Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
El león duerme esta noche (le lion est mort ce soir)

El actor que no quería morirse

Juan Zapater - Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

El león duerme esta noche.

El león duerme esta noche. (Sensacine)

Galería Noticia

El león duerme esta noche.

El león que duerme en esta inclasificable película de disonancias y homenajes se abisma en el sueño de la nostalgia. Cuando se anunció la presencia de El león duerme esta noche en la pasada sección oficial del Zinemaldia, el sector gafa-pasta del público y la crítica la recibió como la gran esperanza. Era el síntoma de que Donostia iba en serio. Esta vez, (se) decía, el festival va a arriesgarse en pos de una personalidad propia que no sea la de recoger las hierbas que Venecia no quiere y que Cannes arroja. En efecto, los antecedentes de Suwa garantizaban al menos una película mayor, singular, radical y sensible. Y esas cualidades: sensible, radical, singular y grande habitan en el espíritu del guion de El león duerme esta noche. Pero del guion a la pantalla hay un trecho insalvable, un paso decisivo que Suwa, cineasta inclasificable de una cinematografía habitada por personalidades heterodoxas, no da. Al menos, no con la rotundidad y excelencia que cabe pedirle a su bello relato. Suwa se abalanza contra el rostro de la muerte y se cuestiona la impostura del cine para representar la ausencia de vida. Y para ello se sirve Jean-Pierre Léaud. Un “no” actor al que mimaron gentes como Truffaut, Godard y Eustache. El mismo al que Albert Serra convirtió en un moribundo Luis XIV. Serra le puso un pelucón y se empecinó en retratar una agonía. Suwa hace lo contrario. Busca en Léaud el histrión que jamás existió y le da libertad. Parafraseando a Truffaut, podríamos decir que si quieres echar a perder a un actor, dale un papel en el que haga de sí mismo, y una borrachera de vanidad estropeará su trabajo. Léaud, rodeado de niños pedantes de mercadillo de altos aires, enhebra lo que Suwa ha colocado en su guion. Suwa es para Japón, lo que Hong Sang-Soo representa para Corea. Son dos afrancesados cultos y sutiles;dos cineastas que viven la nouvelle vague con fervor del converso. Tanta admiración evidencia Suwa por lo que Léaud representa, que olvida lo que Hitchcok sostuvo y el citado Serra practicó: cuidado con los actores;si se les deja a su aire arruinan la mejor historia. Eso hace Léaud, como si no estuviera trabajando.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902