Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

La barraca de feria

Por Adolfo Roldán - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La guerra de Siria comenzó en marzo de 2011, como una revuelta popular contra el dictador Bashar al Assad. Siete años de guerra después, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, se han producido 400.000 muertos indiscriminados, 100.000 desaparecidos de los cuales un tercio son civiles. Además se calculan 25.000 víctimas infantiles a consecuencia del fuego cruzado. Hay también más de siete millones de desplazados y otros cinco millones de refugiados sobre todo en los países vecinos de Turquía, Jordania y Líbano. El lanzamiento de 105 misiles, el sábado, por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra el Centro de Investigación Barzah, en las afueras de Damasco, y dos almacenes en Homs, en realidad no han resuelto nada. El aniquilamiento continúa. Se ha reducido el arsenal químico de Bashar al Assad, pero la guerra cruenta seguirá dejando pueblos, familias, y caminos llenos de víctimas inocentes. Ninguna de ellas sabrá quién les ha quitado la vida o por qué las han mutilado. Seguirán siendo las grandes olvidadas. El ataque químico de Duna del pasado 7 de abril que, según la ONG Cascos Blancos, provocó la muerte a 45 personas, y heridas a otras 500 a consecuencia del gas cloro, no ha sido la más grave agresión cometida contra la población siria. El uso de sustancias químicas como arma bélica fue prohibido por el Protocolo de Ginebra en 1925, en el seno de la Sociedad de Naciones. Sin embargo, los acuerdos suelen ser papel mojado como en el caso sirio. Entre 2012 y 2018 Syrian Network of Human Rights ha documentado unos 201 ataques químicos. Pero la masacre no concluye ahí, se arrojaron también 68.334 barriles bomba, cargados con explosivos y metralla contra la ciudadanía, y se han ejecutado 100.000 presos en las cárceles sirias, según Amnistía Internacional. Si analizan los datos, comprobarán que el territorio sirio es como una barraca de feria, en el que las potencias encontradas prueban puntería contra una fila de patitos y el ganador es premiado con una paloma de la paz.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902