Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Kanpolibrean

Kanpolibrean: Renuncia;por Xabier Iraola

en unos años el menú será insectos como entrante, carne artificial de segundo y hojas secas de postre

Por Xabier Iraola - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Xabier Iraola

(Foto: Efe)

Galería Noticia

Xabier Iraola

les tengo que confesar que Carrefour me ha solucionado un gran problema. Como saben todos mis seguidores, los de aquí y los de más allá (les informo de que este último mes además de los miles de seguidores del Estado me han seguido unos 800 italianos, 372 yanquis, otros de Alemania, Francia, Brasil y hasta 27 de Indonesia), el sacrosanto habitáculo de mi sanedrín semanal, o sea la sociedad gastronómica donde nos reunimos semanalmente nuestra cuadrilla, volverá a abrir. Será para nuestras fiestas patronales, que son en la Ascensión del Señor (todavía hay jóvenes que piensan que existe una Santa Ascensión), previa ejecución de unas importantes obras a las que nos vemos obligados por gracia del amargado de arriba, el gran Cofrade de la Santa Amargura, que bien se merece ser coronado como el Señor de la Ascensión.

Pues bien, a lo que iba, que me disperso enseguida. La reapertura de la sociedad bien merece una comilona y ahí es donde entra en juego Carrefour, que nos ha facilitado una innovación gastronómica proponiéndonos como entrante unas raciones variadas de insectos (sospecho que serán del agrado de mis 27 seguidores de Indonesia) para que los más cantarines puedan comer grillos y, los más montañeros, su docenita de saltamontes. Me cuesta creer que esta nueva moda triunfe en mi sanedrín, pero cosas más difíciles hemos visto y quizás, en unos pocos años tengamos de menú insectos como entrantes, carne artificial de segundo y una tarta de hojas secas de postre. Como decía Arzalluz, ¡tiempo al tiempo!

La distribuidora gala ha abierto, a bombo y platillo, un hueco para este nuevo nicho de mercado que en la Unión Europea entró en vigor el pasado 1 de enero del 2018 tras la aprobación por parte de la Comisión Europea de un nuevo paquete legislativo, conocido como Novel Food (Nuevos alimentos) donde, entre otras muchas cuestiones, además de simplificar y agilizar la autorización de nuevos alimentos en el mercado europeo, se da cuenta de una nueva lista de productos autorizados en el Viejo Continente. En esta nueva lista se incluyen los insectos.

No se crean que es casualidad, puesto que en una jugada publicitaria bien meditada, la distribuidora gala ha lanzado esta innovación en una semana clave en la que todos los medios de comunicación están especialmente sensibles y receptivos a la cuestión por su rabiosa actualidad con la celebración de la megaferia Alimentria en Barcelona. Muestra de ello es que hemos visto la noticia copando portadas e informativos en varias cadenas.

No he asistido nunca a dicha feria y, por lo tanto, poco puedo decir más allá de lo que leo en los medios y lo que me transmiten los baserritarras y pequeñas empresas agroalimentarias que van habitualmente. Ahora bien, queda claro que la potente industria agroalimentaria, uno de los puntales de la economía española y su punta de lanza en cuanto a explotaciones se refiere, se ha volcado, una vez más, en presentar lo mejor de cada casa, desde los productos tradicionales y con amplia solera hasta las novedades bien por formatos, presentaciones, ingredientes, etc. Lo importante, hoy en día, es innovar para calmar la insatisfacción del consumidor que, a semejanza del adolescente que visiona vídeos en Youtube constantemente, sin parar, abriendo y cerrando vídeos cada dos minutos, vuelca sus frustraciones en el plato y por ello quiere probar cosas nuevas constantemente para finalmente, tras llevarse muchos chascos, caer en la cuenta, que lo que realmente quiere y le gusta son los platos caseros de su familia y de su cuadrilla. Otra cosa es, no nos engañemos, quién hace esos platos caseros y para eso hay tres soluciones: primera, los cocina uno mismo;segundo, se pertrecha de numerosos tuppers que los acarrea cada finde desde casa de su madre-suegra o, tercera, la peor, la que nada tiene que ver con los platos caseros, te autoengañas y acudes al súper a comprar esos platos “caseros” que hace tu multinacional preferida, eso sí, de forma totalmente casera y con ingredientes naturales.

proyectos que no duranQuizás no sea políticamente correcto decir lo que voy a decir, pero siento que muchísimas de las novedades o innovaciones que se presentan como tal son una solemne chorrada (aún me acuerdo de las naranjas peladas y servidas en bandejas unitarias con su correspondiente celofán) que no nos aportan, hablo ahora como consumidor, realmente nada. Y aunque hay innovación interesante en los procesos de elaboración, en formatos, etc., sigo pensando que la necesidad perentoria de estar en el “candelabro” comercial, acuciados por los distribuidores que quieren movimientos novedosos en sus lineales, arrastra a productores e industria agroalimentaria, frecuentemente, a embarcarse en proyectos que en su gran mayoría no duran un asalto y que les suponen un gran esfuerzo, desgaste y una pérdida de energía que mejor les vendría volcar en hacer bien lo que se sabe hacer de antemano. ¡Zapatero, a tus zapatos!

No soy contrario a la innovación, ¡Dios me apiade!, pero creo que debemos afinar el tiro y ser conscientes de que en un sector agroalimentario tan básico y limitado como el nuestro quizás, aún a riesgo de no ser lo novedoso y guay que alguien quisiera, nuestro esfuerzo debería centrarse en innovar procesos de producción, en innovar con el retrovisor y recuperar productos y variedades autóctonas, en mejorar cuestiones logísticas y adaptadas donde los pequeños puedan atender correctamente a un sector comercial y hostelero próximo e innovar en nuestros canales de información y aproximación al consumidor, subrayando y haciendo hincapié en esos aspectos que los informes de mercado nos advierten que son los que fijan la opción de compra.

En definitiva, no abogo por renunciar a la innovación, pero, ahora que tan de moda está el renunciar a lo que no se tiene, no renunciemos a lo que tenemos. Autenticidad.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902