Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
UN LUGAR TRANQUILO

Aliens sin vista

POR JUAN ZAPATER - Viernes, 20 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Cartel de "Un lugar tranquilo".

Cartel de "Un lugar tranquilo". (GOLEM)

Galería Noticia

Cartel de "Un lugar tranquilo".

Un lugar tranquilo re/clama la paz de los cementerios, la inmovilidad de las ruinas y el silencio de los muertos. Esta esmerada y meritoria incursión en el género del terror posee muchas virtudes y una penosa servidumbre. Sin esta última estaríamos hablando de un filme de culto, de una obra importante. Podría haber sobrevolado hasta el territorio de Stalker de Tarkovski. Pero la segunda década del siglo XXI al parecer no tiene tiempo para lo espiritual ni para lo metafísico. Pese a ello, John Krasinski, director, coguionista y actor protagonista, edifica su odisea con materiales nobles y preocupaciones hondas. Se trata de una visión apocalíptica. En ella la humanidad, diezmada y desparramada, se encastilla en pequeños refugios. Como la familia protagonista de este relato. Son náufrago en tierra firme, supervivientes en un escondite paradigma de trampa y refugio al mismo tiempo. El filme de Krasinski dedica su atención a una suerte de robinsones sitiados por una amenaza letal. A su alrededor se agitan monstruos cuyo ADN coincide mucho con las criaturas de Alien. En su caso, por suerte para sus víctimas, los depredadores son ciegos. Por desgracia para la humanidad, poseen un fino oído y cuando oyen lo que puede ser el movimiento de una hipotética presa, con la velocidad de la luz, atrapan y engullen su comida. Para no desaparecer la raza humana debe enmudecer, moverse sigilosamente, evitar los ruidos, hablar por señas. Lo que aquí se representa es el fin de la humanidad. Si en el comienzo fue el verbo, su obituario exige el silencio. En un golpe de guion, Krasinski hace que la hija mayor de la familia sufra de hipoacusia y que su aparato funcione de manera irregular, lo que la convierte en la sublimación de las paradojas que plantea el guion. Así, con multitud de inteligentes detalles, con una producción magistral del sonido y con los elementos precisos, la película acongoja y perturba, asusta y estremece. Qué gran película había aquí de no haber cedido a esos desmayos comerciales tan innecesarios como impuestos para no llevar al público a la zozobra emocional. Krasinski, como el Tourneur de La noche del demonio, se ablanda y cede pero, pese al edulcoramiento, su cuento, indudablemente, intranquiliza.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902