Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

El síndrome de Interior

Por Adolfo Roldán - Sábado, 21 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El paso por un Gobierno, del signo que sea, deja huella en el CV de cualquier político y de cualquier país. Tanto si ocuparon la cartera de Agricultura, Trabajo, Economía, Hacienda, Cultura, Defensa o Exteriores. Una vez que se pisa despacho ministerial, la moqueta, el sillón, el coche oficial, y los secretarios se adhieren a la piel, generando un ser humano diferente. Pero hay una cartera especialmente atípica que imprime carácter, firma con tinta indeleble y crea adicción: la de Interior. Transforma al titular en cuerpo y alma, inocula en sus vías respiratorias, arteriales, visuales y nerviosas un virus incurable. El ministro del Interior lo será para toda la vida, y el mundo exterior que percibe estará tamizado por manifestaciones urbanas, kale borrokas, contenedores incendiados, pelotas de goma, cargas policiales, detenciones, espionajes y estadísticas. Es el síndrome de Interior, una enfermedad incurable, que afortunadamente no se contagia, pero que viene ímplicitamente en el cargo. La padecieron Fraga (1975), Martín Villa (1976), Ibáñez Freire (1979), Rosón (1980), Barrionuevo (1982), Corcuera (1988), Asunción (1993), Belloch (1994), Mayor Oreja (1996), Rajoy (2001), Acebes (2002), Alonso (2004), Camacho (2011), Fernández Díaz (2011) y actualmente Zoido (2016). No me interpreten mal, la afección es común, pero la sintomatología que origina, varía. Incluso en algún caso, provoca fervor religioso. Les cuento esto para que no se lleven a engaño. C’s ha ofertado la Alcaldía de Barcelona al político francés-catalán Manuel Valls que fue primer ministro de Francia (2014-2016), alcalde de Evry, diputado de la Asamblea Nacional, y ¡ojo al dato!, ministro del Interior (2012-2014) Se ha confesado estos días en TV irreconciliable con el independentismo catalán. Valls dice que “está pensando la oferta de Rivera”. Yo juraría que solo medita si Barcelona es palanca suficiente para impulsarle de nuevo a la política gala, su verdadero objetivo. Ya se sabe que golpear al nacionalismo da réditos en España y Francia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902