Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Responden a Munilla que “ni ha aclarado ni desmentido” su gestión económica

El colectivo que desveló sus planes para vender patrimonio le critica por falta de “transparencia y prudencia” en la operación

E. Iribarren - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El obispo José Ignacio Munilla, en una imagen de archivo.

El obispo José Ignacio Munilla, en una imagen de archivo. (Ruben Plaza)

Galería Noticia

El obispo José Ignacio Munilla, en una imagen de archivo.

donostia- La herida abierta en el seno de la Iglesia guipuzcoana por la situación de las cuentas económicas de la Diócesis y los planes del obispo Munilla para acometer una “reestructuración patrimonial” mediante la que pretende poner en venta buena parte de sus bienes inmobiliarios más emblemáticos no se ha cerrado. Ni mucho menos.

Ayer, el grupo de sacerdotes, religiosos y laicos que se encuentra detrás del colectivo “Elizbarrutiarekin batera-No a espaldas de la Diócesis” volvió a la carga con su denuncia de la gestión del Obispado de Donostia mediante un comunicado que en su encebezamiento ya expresa de forma elocuente lo que piensan de la respuesta que dio Munilla a la denuncia inicial: “Ni desmiente ni aclara”.

Para este colectivo, Munilla no ha sido capaz de negar “ninguna de las afirmaciones que se hacen en los seis puntos” del documento en el que desvelaron los planes del Obispado, un hecho que consideran lógico “puesto que está basado literalmente en el texto escrito que fue leído por el Vicario General (José Mari Olaetxea) hace casi dos meses en al consejo presbiteral”.

Por eso, la preocupación en la comunidad cristiana de Gipuzkoa es máxima, ante el temor de asistir a un escenario de hechos consumados por parte del obispo, en cuya actuación observan falta de “transparencia” sobre la situación real de las cuentas de la Diócesis y de escasa “profesionalidad” y “prudencia” en los planes de venta patrimonial con los que pretende sanear la economía. “De lo que nos quejamos es de la falta de transparencia. ¿Qué informes sostienen estos planes?, ¿cómo se ha generado este agujero?”, se pregunta uno de los firmantes del documento consultado por este diario.

antecedentes preocupantes Y es que los antecedentes de Munilla en la gestión de asuntos relevantes para el funcionamiento de la Diócesis no invitan precisamente al optimismo. Aún escuece la manera unilateral de ejecutar la nueva distribución de los arciprestazgos, un plan que puso en práctica contra la opinión de la mayoría de arciprestes, que emitieron un informe negativo.

En el comunicado difundido ayer se incide en esta idea, criticando al obispo de pretender acometer la reestructuración patrimonial “sin proponer ni pedir al Consejo Presbiteral ningún criterio pastoral y sin debatir ni clarificar las consecuencias que puede tener para el futuro de nuestra iglesia”.

Critican al obispo por esquivar las demandas planteadas en la denuncia inicial, sobre todo la referida a la necesidad de encargar una auditoria externa, que explique entre otras cosas cómo es posible que en 2010, cuando Munilla fue nombrado obispo, “la diócesis contaba con fondos más que holgados, con un superávit que permitía afrontar el futuro sin problemas. ¿Por qué apenas transcurridos dos años el obispo comienza a hablar de que la Diócesis está en numeros rojos?”.

Hay que recordar que según expuso el vicario general al Consejo Presbiteral, la diócesis viene arrastrando los últimos ejercicios un déficit de en torno a un millón de euros, causado en parte por los 500.000 euros al año que se destinan a sostener el patrimonio cultural e inmobiliario. En el 2017, el agujero ascendió a 1.200.000 euros. En ese mismo ejercicio, se contabilizó una pérdida de 700.000 euros en valores del Banco Popular.

Es con el argumento de acabar con los números rojos como se ha planteado la “reestructuración patrimonial”, que consiste en vender la sede de la curia diocesana, las viviendas sacerdotales y villa Gentza. Para hacerse una idea de lo que supone, se trata de un bloque de siete plantas en la calle Zabaleta de Gros, el bloque entero que se levanta sobre la librería Idatz, frente a Correos, y villa Gentza, una finca que se encuentra en Martutene, así como la puesta en alquiler de toda la bajo cubierta del Seminario.

se han dado pasosLos críticos niegan que, tal y como pretendió el obispo cuando por medio del vicario general se comunicó el plan, se tratara de “una primera información sobre un posible proyecto de reestructuración patrimonial”. En este sentido, recuerdan como el vicario Olaetxea al respecto de este proyecto reconoció encuentros tanto con el diputado general Markel Olano y el alcalde Eneko Goia. “Esto es una operación en la que es están dando ya pasos antes de contar con el Consejo Presbiteral”, critican en el escrito.

En última instancia, el colectivo de curas, religiosos y laicos considera que la respuesta del Obispado a la comunicación en la que desvelaron esta situación “no está redactada para escuchar” lo que decía el documento. “No responde a las graves preguntas que se le hacían a los responsables de la Diócesis, sino para hacer simplemente unas ‘puntualizaciones’ a fin de lamentar el comunicado”, que según el obispo generó “alarma gratuita e innecesaria”.

Y concluyen diciendo que “no somos nosotros los que confundimos y engañamos a los laicos y laicas de Gipuzkoa, sino que la división y confusión que a lo largo de estos más de ocho años vive nuestra Diócesis se deben principalmente a la palabra y la actuación del actual Obispo y al equipo que le sostiene y apoya en el Obispado”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902