Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Rueda de prensa

“Mi sueño era jugar en la Real, no ser futbolista”

Xabi Prieto confirmó su adiós con su habitual firma: “No me cambiaría por ninguno de los que se han marchado”

Mikel Recalde Iker Azurmendi - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La plantilla txuri-urdin se sacó esta fotografía en Zubieta como homenaje a Xabi Prieto tras anunciar su despedida.

La plantilla txuri-urdin se sacó esta fotografía en Zubieta como homenaje a Xabi Prieto tras anunciar su despedida. (Foto: Real Sociedad)

Galería Noticia

La plantilla txuri-urdin se sacó esta fotografía en Zubieta como homenaje a Xabi Prieto tras anunciar su despedida.Xabi Prieto no pudo reprimir las lágrimas, ayer en Anoeta

Donostia- Xabi Prieto todavía sigue jugando. Esa es la verdadera lectura positiva que se pudo extraer de la preciosa rueda de prensa de despedida anticipada que le preparó el club en el palco de Anoeta. El canterano 10 se lo merecía. Emocionado, con los ojos brillantes desde su aparición acompañado de Jokin Aperribay y tras visionar un precioso vídeo, el capitán lanzó un mensaje de agradecimiento en euskera y en castellano con el que agotó la limitada saliva que tenía en la boca por los nervios al comparecer delante de la directiva, cuerpo técnico y médico, trabajadores, jugadores y prensa, que dejaron pequeña la sala: “Gracias a todos por venir. Tal y como adelantó el club, quiero decir que al finalizar esta temporada dejo de jugar al fútbol. Tengo muchas razones para irme contento. Durante años he disfrutado mucho, he sido muy feliz como futbolista defendiendo la camiseta de la Real en tantos campos. Gracias Jokin por dejarme tomar esta decisión;demuestra una gran confianza hacia mí, algo que no pasa en el fútbol. Gracias a todos los directivos, a Loren, a Eusebio, a Imanol, a mis compañeros porque sin vosotros no es nada posible, a mi familia, a mis padres, mi hermano, mi mujer y a los niños, y a los aficionados”.

El donostiarra tuvo un cariñoso inciso para su parroquia: “No será la más caliente ni la que anime más fuerte, pero es la nuestra y para mí es la mejor y quiero agradecer todo el cariño y el respeto que me han dado. La Real sin esta afición no sería lo que es. Es la más fiel, la que nos ha acompañado por momentos muy duros, en Segunda, y, como es la nuestra, siempre la defenderé y la llevaré en el corazón”.

A lo largo de su comparecencia de más de media hora, Xabi volvió a lanzar flores a su gente: “Agradecerle el cariño que me han mostrado, el respeto, que hemos vivido juntos años complicados y, gracias a esa unión y esa fuerza, hemos conseguido salir. Hoy el club está en un momento bueno. En este tramo final me he sentido más querido que nunca y me quedo con eso”.

Lo único que no logró fue convencer a los presentes de que era un día alegre: “He tenido la posibilidad de disfrutar durante quince años de esta maravillosa profesión en el club que soñaba jugar desde pequeño y me siento un privilegiado. Te doy las gracias presi por dejarme decidir. El año pasado creí que merecía la pena continuar y este año tenía claro que era el último. Hay que saber marcharse, decir adiós y lo hago muy orgulloso de haber llevado el escudo por tantos campos durante tanto tiempo”.

El donostiarra confirmó que la decisión estaba tomada desde hace mucho: “Más o menos en el momento en que renuevo la temporada pasada no voy a decir al 100%, pero tenía claro que esta iba a ser la última. Algo muy excepcional tenía que pasar para seguir jugando. Hasta hace pocas semanas no lo comuniqué por si me arrepentía. Pero en casa tenían claro que iba a ser la última y creo que es lo correcto. Mi mujer lo sabía, mis aitas y mi hermano se enteraron ayer por la tarde. Se sorprendieron porque no les había dicho nada, pero son los que mejor me conocen y me entienden”. Ese “algo especial” era conseguir “algo especial, haber ganado la Copa, o la Europa League o meternos en la Champions”.

Durante quince años ha tenido la confianza de todos sus entrenadores: “No es lo habitual. Yo he tenido esa suerte y hasta esta lesión, físicamente me he encontrado muy bien. No sabría decirte el motivo por el cual lo dejo, no es por la lesión ni por nada en concreto. Es porque siento eso. En mi trayectoria he actuado en función de lo que sentía y desde hace tiempo sentía que era el momento de echarme a un lado y dejar paso a nuevas generaciones”. Sus guiños a sus compañeros fueron constantes: “Me quedo con todos los que he tenido, me he sentido muy querido y muy valorado en el vestuario”.

Una vez más, el 10 restó mérito al hecho de pasar toda su carrera en la Real: “Cuando en un sitio te sientes querido, valorado, estás con tu gente, tu familia, tus amigos, no necesitas más. Yo he crecido con los valores del club. Mi sueño no era ser futbolista, era jugar en la Real y por ello me siento feliz. El club ha tenido mucha confianza en mí. He tenido mucha suerte, me he sentido muy querido. Cuando tienes todo eso no tienes la necesidad de buscar nada fuera. He sido feliz aquí y quiero seguir siéndolo”.

Uno de los instantes divertidos fue cuando habló de sus dorsales: “No creo que el 10 pese. En mi caso estaba muy contento con el 24, pero me lo quitó De la Bella y fue cosa del presidente, que casi me obligó a cogerlo. Seguro que el que lo lleve a partir de ahora lo va dejar muy por encima de lo que lo he puesto yo”.

Su sentimiento txuri-urdin se encuentra a prueba de bombas: “Cuando iba a Atocha soñaba con vestir esta camiseta alguna vez. La Real ha superado esos sueños con creces. Me llena de orgullo que canteranos se ilusionen con conseguir lo que he logrado. Es bonito llegar a esos números, señal de que he tenido mucha suerte, que los entrenadores han confiado en mí, de haber tenido pocas lesiones y de que soy mayor también”.

Entre sus mayores virtudes, restarse méritos: “Muchos jugadores han pasado su carrera en la Real. Para mí es muy bonito ver niños con mi número y mi nombre. Me siento orgulloso del trabajo hecho y los peques tendrán que ponerse otro nombre, pero iremos todos felices a Anoeta. La Real es el club en el que soñaba jugar y con eso está todo dicho. El mayor castigo que me podían poner mis aitas era no ir a Atocha. Ser el capitán en las últimas temporadas significa mucho. No soy el único que ha rechazado ofertas importantes de otros clubes”.

Su mensaje fue claro: “Tienen un ejemplo de que jugando en la Real toda su carrera pueden ser felices, les puede llenar, y no hace falta irse fuera para buscar cosas que tenemos en casa. No me cambiaría por ninguno de los que se han marchado”. Se mostró confiado en sus sucesores: “Veo jugadores que tienen un gran comportamiento, un gran perfil y que lo van a hacer muy bien. Tuve grandes maestros como Aranburu, Labaka o mis compañeros de generación Mikel González, Imanol, Markel, Charly… Éramos un grupo de amigos que hemos tomado decisiones y hemos tratado de defender al club como creíamos que debíamos hacerlo”. E ilusionado con el futuro: “Claro que me hubiera gustado ganar un título y lo digo plenamente convencido de que ese momento está cerca por la calidad de la plantilla”.

Como capitán también se ha ido ganando el respeto de todos: “Lo más importante es tratar de dar ejemplo. De nada sirve decir una cosa y hacer la otra. Quizás la comunicación no es mi fuerte, pero cuando he tenido que hablar lo he intentado hacer lo mejor posible. Habré fallado un montón, pero siempre con la mejor de las intenciones”.

Sus peores momentos: “El descenso y el no ascenso de Vitoria. Los mejores: el año de la Champions, la temporada pasada disfrutamos muchísimo, el día del debut fue cumplir un sueño también”. El tono era tan en pasado que Xabi, quien restó importancia a no haber debutado con la selección, tuvo que recordar que quiere volver a jugar ya: “Mi desafío ahora es curarme lo antes posible. Ahora mismo no me encuentro muy bien, pero confío en poder despedirme en el césped. Me gustaría despedirme contra el Leganés, jugando y ganando”.

Su futuro en el club no está definido ni concretado: “Ahora mismo pasa por que a las 19.30 tengo ondas de choque para recuperarme. A partir de ahí me gustaría disfrutar de unas vacaciones con mi familia. No me veo ni como entrenador ni como presidente. Hay muchos puestos, pero tampoco quiero estar en un sitio por haber sido jugador. Para estar en un lugar hay que valer, formarse y ya llegará el momento de tomar decisiones”.

El club todavía no le ha concretado una propuesta: “Hemos quedado para hablar. Aunque hoy -por ayer- sea mi despedida sigo siendo futbolista;espero disfrutar en el campo y a día de hoy mi único pensamiento es ese”.

Tócala otra vez, Xabi. El 10 no pudo contener las lágrimas al ser ovacionado por los presentes.

emotivo discurso de aperribay


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902