Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Lastrado por un pésimo inicio

el delteco gbc encaja un 0-17 en los primeros tres minutos y medio y luego se lanza a por una remontada imposible frente al valencia, que metió 22 triples, récord en un partido de acb

Néstor Rodríguez Gorka Estrada - Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Jordan Swing, defendido por Erick Green ayer en Illunbe.

Jordan Swing, defendido por Erick Green ayer en Illunbe.

Galería Noticia

Jordan Swing, defendido por Erick Green ayer en Illunbe.

donostia- Ganar a un rival de talla Euroliga como es el Valencia, tarea que a priori se presentaba ya complicada, se convirtió directamente en imposible desde el mismo inicio. En apenas tres minutos y medio, y con más de 36 minutos por delante, un mundo, el encuentro estaba prácticamente decidido por un terrorífico parcial de 0-17 que dejó más que tocado al Delteco GBC. El equipo de Porfi Fisac saltó a la cancha falto de tensión, blando y fallón, y el Valencia, de forma totalmente opuesta: concentrado, intenso y, además, tremendamente acertado en ataque. Raro en un GBC que si algo ha hecho durante la temporada ha sido competir. Aunque también es cierto que su rendimiento está decreciendo en las últimas semanas, en las que se ha unido un evidente bajón con un calendario complicado. Todo se juntó ayer en una jornada para olvidar.

Al término del primer cuarto la desventaja era ya de 21 puntos (10-31) con un Valencia pletórico (8/11 en triples) y un GBC permisivo hasta la desesperación en defensa, otorgando casi en cada ataque tiros muy cómodos al equipo entrenado por Txus Vidorreta y Jaume Ponsarnau. Y en ataque, el único que anotaba era Kenny Chery, que metió los diez puntos locales en los diez minutos iniciales. En el segundo cuarto no llegó la necesaria reacción, ni siquiera cuando Jordan Swing, en un momento de inspiración, lideró un 8-0 que ajustó ligeramente el marcador: 31-47. Pero el Valencia seguía jugando a placer frente a un desconocido GBC y al descanso la desventaja era ya de 24 tantos: 31-55. Lo peor no era ir perdiendo, sino no competir ante un rival que, si bien es muy superior, llegaba a Illunbe cansado tras jugar el viernes en Euroliga y con varias bajas.

parcial de 13-0En la reanudación mejoró el Delteco GBC, algo que consiguió subiendo considerablemente el nivel en defensa. Eso, unido a la relajación visitante y al acierto de Clark y Chery, artífices de un parcial de 13-0, logró poner un esperanzador 46-58 en el marcador. A quince minutos de la conclusión, Illunbe soñaba con la épica, pero Rafa Martínez, muy acertado durante toda la tarde, se encargó de abrir brecha de nuevo y al término del tercer cuarto el 54-70 volvía a poner el duelo más que cuesta arriba. Algunos fallos en ataque y la escasísima presencia de Norel impedían al GBC asustar al Valencia.

Se llegó a poner a nueve el equipo de Porfi Fisac, que tiró de Oroz -con diferencia el mejor en labores defensivas-, de Fakuade y hasta de Beraza para dar consistencia a su equipo. Una canasta de Agbelese tras rebote ofensivo situó el 66-75 a falta de seis minutos para la conclusión. Fue el momento en el que más cerca estuvo el conjunto guipuzcoano del Valencia. Un tiro fácil fallado por Swing y una pérdida de Salvó alejaron la esperanza de remontada, enterrada definitivamente con un triple de Doornekamp que significó el 71-84. A partir de ahí, a tres minutos del final, el Valencia se dedicó a tratar de batir su propio récord de triples en un partido, que logró hace dos años en Illunbe, cuando metió 21. Pues bien, ayer se fue hasta los 22 gracias a otro acierto de Doornekamp. En total, los de Txus Vidorreta tiraron 37 veces desde más allá de 6,75 y metieron 22. Una barbaridad. Su acierto fue tremendo, pero las facilidades que se encontró, también. El GBC no mordió en defensa y eso, ante un rival tan fuerte, significa no solo la derrota, sino un marcador abultado.

La semana de tres partidos, por tanto, no empezó nada bien para los de Fisac, que el miércoles visitan al Tenerife para recibir el próximo domingo al Obradoiro en Illunbe. La situación sigue siendo cómoda en la clasificación -tres victorias de renta sobre el descenso-, pero el GBC ha perdido chispa en su juego. Incluso sorprendió la actitud en general poco guerrera de los jugadores cuando se pusieron a nueve. Urge recuperar la intensidad y el buen juego para ganar cuanto antes un par de partidos, evitar así cualquier susto y rematar una temporada que estaba siendo muy buena y que no merece ser emborronada en estos dos últimos meses.

26ª jornada


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902