetro y la intensidad de la protección social hasta que salgan determinadas las cuentas, mientras quedemos dentro, con nuestros seres queridos. O podemos apostar por una sociedad sostenible. Si lo hacemos, parece difícil que uno de sus ingredientes no sea que todas las personas tengamos garantizados unos medios para la subsistencia, del mismo modo que podamos ejercer el derecho a la atención sanitaria, la educación, los servicios sociales o la vivienda. En el camino que nos lleva del contrato social por el que pelearon nuestras abuelas y padres al que posibilitará el buen vivir de nuestras hijas y nietos, la Renta de Garantía de Ingresos y sus posibilidades de universalización, simplificación e integración con otros flujos financieros en un pilar de seguridad económica representan un activo e instrumento a cuidar, mejorar, transformar y potenciar.

etiquetas: sociedad, digital


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902