Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

La heredera

Por Adolfo Roldán - Miércoles, 18 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Muchos ciudadanos no entienden la decisión de Cristina Cifuentes de devolver a la Universidad Rey Juan Carlos el denostado máster de sus pecados. “Si piensa que el título es auténtico -decía una sorprendida observadora-, ¿qué sentido tiene renunciar? Si por el contrario es falso, ¿qué sentido tiene rechazar algo que no existe?”. A primera hora de la mañana, la presidenta de Madrid envió una carta de cuatro páginas al rector de la URJC, Javier Ramos, renunciando al máster de Derecho Público Autonómico, y aclara “que no se ha planteado dimitir, porque cuenta con el apoyo de Rajoy”. En el texto, Cifuentes culpa a la Universidad de las irregularidades administrativas, totalmente ajenas, detectadas y pide disculpas por “las facilidades y condiciones flexibles que le ofreció la Rey Juan Carlos”. Inmediatamente, multitud de tuiteros han imitado el “ejemplar gesto” de la presidenta madrileña y han renunciado, a su vez, a decenas de títulos, atributos y honores de los que en realidad jamás disfrutaron, como “el trono de Zamunda, el mando del Enterprise, el título de maestro Jedi, el Nobel de homeopatía y la relación sentimental con Bradley Cooper”. Evidentemente hay una razón para la devolución del título por parte de Cristina Cifuentes y que ha pasado desapercibida para la mayoría de tertulianos. A mi entender, la presidenta de Madrid recibió el máster como un regalo, una herencia debida que satisficiera su vanidad. Pero todo el mundo sabe que ni heredar ni recibir una donación resulta gratis, ya que hay que pagar las correspondientes gabelas. Se hereda para lo bueno y también para lo malo, que a veces resulta tan gravoso (deudas) que conviene desistir del legado. En la última década, el volumen de herencias rechazas en España se ha incrementado en un 251%, porque al parecer los testadores, afectados por la crisis, decidieron dejar a sus herederos adeudos en lugar de apetitosos activos. El problema es que el máster de Cifuentes no es una “herencia envenenada” sino un fraude, posiblemente penado por ley.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902