Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Arte kritika

El paisaje caótico de Alejandro Garmendia

Por Edorta Kortadi - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Una de las piezas de Garmendia en la sala Kubo Kutxa.

Una de las piezas de Garmendia en la sala Kubo Kutxa. (Foto: R. Plaza)

Galería Noticia

Una de las piezas de Garmendia en la sala Kubo Kutxa.

Paisajes, enigma y melancolía es el título con el que el comisario Fernando Golvano presenta la obra del artista, recientemente fallecido, Alejandro Garmendia (Donostia, 1959-2017) en la muestra antológica de la Sala Kubo Kutxa, y que va desde el dibujo, la pintura, escultura, objeto, hasta el collage, cómic, música y video, realizado por este autor nómada, transversal y melancólico.

La muestra se abre con las primeras obras ganadoras de Artistas Noveles de Gipuzkoa, como Restos en la Bahía (1985), así como diversas ceras y dibujos realizados para la revista Ipurbeltz(86), y varias litografías (88), en las que el artista se sentía atraído por la iconografía del realista metafísico Giorgio di Chirico. Esta veta metafísica, surrealista, creemos que le acompañará a este autor a lo largo de todo su discurso.

En 1989 Garmendia comienza a preocuparse más por un paisaje externo en el que el agua, elemento líquido, un tanto ingobernable, crea Inundaciones (1989), e imágenes urbanas congeladas a través de ventanas y objetos que las contienen y exponen. Espacios arquitectónicos que expresan imágenes de hábitats humanos vistos desde la distancia, la suciedad y el envejecimiento: Vista de Europa (1990).

Y con su estancia en el anárquico Hotel Chelsea de Nueva York irrumpen sus collages sobre papel, sus resinas e impresiones digitales sobre aluminio y poliéster de espacios barrocos y art decó, invertidos, creando imágenes surreales, fantásticas, melancólicas, absurdas... Es la realidad subvertida, vista boca abajo, patas arriba, como en la iconografía de Baselitz, de Clemente y de otros transvanguardistas europeos. Cecilia Anderson indica certeramente que este imaginario surge de los collages que nacen de los libros, espacios colapsados, no espacios. El resultado final es algo que se mueve entre la lógica fotográfica y la de un pintor. Más en la del primero que en la del segundo, porque para Garmendia el color es algo secundario, no sabemos si por cuestiones visuales o de principios. Es la imagen fotográfica la que predomina en su pintura: The arghole (2002).

Algo más parece interesarle el color en esos espacios surrealistas de fechas posteriores, en los que se advierten ecos planimétricos y colorísticos de Salvador Dalí y de Max Ernst: Acoustic busy place (2007) y Jessica descending&ascending in the North sea (2007), así como en la serie de potentes collages de los años 2016-2017. Aquí se advierte algo de mas amor y preocupación por la pintura.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902