Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Garbiñe Garmendia Directora de Eureka zientzia museoa

“Queremos huir de la idea de que este es un museo para niños”

Tras 17 años vinculada al museo, Garmendia accede a la dirección con la voluntad de continuar haciendo de Eureka un museo donde aprender, pero también pasarlo bien.

Iraitz Astarloa Iker Azurmendi - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Garbiñe Garmendia

Galería Noticia

Garbiñe Garmendia

Donostia- El pasado 1 de abril se convirtió en directora de Eureka Zientzia Museoa tras 17 años trabajando en el museo.

-Era algo que ya me habían comentado. Desde junio he estado como adjunta de dirección. He tenido mis dudas, pero me gusta mucho el proyecto y lo voy a intentar.

¿Cómo afronta esta nueva etapa?

-Con ganas, la verdad. En estos 17 años he tenido diferentes puestos, he conocido diferentes compañeros, directores, con cada uno de ellos he aprendido algo y ahora tendré que darle mi toque, aplicando todo lo que me ha gustado de cada uno de ellos. Y con mucha ilusión porque me encanta el museo.

¿Qué objetivos tiene para iniciar su andadura como directora?

-En los últimos años estamos en unas cifras de visitantes (180.000-190.000 anuales) que hay que mantener o, al menos, conseguir que no bajen. Pero no basta con tener visitantes;estos tienen que estar contentos. Damos mucha importancia a la satisfacción. Procuramos responder a todas las valoraciones. También nos importan los números. Esto es deficitario y tenemos que ser lo más autosuficientes posible. Y sobre todo, queremos mantenernos en calidad y a la vez renovarnos. Nuestro objetivo es renovar un 10% de la exposición permanente cada año.

Sucede en el cargo a Ignacio Zuzuarregi. ¿Qué ha aprendido de él?

-Es una persona que pone mucha pasión en todo lo que hace. Esa ilusión por el día a día, esa energía, esa vitalidad... Y que todas las decisiones que tomaba, nos gustaran o no, lo hacía por el bien del museo.

¿Seguirá con su legado?

-Lo intentaremos, porque lo que se ha hecho en los últimos años se ha hecho muy bien.

Entró en Eureka en 2001, el año que nació el museo. ¿Ha cambiado en estos 17 años?

-Mucho. Y en muchos cambios no todo el mundo ha estado de acuerdo. Este es un museo de ciencia y cuando metías alguna cosa más lúdica, porque yo soy de la opinión de que lo que funciona es combinar la diversión con la ciencia, surgían reticencias. Ignacio ha sido valiente en eso. No hemos tenido miedo a abrirnos a otro público, a otras ofertas y a otras actividades. Ahora aquí podemos tener en un mismo día niños pequeñitos haciendo un taller, universitarios haciendo la disección de un corazón y la convención de cualquier empresa. Si el objetivo es acercar la ciencia a la sociedad tenemos que convivir con todas esas personas.

¿Cuáles son las últimas incorporaciones al museo?

-A mí me encanta la zona del cuerpo humano, porque la zona biológica no la teníamos nada trabajada. Vimos alguna exposición de human bodiescon cuerpos plastinados, nos pareció impresionante y decidimos poner alguna pieza. Lo hemos ido ampliando y ahora tenemos una sala con piezas muy valiosas. Los cuerpos son muy reales, las visitas guiadas que hacemos ahí son muy interesantes. Y aquí quiero hacer un inciso, porque la gente dice que este es un museo para niños y nos gusta huir de eso, porque no es cierto. Y un ejemplo es la sala de plastinación.

También se han ido introduciendo poco a poco en el mundo de los animales.

-Llevamos dos años ya y estamos muy contentos. Al principio teníamos miedo de tener críticas por tener animales enjaulados, pero creo que hemos sabido explicar que buscábamos fomentar el respeto por la naturaleza y no ha habido ningún problema. Tenemos tres ecosistemas diferentes y hemos logrado criar cinco especies en cautividad.

¿Por dónde debe ir el futuro?

-Tenemos que llegar a lo que demanda la gente. Con Educación hay una relación muy estrecha. Tenemos más de 50.000 escolares al año, de hecho, somos el museo que más escolares visitan al año en Gipuzkoa. Pero hay que ir cambiando y renovando. En cuanto a particulares y familias, queremos que lo vean como un recurso de ocio cultural asequible. No tenemos que subir mucho los precios porque tiene que ser abierto, que pueda venir cualquier persona y, para ello, la oferta de espectáculos y animaciones del fin de semana hay que ir renovándola. Es un esfuerzo importante y en ello estamos. Tenemos que mantener la combinación entre oferta escolar bien hecha y no tener miedo a los cambios. Necesitamos que la gente huya del ya he estadoyya lo conozco. Y no se nos puede olvidar que queremos picar la curiosidad por la ciencia y para ello necesitaríamos más gente. El evento de vidas científicas que tenemos, que este año va a celebrar su quinta edición, funciona muy bien;también las jornadas Passion of Knowledge. Cuando ves a los estudiantes escuchando con esa ilusión a la científica de turno es una pasada. Nos encantaría tener eventos así cada mes.

Ha hecho un alegato para defender que los adultos también tienen su espacio en Eureka. ¿De qué manera?

-En el planetario, por ejemplo. Aunque no te guste la ciencia, ver una sesión en directo, con alguien explicándote las estrellas que vas a poder ver desde tu casa es una maravilla y es algo que no existe a muchos kilómetros a la redonda. Mucha gente con la astronomía, a nada que haya venido un par de veces o haya hecho un cursillo, se engancha. También en la sala de plastinado que hemos mencionado antes.

¿Es el planetario uno de sus espacios predilectos?

-Es muy importante. Igual el número de personas a las que llegas no es tan alto como otras actividades del fin de semana, pero a esa gente hay que seguir ofreciéndole algo que no tiene en otros sitios cercanos.

¿Cuáles son las actividades que más éxito tienen?

-En cada sala hay dos o tres y, de hecho, tenemos un plano de las cosas que no te puedes perder si tienes poco tiempo para visitarnos. Están los juegos de luz, la bola de plasma, la cama del faquir, el laberinto de espejos, la pitón Margarita, la mesa de autopsias virtual, la sala de sentido y sensibilidad...

¿Qué papel juega un museo como Eureka en un territorio como Gipuzkoa, con un clúster científico importante?

-Es muy importante dónde está ubicado. Eso nos favorece a nosotros y al parque, porque gracias a ello tenemos acuerdos con el BCBL, Vicontec, Irisbond... Para ellos es bueno tener un lugar donde presentar sus avances y para nosotros es importantísimo estar en un parque. Pero no sé si en Donostia se valora lo suficiente tener un museo de ciencia y un planetario. Tengo mis dudas. Debería explotarse mucho más. Tiene su valor de cara a vender la ciudad al exterior. En 300 kilómetros a la redonda no hay otro museo igual, tienes que irte a Barcelona, Madrid o Montpellier, y no se valora lo suficiente.

Desde el museo, ¿qué diagnóstico hacen de la salud científica de Gipuzkoa?

-Mejorando, aunque está costando mucho. No se invierte suficiente en investigación, hay mucho recorrido por hacer. Hasta hace poco muchos no consideraban que la ciencia sea cultura, y sí lo es. Se está mejorando pero a pasos muy pequeños.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902