Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
VICTORIA

Cuánto talento desperdiciado

La Real también golea al Girona sin firmar una actuación espectacular, en lo que parece la diferencia verdadera entre los dos equipos, y pese a las bajas con las que se presentó al duelo

MIKEL RECALDE - Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

votos |¡comenta!
Aritz Elustondo acude a felicitar a Canales, autor del primer gol de la Real ayer contra el Girona en Anoeta.

Aritz Elustondo acude a felicitar a Canales, autor del primer gol de la Real ayer contra el Girona en Anoeta. (Foto: Ruben Plaza)

Galería Noticia

  • Aritz Elustondo acude a felicitar a Canales, autor del primer gol de la Real ayer contra el Girona en Anoeta.
  • Los jugadores de la Real forman una piña en la celebración de uno de los cinco goles que anotó el equipo al Girona, que venía con la revelación de la Liga

DONOSTIA. Es una pena. La Real golea con extraordinaria facilidad a Deportivo, Levante y Girona y apenas nos podemos alegrar. Más bien nos invade una sensación de rabia y frustración. Cuánto talento desperdiciado. Una temporada entera. Como si no fuera importante y tuviese su trascendencia en el tiempo. Más aún cuando las expectativas en verano estaban por las nubes. Los blanquiazules endosaron una manita al equipo revelación de la campaña sin despeinarse y con un once plagado de parches por las bajas. Lo peor de todo es que somos muchos los que pensamos que esa es la diferencia real que le separa de este tipo de conjuntos, sin restar el más mínimo mérito a los gerundenses. Y no se dice ahora, después de la paliza de ayer, porque en la ida, en Montilivi, los donostiarras también acreditaron ser mucho mejores que los locales, pero, en su habitual siesta de quince minutos, se quedaron sin una de esas victorias que les han ido dejando sin opciones de nada en la Liga.

Ayer, probablemente con menos fútbol porque no les hizo falta, se impusieron ante un rival que todavía contaba y creía en clasificarse para Europa. Así está siendo el deprimente año de la Real, que es capaz de arrasar a cualquiera que se le pone por delante salvo a los más grandes. Al menos, que sirva para recuperar el ánimo de una afición necesitada de alegrías.

Imanol volvió a confirmar que no le tiembla el pulso a la hora de hacer cambios. El técnico contaba con varias bajas importantes pero introdujo hasta seis novedades en el once. La más importante, su apuesta por Rubén Pardo, que no jugaba desde noviembre. Son cinco meses, demasiado tiempo para un futbolista con mucho talento que, en una temporada deprimente, podía y debería haber tenido muchas más oportunidades. No es normal lo que ha pasado, porque es un canterano que ha sufrido el choque de opiniones de Aperribay y Loren, que creen en él desde siempre, y de Eusebio, que no le quería ver ni en pintura. Al final, entre pitos y flautas, entre lo que hay que incluir que el futbolista no ha sido capaz de estar a la altura de las expectativas generadas, se ha desperdiciado con responsabilidad de todos un proyecto de estrella de los que no son fáciles que aparezcan en la cantera. Januzaj, que arrastra un déficit de rendimiento importante en el curso, en principio actuó de mediapunta, aunque no tardaría en caer a la banda, y Canales, que tiene un pie fuera de la Real aunque nunca lo haya confirmado por su boca, regresó al once en otra discusión debatible a falta de ocho etapas para el final. En definitiva, un técnico valiente en el caso de que, al margen de influencias, se decanta por arriesgar con tantas variantes.

Olabe dejó claro entre semana que el epílogo de la temporada tenía mucha importancia. Y al menos esta vez el equipo le respondió. Dos partidos desde la marcha de Eusebio y cuatro puntos, lo que se llama la media europea, con el añadido de no haber encajado un gol. Si fuimos muchos los que discutimos su conservador planteamiento en Eibar, hay que dejar claro que se debe firmar el empate en los duelos de fuera y asegurar los triunfos en los tres duelos que quedan en Anoeta.

MejoríaLa Real fue muy superior desde el primer minuto, en el que Januzaj, que fue un peligro constante para el Girona como en la ida, se encontró otra vez con Bono tras recortar en el área. El propio belga buscó la escuadra sin éxito antes de que Canales estrenara el marcador con un centro que se envenenó tras el intento de remate de Oyarzabal. Los locales eran infinitamente superiores y no paraban de generar peligro ante un adversario que emitió señales de desgaste tras su fenomenal campaña. El propio cántabro rozó el segundo en un chut cruzado;a Willian José se le escapó un cabezazo a centro de Kevin;y Moreno falló un gol increíble en el área pequeña con todo a su favor tras otro servicio de Januzaj. En el 34’ llegó el segundo con una asistencia de esas que valen el precio de la entrada, de Pardo desde la segunda línea, que Januzaj aprovechó después de sortear a Bono. ¿De verdad estaba solo para llevar balones y entrenar el riojano?

La única noticia en el ataque rojiblanco fue la lesión sin intervenir de Moyá, que tiene pinta de que se perderá varios duelos, porque, antes del entreacto, Bono firmó la parada de la tarde ante un remate a bocajarro de Oyarzabal en otro pase de Januzaj.

En la reanudación, la Real salió con su habitual empanada que tantos puntos le ha costado este curso. En plena acumulación de errores locales, Stuani rozó el recortar distancias, pero se encontró con un Toño que, aunque salió tarde, le cerró la portería. La entrada de Zurutuza por un agotado Pardo permitió a los realistas recuperar el control. El de Rochefort, en sus horas bajas, selló tres asistencias de gol para que Oyarzabal anotara un doblete y Juanmi viera de nuevo portería. Pim, pam, pum y a otra cosa. Vamos, lo que debería haber sido toda la temporada.

Y esto es lo que hay. La Real ha desperdiciado mucho talento a lo largo de toda la campaña, lo que ha provocado una enorme decepción y disgusto entre sus aficionados. La facilidad con la que consigue imponerse a rivales de mitad y de la parte baja de la tabla confirma lo que muchos sospechábamos. Ni la plantilla estaba compensada ni le han sabido sacar el máximo rendimiento. Al menos, la llegada de Imanol le está impidiendo que se deje llevar en este tramo final, lo que sería imperdonable. Ayer goleó al Girona y a ningún espectador de Anoeta le sorprendió que lo hiciera. En el fondo, pese a la alegría momentánea de tantos goles, todavía duele más.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

etiquetas: girona, real, talento, duelo


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902