Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Lolo Encinas | entrenador del sammic isb

“Me quedo con la espina de haber tenido la salvación tan cerca y no poder lograrla”

Lolo Encinas (Donostia, 21 de febrero de 1974) acaba la temporada “orgulloso” por la imagen que ha dado el Sammic, pero dolido por un descenso que supone el regreso a la LEB Plata

Néstor Rodríguez Javi Colmenero - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Lolo Encinas, entrenador del Sammic ISB.

Lolo Encinas, entrenador del Sammic ISB.

Galería Noticia

Lolo Encinas, entrenador del Sammic ISB.

donostia- El técnico guipuzcoano, ex del Gipuzkoa Basket, asumió el pasado verano el reto de mantener al Sammic en su estreno en la LEB Oro. A punto estuvo de conseguirlo, pero una fatídica última jornada, con el revés ante el Araberri por un contundente 112-92 y una serie de resultados en otras canchas -como las victorias del filial del Barcelona y el Lleida ante el Prat y el Manresa-, acabó con la peor resolución posible. Y eso pese a que el equipo, el más humilde de la categoría a nivel económico, superó durante todo el curso situaciones muy adversas como una racha de siete derrotas seguidas, la marcha de Kaminski o lesiones, especialmente la de Vucetic. “Los lunes después de perder eran duros. Las derrotas afectaban mucho a los jugadores. Ha habido entrenamientos en los que les he obligado a reírse”, cuenta el donostiarra, abierto a seguir en Azpeitia.

¿Cómo está digiriendo el final de la temporada?

-El último partido fue de los peores del año. Estoy frustrado porque tener la salvación tan cerca y no poderla conseguir resulta difícil de llevar. Contra el Araberri me sentí impotente, frustrado, me jode que acabemos así. Íbamos viendo que el plan de partido no salía, metimos a gente que apretaba más atrás como Salazar, Guridi o Zubizarreta... pero no pudimos. Veníamos jugando finales desde hace mes y medio, pero esta vez era la última, vinieron casi 200 personas del pueblo, sabíamos que si fallábamos no había más... dentro del equipo hay muy poca gente que haya vivido este tipo de partidos y no pudimos darle la vuelta.

¿Qué ha faltado para lograr la salvación más allá de ese último partido en Vitoria?

-En verano hubiera firmado tener doce victorias. O jugármela en el último partido en Vitoria con 200 personas del pueblo. ¿Qué ha faltado? Una pizca de suerte. Se va Kaminski, traemos a Vucetic y solo juega tres partidos por lesión, un jugador que había entrado muy bien en el equipo, que nos había traído energía, que tenía calidad. Hemos llegado al final muy justos, se lesionaron también Salazar, Bulic y Portalez. Bulic estaba casi cojo, Portalez con el tobillo que no sabía ni cómo jugaba... entrenábamos cuatro para cuatro.

Ya al inicio de temporada avisó de que iba a ser difícil.

-Sí, lo sabíamos. Otros equipos pensaban que iban a estar más arriba y se han visto abajo. Sabíamos que íbamos a estar abajo, pero lo ves tan cerca... al equipo durante unas semanas le vi jugando muy mal, pero con la victoria contra el Valladolid (jornada 21) nos convencimos de que, jugando bien, podíamos competir. Yo pedía a los jugadores jugar bien a basket, divertirse, hay momentos que parecía que lo pasaban mal jugando a basket. Les preguntaba. ¿Vosotros por qué lo pasáis mal? Es que estamos perdiendo mucho, respondían. Yo les dije: Olvidaros de todo, reíros y jugad bien a basket. Vimos poco a poco que podíamos hacerlo. El club también ayudó, en el momento malo dijo que yo iba a ser el entrenador hasta el final y que solo pedía a la plantilla luchar hasta la última jornada.

“En las rachas malas los lunes eran duros, hay días en los que obligaba a los jugadores a reírse, a celebrar cada canasta”

El vestuario tenía poca experiencia en la categoría.

-Mi labor era más mental que otra cosa. Llegabas el lunes y les veías hundidos, todo el mundo serio. Hay entrenamientos que les he obligado a reírse, a celebrar cada canasta. Les veía agobiados después de perder, no se divertían. Los lunes eran duros, pero yo seguía entrenando igual. Un día paré un entrenamiento porque un jugador no tiró a canasta en una jugada. Me dijo: Es que igual fallo. Eso en un entrenamiento. Pero poco a poco la gente fue creyendo que podía jugar en la liga.

Dieron la vuelta a una racha de siete derrotas seguidas, pero en la jornada 29 sufrieron una dura derrota contra el Barcelona.

-Sí, lo habíamos preparado como un partido especial, había preparado un vídeo de motivación para ellos, mucho público... pero el Barcelona vino con todos sus jugadores porque se jugaba la salvación y nosotros jugamos mal. Pero el equipo ya creía que podía hacer cosas y llegamos el sábado siguiente a Palma después de levantarnos a las cinco de la mañana para coger el avión y ganamos. El equipo se unió otra vez y ya nos dio impulso hasta el final.

Después de todo esto que me ha contado, ¿cómo estaba el vestuario el último día?

-Han sido tantos esfuerzos... el día de Palma dije a Goar Artetxe (su técnico ayudante): Estos cabrones se van a salvar. Sabíamos que eran todo finales, no podíamos fallar, veía que el equipo peleaba, ahí juntos con nuestros problemas... En los viajes decíamos en broma: Ahí va la banda. En Palma llegamos, fuimos directos a entrenar, siesta, merendar unos plátanos y chocolate, y a jugar. Ganamos y les dije: Me gustaría que todos salierais esta noche a celebrarlo. Salieron todos menos Vucetic, que se había lesionado. Ellos creyeron y siguieron peleando. Tienen baloncesto, pero las derrotas les afectaban mucho.

¿Por qué se fue Kaminski a principios de marzo?

-Se hizo un esguince de tobillo justo antes de viajar a Cáceres. Fue con el equipo, pero estaba cojo y no jugó. No llevamos fisioterapeuta a los viajes, solo estábamos Xubi (el director deportivo del club) y yo. Al día siguiente le vio el médico en Azpeitia y le dijo que tenía que parar quince días. Al jugador le entró el miedo y me dijo: Me estoy jugando mi carrera. Se presenta el lunes y dice que no quiere seguir en el equipo. Antes del final del entrenamiento ya había solucionado su marcha con Xubi. No podemos tener un americano que no quiere estar. Se cerraba el plazo de fichajes al día siguiente, había venido Vucetic, pero yo quería que jugaran juntos. Se despidió por WhatsApp. Fue su decisión.

“En verano hubiera firmado llegar a doce victorias o jugármela en Vitoria con 200 personas del pueblo;ha faltado una pizca de suerte”

La plantilla del Sammic era la más barata de la LEB Oro.

-Sí, con bastante diferencia. Ander García e Ibon Guridi trabajaban, Ander lo dejó porque estaba desbordado, llegaba reventado a entrenar. No hay otros equipos que tengan esas condiciones. Ibon fue a jugar a Lugo porque Xubi lo recogió en coche directamente del trabajo el viernes. Hay muchos equipos que han apostado fuerte en la LEB Oro, clubes que manejan dinero.

Para usted volver a Azpeitia como primer entrenador era una oportunidad tras muchos años como ayudante. ¿Cómo valora su trabajo?

-Me costó un poco, sobre todo al principio, porque tienes que estar a muchas cosas, y más en este club. Ha habido tres personas muy importantes: Xubi, que apostó por mí, lo cual le agradezco mucho porque no era fácil, y luego Goar Artetxe y Xabi Aranburu, el preparador físico, que han estado siempre cerca, ayudando en los días difíciles. Estoy contento por cómo ha creído el equipo que podía conseguirlo. Ha sido un trabajo más mental que de entrenador. Me voy con la espina de haberlo tenido tan cerca y no lograrlo. Estoy orgulloso de la imagen que ha dado el Iraurgi en la liga y de que los jugadores hayan peleado tanto. Por eso me jode bajar.

¿Ha pensado ya en el futuro? ¿Quiere seguir en Azpeitia?

-Cuando bajas te quedas un poco tocado, no he hablado aún con el club, valoraremos el año en los próximos días, a ver qué idea hay de cara a la próxima temporada. Hablaré con el Iraurgi sobre la posibilidad de seguir juntos, a ver qué proyecto tiene el club, qué idea de futuro tiene y si le interesa que siga el entrenador con el que ha bajado el equipo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902