Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Con la venia

O sea que era así

Por Pablo Muñoz - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Aunque alguna inconsciente reacción colectiva o una voluntaria desmemoria han borrado rápidamente la presencia de ETA en nuestras vidas, es inevitable que durante tres generaciones esa organización armada haya ocupado y preocupado de manera destacada a la realidad vasca. Quienes por oficio o por haberse sentido concernidos de manera directa o indirecta por la onda expansiva que se ha derivado de la existencia de ETA en estos 60 años, han llegado a especular sobre el cuándo y el cómo de la secuencia final, del desenlace definitivo de esta trágica etapa de nuestra historia.

En el imaginario colectivo de quienes han considerado y consideran a ETA como un movimiento vasco de liberación, quizá hubieran soñado con un final épico que podría ir desde una entrada triunfal ikurriñas al viento por la Gran Vía como Fidel Castro en La Habana o los sandinistas en Managua, hasta una mesa de negociación en la que estampasen con solemnidad su firma representantes del Gobierno español y del Comité Ejecutivo de ETA, con algún uniforme caqui al fondo. En cualquier caso, con algún logro en la mochila, porque no en vano se había derrochado tanto sacrificio.

En el otro extremo -y no han andado demasiado lejos- están los que soñaban con un final apoteósico de victoria, juicio público de todos los etarras más destacados en el ruedo de Las Ventas y hasta penas de garrote. Por supuesto, sin ninguna concesión, ninguna clemencia, ningún asomo de debilidad.

Queda, como siempre, el espacio para la equidistancia que, mira por dónde, suele ser el más previsible a la vista de los acontecimientos. Y creo que es mejor no pretender atribuirse medallas, porque al final de ETA podría aplicarse el dicho -y perdón por la trivialidad, o la frivolidad- “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

El final era eso: un acto más voluntarioso que honorable en Kanbo que, con la crueldad del paso de la historia, entrará muy pronto en el olvido

En el documento que para debate entre la militancia elaboró el Comité Ejecutivo de ETA se atribuye a la propia organización la decisión de poner fin al ciclo político-militar. Por su parte, altos responsables de la nueva izquierda abertzale ponen de relieve la decisiva intervención de sus dirigentes en la determinación de ETA de dar por concluida su acción armada. Por supuesto, los representantes del Estado, los partidos constitucionalistas y los grandes medios de comunicación sostienen que quienes acabaron con ETA, quienes la derrotaron, fueron el Estado de Derecho, la Justicia, los cuerpos y fuerzas de seguridad, los demócratas y las víctimas.

En estas seis décadas, a ETA la hemos visto desarticulada, resucitada, escindida, activa, dormida, ausente y presente. La hemos visto languidecer hasta aquel 20 de octubre de 2011 en el que anunció el cese de su actividad armada. Para la mayoría de la sociedad vasca ese fue el final. Con sus capuchas, sus txapelas, su anagrama al fondo, con la austera solemnidad de sus grandes anuncios. Pero en realidad, ha habido otro final para el que se ha pretendido más lustre, más protocolo, más dignidad, en suma. Un final a cambio de nada, sin embargo, que no borrará a los más nostálgicos esa sensación de fracaso porque ETA no logró ni una Euskadi independiente, ni socialista, ni reunificada, ni euskaldun.

Este ha sido el final, a plazos, con una apariencia -solo apariencia- de resonancia internacional y una herencia de militantes en la cárcel que se pretende asuma toda la sociedad vasca. No ha habido comitiva triunfal ni acuerdo de armisticio firmado por las partes. El final era eso: un acto más voluntarioso que honorable en un palacio de Kanbo que, con la crueldad del paso de la historia, entrará muy pronto en el olvido.

La sociedad vasca, quizá, añadirá una pizca de alivio a su ya cotidiana normalidad. La porción -se supone que muy minoritaria- de paisanos y paisanas que echan en falta la presencia del movimiento liberador, reprocharán a los responsables de este mustio final con la dureza nostálgica del exmilitante de ETA y referente del Movimiento por la Amnistía y contra la Represión, ATA, que en su comentario a la disolución de la organización armada reprocha: “ETA, en los tiempos en el que ya se ha entregado política, ética y estéticamente (con palomas incluidas), cuando ha entregado todo su bagaje, incluso llega a decir que todo lo acontecido (los casi 60 años de lucha político militar por la supervivencia de Euskal Herria y su Pueblo Trabajador Vasco) jamás debiera haber ocurrido. Esta última frase cuando menos refleja el rechazo a su pasado. Es decir, pide perdón, rechaza su pasado y promete en nombre de las generaciones futuras que nunca volverá a ocurrir”.

Un inquietante y desolador epitafio.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902