Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
banquillo

Emery, ese viejo objeto de deseo

se ha reunido con olabe esta semana y aperribay lleva años intentando incorporarle a la real

Mikel Recalde - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Unai Emery da instrucciones en un partido con el PSG de esta temporada.

Unai Emery da instrucciones en un partido con el PSG de esta temporada.

Galería Noticia

Unai Emery da instrucciones en un partido con el PSG de esta temporada.

donostia- Tarde o temprano, la Real y Unai Emery están condenados a entenderse. El técnico nunca ha ocultado su sentimiento txuri-urdin y el club suspira desde hace muchas temporadas por fichar al guipuzcoano más laureado en los banquillos en esta última década. Jokin Aperribay siempre ha tenido claro que se trata de la persona ideal para afrontar un importante y ambicioso proyecto para intentar dar un salto de calidad.

El presidente conoce la dificultad de contratarle ahora, cuando cuenta con caché de gigante europeo, pero si por algo ha destacado siempre desde que tomó las riendas de la entidad es por su cabezonería para insistir y lograr incorporaciones que considera estratégicas. Tiene una buena relación con el hondarribiarra y considera que es un momento perfecto para tratar de convencerle y que acepte ser el entrenador de la remodelación que va a sufrir el primer equipo realista.

Aperribay cuenta esta vez con un as debajo de la manga, ya que la contratación de Roberto Olabe supone un buen punto de apoyo para tratar de persuadir a Emery. Como todo el mundo conoce, los dos coincidieron en el Almería en la temporada 2006-07, siendo director deportivo y entrenador respectivamente. La dupla encajó y funcionó tan bien que certificaron el ascenso en su primer intento, aunque el nuevo director de fútbol blanquiazul dejó el equipo almeriense para encargarse de la dirección técnica de la Liga de Fútbol Profesional, y dirigir proyectos focalizados en la mejora de entrenadores en países de Centro América.

Pese a su salida antes de tiempo, mantienen la amistad desde su etapa conjunta en Almería. Esta misma semana se han reunido para almorzar en un encuentro en el que Olabe seguro que le habrá presentado las líneas maestras del plan que quiere llevar a cabo en su tercera etapa en la Real. Nadie puede discutir que si finalmente Aperribay se vuelve a salir con la suya y, con la baza de Olabe, consiguen traer a Emery, al margen de opiniones, pocos discuten que la ilusión y expectación de la afición recuperaría muchos enteros que ayudaría a olvidar la, hasta ahora, deprimente temporada del equipo.

Lo malo es que hay muchas cuestiones a tener en cuenta, y la mayoría no invitan precisamente a ser optimistas. Aunque todavía no ha habido confirmación oficial por parte del PSG, todo parece indicar que la próxima temporada no seguirá Emery pase lo que pase en lo que resta de campaña, en la que ha ganado la Copa de la Liga, va a jugar la Copa y tiene casi garantizado el título de Liga. Su nuevo fracaso en la Champions, en la que cayó en octavos ante el Madrid, sumado al de la increíble remontada que sufrió el curso pasado en Barcelona (4-0 y 6-1), han sentenciado al guipuzcoano cuyo puesto lo ocupará Thomas Tuchel. Emery, que acaba contrato, mantiene un prestigio importante en el escenario de los clubes europeos más poderosos, por lo que no le van a faltar propuestas. Por poner un ejemplo, el lunes estuvo en El Madrigal viendo el Villarreal-Athletic y no tardaron en aparecer rumores sobre el interés de los dos equipos por contratarle.

El principal obstáculo que se va a encontrar la Real, que no pertenece a clase noble europea, es que, por poner un ejemplo y en una información firmada por L’Equipe, en el PSG cobra 420.000 euros mensuales, lo que supondría más de cinco millones por campaña. Una cantidad que debería rebajarse considerablemente si se deja llevar esta vez por el amor a los colores txuri-urdin.

Aunque muchos aseguran que hubo una tercera cuando dirigía al Valencia, ya hay dos negativas confirmadas de Emery a la Real. La primera de ellas, cuando finalizaba la temporada 2005-06 y estaba luchando con el modesto Lorca para lograr el ascenso a Primera. Pese a estar ya su nombre en boca de todos en el panorama español, dos conocidos emisarios de la directiva de Denon viajaron hasta Almería para proponerle el banquillo del Sanse. Oferta que, como es lógico, declinó. En 2012, Aperribay se lanzó a intentar contratarle, pero finalmente se decantó por firmar con el Sevilla, equipo en el que levantó tres títulos consecutivos de la Europa League. El propio Emery explicó en ETB los motivos por los que no dijo que no: “Cuando fiché por el Sevilla, la Real también estaba interesada. Mis padres me dijeron que por qué no fichaba por el club txuri-urdin, y yo les contesté que no, porque si vengo a la Real los que peor lo vais a pasar sois vosotros”.

Por intentarlo no va a quedar, y Aperribay ha vuelto a lanzar sus redes para tratar de pescar a su pez más preciado. A ver si esta vez tiene éxito…

gusta mucho y responde al perfil que dijo olabe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902