Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
en el parque Ekogunea

Herido muy grave un niño de cinco años al ser golpeado por un roble que cedió en Donostia

Los hechos ocurrieron cuando el menor participaba en una actividad escolar en el parque Ekogunea
“Han sido los peores minutos que he vivido en 22 años de bombero”, dice el sargento Álex Blanco

Iraitz Astarloa - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Los servicios de emergencias, en el lugar donde sucedieron los hechos.

Los servicios de emergencias, en el lugar donde sucedieron los hechos.

Galería Noticia

Los servicios de emergencias, en el lugar donde sucedieron los hechos.El suceso ocurrió en el parque Ekogunea, de Donostia, cuando un grupo de escolares participaba en la actividad Baso Eskola

donostia- Un niño de cinco años resultó ayer herido muy grave en el parque Kutxa Ekogunea de Donostia, donde se encontraba realizando una actividad escolar cuando fue golpeado por un enorme roble que cedió. La rápida actuación de los bomberos, así como de los servicios médicos, hicieron que el suceso no tuviera un desenlace más trágico aún si cabe. Se da la circunstancia de que este suceso se ha producido apenas unas semanas después de que otro menor de la misma edad falleciera en el parque del Retiro de Madrid golpeado por otro árbol que se vino abajo por las fuertes rachas de viento.

Los hechos en Kutxa Ekogunea ocurrieron minutos antes de las 10.00 horas en una jornada especialmente lluviosa y en la que, a primeras horas, el viento azotó con fuerza el territorio. El menor, alumno de la ikastola Langile de Hernani, había acudido, como cada semana, con su clase a participar en la actividad Baso Eskola cuando, por causas que se están investigando, un enorme roble de quince metros de altura y un metro de diámetro venció. El árbol golpeó violentamente el refugio en el que se encontraba el grupo e impactó contra el menor, que quedó atrapado.

Inmediatamente se movilizaron todos los recursos de emergencias, que acudieron al lugar en cuestión de minutos. “Hemos recibido el aviso de que podía haber varios niños atrapados y cuando hemos llegado, la UVI móvil ya estaba allí y nos han dicho que era un niño de cinco años que se encontraba inconsciente”, relataba a este periódico pocas horas después del incidente el sargento de bomberos Álex Blanco, todavía con el susto en el cuerpo. Este bombero, con una trayectoria de más de 20 años en el cuerpo, reconocía que durante el tiempo que duró la maniobra de rescate, “diez minutos que se me han hecho como una hora”, había vivido “los peores minutos como bombero” de su vida. “Había muchísima tensión”, aseguró Blanco.

El rescate no fue sencillo. El árbol se había desprendido desde la propia base, cayendo todo su peso sobre una caseta en la que se encontraban los menores. “Ha caído entre la caseta, una especie de porche y el propio suelo, y el niño ha quedado atrapado ahí”, explicó el sargento, que incidió en que tuvieron que actuar con celeridad porque “la situación era grave, estaba inconsciente y urgía su evacuación” a un centro hospitalario.

De esta forma, los bomberos utilizaron el material que habitualmente usan en los accidentes de tráfico para liberar a los conductores que quedan atrapados en sus vehículos, como “un cojín y un separador”. “Hemos llamado hasta a San Juan de Dios (patrón de los bomberos), que siempre anda por aquí, y al final hemos conseguido hacer un hueco y extraerlo”, detalló, al tiempo que añadió: “Si el árbol cae a plomo, lo mata, pero ha tenido la suerte de que como era muy menudito el niño y las ramas han golpeado primero en la caseta, se ha ido amortiguando y ha quedado un huequito en el que estaba”.

Tras esta maniobra de diez minutos de duración, en lo que lo más importante era que el árbol no cediera y aplastara al menor, los servicios de emergencia procedieron a las labores de estabilización del niño, imprescindibles antes de su traslado, una tarea que se alargó durante unos 30 minutos.

Finalmente, el alumno fue evacuado al Hospital Universitario Donostia, donde quedó ingresado.

Tras el suceso, el parque quedó cerrado y ahora será el momento de determinar las causas que llevaron a este enorme roble a ceder. Según informaron desde Ekogunea a este periódico, los controles del estado de los árboles son constantes en el parque. De hecho, “hace dos o tres semanas estuvieron los técnicos forestalistas”, apuntaron. “Suponemos que lo que ha pasado ha sido por el viento y las fuertes lluvias. El viento ha empujado el árbol y la lluvia ha movido la tierra, haciendo que el roble se haya levantado desde la raíz”, señalaron.

Por el momento, y por evidentes motivos de seguridad, el parque permanecerá cerrado los próximos días, cuando se procederá a la revisión, por parte de técnicos forestales, del resto de árboles del parque para evitar que se repita una situación como la vivida en la mañana de ayer.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902