Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Flaminia Giovanelli Subsecretaria del Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral del vaticano

“La Iglesia es actualmente la conciencia crítica del mundo sobre los refugiados”

Giovanelli, laica italiana, una de las pocas mujeres con responsabilidad en la curia vaticana, ha visitado Euskadi y se ha reunido con el lehendakari Urkullu

Nekane Lauzirika Oskar M. Bernal - Miércoles, 2 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Flaminia Giovanelli, Subsecretaria del Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral del Vaticano

Flaminia Giovanelli, Subsecretaria del Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral del Vaticano

Galería Noticia

Flaminia Giovanelli, Subsecretaria del Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral del Vaticano

Donostia- Invitada por el Instituto Diocesano de Teología y Pastoral de Bilbao, Flaminia Giovanelli impartió recientemente en la capital vizcaina la conferencia Migrantes y refugiados, llamada a la puerta y a la conciencia de Europa, al tiempo que, junto a Carlos García Andoain y Juan Manuel Sinde, presidente de Arizmendiarrieta Kristau Fundazioa, mantuvo un encuentro con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en el que hablaron, entre otros temas, de la figura del padre Arizmendiarrieta, fundador del movimiento cooperativo de Arrasate, del que reconoce ser “una gran admiradora por su visión innovadora al promover unas empresas más participativas en una economía más humana”. Giovanelli es experta en economía y política social, domina cuatro idiomas y creció en Bruselas. Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Roma y diplomada en Biblioteconomía y Ciencias Religiosas, Benedicto XVI ya la nombró en 2010 Subsecretaria del Pontificio Consejo Justicia y Paz, que hace dos años fue absorbido por el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral.

En lo referente a la inmigración, es partidaria de acoger y acompañar. Lo primero “es salvar vidas y acoger a esas personas. El segundo paso, acompañar en la integración que es lo más difícil. Además, sabemos que, en muchos casos, estos inmigrantes son necesarios para nuestra economía, esto es innegable”. Giovanelli sostiene con convencimiento que “nosotros tenemos mucho que ver: favorecemos la explotación, porque queremos que se produzca a precios bajos y así poder consumir fácilmente”.

¿Es la primera mujer al frente de una subsecretaría?

-Hubo otra hace muchos años en el momento de la creación del Consejo Pontificio para los laicos hasta que este organismo recibió su estatuto definitivo. Era una laica australiana, Rosemary Goldie, que había sido auditora laica del Concilio Vaticano II.

¿Por qué se crea este nuevo Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral?

-Para darle concreción al concepto de Desarrollo Humano tal y como lo entiende la Iglesia, es decir, de todos los hombres y de todo el ser humano en todas sus dimensiones y sus relaciones. La estructura es diferente, unifica varios departamentos y pasamos de ser 20 a 60 personas. El objetivo es tratar los temas socioeconómicos en toda su multidimensionalidad y conjugar la reflexión con la experiencia y la acción pastoral.

Aparte de su propia valía personal, ¿por qué cree que el papa Francisco ha confiado esta subsecretaría en manos de una mujer?

-En realidad, me sentí orgullosa de que el papa Francisco me confirmara la confianza que me había dado Benedicto, nombrándome subsecretaria del Consejo Pontificio de Justicia y Paz en 2009. De todos modos, el papa Francisco sabe que la complementariedad ente hombre y mujer es fructuosa también para la Iglesia como lo demostró con el nombramiento de otras dos mujeres subsecretarias del Dicasterio de Laicos, Familia y Vida.

Lo decía Gandhi, lo sostienen científicos, economistas incluso ultraliberales, políticos de todo signo, sociólogos, pensadores… “La Tierra tiene recursos suficientes para abastecer a todos”. ¿Por qué hoy mismo 800 millones de personas pasan hambre? ¿Por qué 1.200 millones no tienen agua potable?

-¡Imposible contestar en pocas palabras! Nuestra sociedad es compleja en todas sus manifestaciones. De todos modos, voy a sintetizar al extremo: la globalización que se ha demostrado capaz de crear riqueza ha fallado en su distribución, así que las desigualdades han crecido enormemente.

Se suele hablar de ‘armas de destrucción masiva’. ¿Hay algún arma más destructiva que la desmedida ambición humana?

-El hecho es que las armas de destrucción masiva son creadas por la desmedida ambición humana. Buena parte de los problemas más graves son consecuencia de un antropocentrismo desviado de un hombre que se cree Dios, ¡pero no somos Dios! Nos lo recuerda el papa Francisco en la encíclica sobre el medio ambiente Laudato Si.

¿Qué se puede hacer frente a esta ambición (dinero, prestigio, poder, exclusión, racismo, xenofobia…)? ¿Qué hace la Iglesia?

-La Iglesia sigue con su compromiso fundamental de formar las conciencias, educar en acompañar la humanidad, cuidar de los pobres, de los enfermos, de las víctimas, de los últimos. Pero el papa Francisco quiere más de ella, tiene que salir más, tiene que ser más misionera según el mandamiento de Jesús.

Hambre, sed, negación de derechos civiles, amenaza a la vida… llevan a la inmigración. ¿Qué mal nos hacen los inmigrantes? ¿Por qué tantos obstáculos para acogerles?

-Nos dan miedo no porque tengan algo especial para dar miedo, sino porque son diferentes, desconocidos y el fenómeno en nuestros países era desconocido. Siempre tenemos miedo a lo que no conocemos. Hay que añadir, además, que muchas veces esta reticencia en acoger es instrumentalizada por fines políticos.

Hace poco volví a ver la película ‘Las Sandalias del Pescador’. Al final, el papa avala con su prestigio, su poder moral y con el patrimonio económico del Vaticano la ayuda a los pobres. ¿Es el camino? ¿Puede esperarse lo mismo de un papa tan cercano a las cuitas de la gente normal como es Francisco?

-La película es muy evocadora respecto de los bienes del Vaticano. El papa Francisco ha adoptado un estilo de vida más simple y su cercanía a los pobres es muy evidente. Por otra parte, hay que pensar que las obras de arte que la Iglesia cuida y sobre las cuales tiene responsabilidad tienen un gran valor para el desarrollo humano integral.

Muro entre México y EEUU, expulsión masiva de Siria, de rohinyás en Birmania, filtros y controles en Hungría, en Italia, en España… ¿Por qué tanta reticencia a ayudar a quien huye de la muerte, del hambre, de la sed o de todo ello a la vez?

-Porque la riqueza, el estar concentrada solo en los bienes materiales, nos ha hecho más egoístas y, cuando se tiene más, paradójicamente, es más difícil compartir que cuando se tiene menos.

¿Cuál es el papel que debe jugar la Iglesia católica con su poder espiritual y material en este envite humano?

-Encontrar la manera de dar a conocer su visión de la persona humana y tratar de mostrar la belleza de conformarse con ella porque es inspirada por el Evangelio.

Con Dios como referente común, ¿qué más puede hacer la Iglesia católica en la salvación del hombre junto a otras religiones cristianas, mahometanas, judías, budistas o de cualquier otra confesión religiosa?

-Trabajar por la paz y el diálogo. Es lo que ya se hace frecuentemente, demostrar la unidad de la familia humana.

¿Poniendo al ser humano en el foco principal de su trabajo social no les acusarán algunos de olvidarse de Dios como alfa y omega? ¿Tal vez quienes tengan miedo a la Iglesia de Jesucristo?

-Le voy a contestar con una imagen del Ciclo de los Mosaicos de la Creación que se encuentran en la catedral de Monreale, en Palermo, Sicilia. En una imagen, cuando crea al hombre le hace con su misma cara, a su imagen y semejanza. Y después, cuando acaba la obra de la creación, se ve a Dios sentado y con ojeras de cansancio. ¡Dios es muy trabajador!

Usted ha participado en un documental sobre el padre Arizmendiarrieta. ¿Qué opina sobre la obra cooperativa y del trabajo de las instituciones ligadas a la figura del sacerdote vizcaino para promover empresas participativas en una economía más humana?

-Soy una gran admiradora del padre Arizmendiarrieta, de su entrega a los jóvenes, de su estilo de vida simple, pobre, con su bicicleta. Además, desde mi responsabilidad respecto de la doctrina social de la Iglesia, ver una aplicación exitosa de esta enseñanza en su obra cooperativa siempre me ha alegrado mucho.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902