Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Raúl Pérez Iratxeta director del museo naval

“Es difícil que la sociedad consuma cultura que no demanda;el Museo Naval debe ajustarse a ella”

Raúl Pérez Iratxeta accedió con su nuevo equipo a la dirección del Museo Naval hace nueve meses, con la intención de darle un nuevo giro al centro

Una entrevista de Harri Fernández Fotografía Esti Veintemillas - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Raúl Pérez Iratxeta

Galería Noticia

Raúl Pérez Iratxeta

donostia- Un nuevo enfoque para el centro, un nombre distinto, renovación de sus instalaciones... El nuevo equipo del Museo Naval llegó a su dirección hace nueve meses con ganas de darle un nuevo rumbo al proyecto. Su director, Raúl Pérez de Iratxeta, hace balance de estos meses para NOTICIAS DE GIPUZKOA. Asegura que los cambios que están aplicando están “teniendo efecto”.

La nueva dirección del Museo Naval lleva ya nueve meses gestionando el centro. ¿Cómo valora este tiempo?

-Hacemos un balance positivo. Poco a poco los cambios que estamos implementando están teniendo su efecto. Estamos construyendo una personalidad nueva para el museo. Es evidente, una nueva dirección implica un nuevo perfil. Estamos haciendo un cambio en cuanto a las políticas culturales del museo. Nuestra acción comunicativa es mucho más intensa y creemos que estamos teniendo una presencia importante en la ciudad y en el territorio. Internamente estamos haciendo otros trabajos que no se ven tanto: labores de gestión, organización y procesos de calidad.

¿Cuántas exposiciones han llevado a cabo hasta la fecha?

-Han sido cinco, en nueve meses. Pero nuestra actividad no acaba ahí. Hemos hecho siete talleres familiares;un taller de formación para guías turísticos que funcionó muy bien, vinieron 50 profesionales del sector;hemos programado doce conferencias tanto en el museo como en todo el territorio;seis presentaciones culturales, desde libros y conciertos hasta festivales...

Afirma que “una nueva dirección implica un nuevo perfil”. ¿En qué se sustenta el nuevo modelo que quieren aplicar?

-Estamos redactando el nuevo proyecto museológico, que presentaremos en unos meses, en el que se marcan las líneas estratégicas para el museo para los próximos seis años. En el mes de octubre y noviembre del año pasado hicimos un proceso participativo que estamos ultimando de cara a presentarlo en breve. Como digo, ahí se marcan las líneas estratégicas en el ámbito cultural, expositivo, de dinamización y pedagógico. También estableceremos las estrategias de relaciones del museo hacia la ciudadanía y hacia el territorio, además de las de proyección internacional de las actividades.

¿Cuál es el modelo de museo que le gusta a Raúl Pérez Iratxeta?

-Un museo lo más abierto y social posible. Queremos trabajar la labor social del museo, es muy importante para nosotros. Deseamos que este museo pueda ser la puerta de entrada para el conocimiento y el acercamiento al patrimonio marítimo vasco.

Los anteriores gestores dedicaban mucha labor a la investigación y a su publicación. ¿Continuarán ustedes con esa dinámica?

-Todos los proyectos culturales que hagamos, todas las exposiciones, los talleres, las actividades... llevan una parte de investigación. El museo tenía una tradición de investigación y de publicación, que nosotros no tenemos. Reconozco y pongo en valor el trabajo que hizo el equipo directivo anterior;es algo que nosotros tenemos que saber aprovechar y utilizar, pero ahora nos orientamos más a la divulgación y a acercar lo máximo posible el museo a la ciudadanía.

¿Hay poco interés por la tradición marítima vasca?

-Más bien creo que lo que ocurre es que Donostia, afortunadamente, tiene una oferta cultural muy rica, muy diversa y muy presente todos los días. Si propones proyectos culturales con toda la oferta cultural que tiene la ciudad, puede que pases desapercibido. También ocurre que hoy en día los modelos de comunicación y de consumo de ocio se dan con teléfonos, tabletas y soportes online, y también son una competencia para cualquier equipamiento cultural.

Cuando accedió a la dirección, mostró la voluntad de llegar al mayor público posible. Dice que ya se notan los resultados de los cambios. ¿Ha aumentado el número de visitantes?

-Hemos notado un incremento del 15% respecto a las cifras del año pasado. Cuando entramos nuestro objetivo era intentar triplicar las visitas para 2019, eso no ha cambiado. No obstante, para nosotros el número de visitas es importante, pero hay que empezar a desmitificar las cifras y comenzar a tomar en cuenta otros indicadores. Queremos añadir nuevas herramientas que midan la calidad del servicio en cuanto a oferta, al grado de satisfacción... Para ello, estamos implementando un sistema de encuestación y de minería de datos para poder medir qué quiere la sociedad. Es muy difícil que esta consuma cultura que no demanda. Es más fácil que nosotros nos ajustemos y desarrollemos los proyectos culturales que demanda la sociedad. Además, el estilo de la comunicación que hagamos debe adecuarse a los distintos perfiles de públicos objetivos. Estamos haciendo una labor muy importante en identificar las audiencias y en adaptarnos a ellas.

¿A qué cantidad de visitas se refiere con ese incremento del 15%?

-Nosotros no registramos visitantes por días como otros museos, sino por meses. Hemos incrementado unas 400 personas este mes, con respecto al mismo periodo de 2017.

¿Un museo como el Naval es o debe ser rentable?

-La cultura si se consume siempre tiene una rentabilidad, si no es deficitaria. No es un gasto, es una inversión. Al ser un museo público debe tener una vocación también pública y social.

Dentro de los cambios que querían aplicar se encuentra la reforma del edificio.

-Ya hemos empezado. El edificio no reunía las mejores condiciones de confort y accesibilidad para los visitantes. Está previsto hacer un proyecto de remodelación del edificio que probablemente se iniciará en octubre. Antes ya hemos hecho una serie de intervenciones, incluso, para mejorar la dotación actual. Hemos remodelado el espacio de la entrada, hemos habilitado dos ventanas en la primera planta y hemos abierto un portón trasero en la planta baja para hacer esta más permeable, para que sea como un escaparate del centro. El culmen de la remodelación será en octubre. La instalación de un ascensor será el elemento más destacado de esta remodelación.

¿Cuánto durará la obra?

-Espero que dure poco, entre tres y cuatro meses en los que el museo estará cerrado. Cambiaremos nuestra ubicación de trabajo pero la actividad del museo no parará, seguirá desarrollando proyectos, haciendo actividades fuera de este y programando en otros espacios.

En su día también anunciaron que cambiarían el nombre del Museo Naval por el de Museo Marítimo Vasco. ¿Aprovecharán la obra para cambiar las rotulaciones?

-He comentado que estamos redactando el proyecto museológico y cuando lo presentemos se hará con el nuevo nombre. Estamos trabajando ya en la marca. En el proceso participativo que llevamos a cabo también preguntamos cómo debía llamarse el centro y ya tenemos identificada una marca en la que estamos trabajando.

Entonces, ¿no se va a llamar Museo Marítimo Vasco?

-Estamos trabajando en la marca, que todavía no podemos desvelar. Presentaremos el proyecto museológico, el nombre y el nuevo logotipo.

Recientemente han inaugurado una exposición en colaboración con Albaola, ¿cómo quieren que sean las interacciones con otros centros del territorio?

-Creo que deben ser relaciones intensas, beneficiosas mutuamente y así lo están siendo. En el caso del espacio Lonja que hemos habilitado en la planta baja del museo, se trata de un área dinámica que pretendemos que sea una caja de resonancia del proyecto que está desarrollando Albaola en Pasaia. Este tiene el apadrinamiento de la Unesco, y eso lo convierte en un hecho único y nos queríamos sumar a ese proyecto. Además, consideramos que recoge muy bien muchas aristas o perspectivas que tiene el patrimonio marítimo vasco. A partir de la nao San Juan se puede explicar muy bien cómo es la tecnología naval, los sistemas productivos, la caza de la ballena, la gastronomía de la época... Es una manera muy fácil de que este museo sea la puerta de entrada al patrimonio marítimo vasco a través del proyecto de la Lonja.

¿Y además de Albaola?

-Con el Aquarium tenemos una relación magnífica y estamos desarrollando proyectos conjuntos de tipo cultural y social. El año pasado desarrollamos el proyecto de Kontxa 1917, que volveremos a organizar este. Con San Telmo también tenemos relación, al tiempo que pertenecemos a la red de museos de la ciudad. También queremos empezar a trabajar y a mirar hacia el interior de Gipuzkoa. Entendemos que lo marítimo no solo está en la costa, sino que también está en el interior. No solo queremos tener relación con equipamientos culturales, sino también con instituciones públicas y privadas.

¿Tienen alguno ya concretado?

-Estamos trabajando con Getaria muy intensamente con el proyecto de Elcano. En Pasaia haremos nuestra aportación al Festival Marítimo de Pasaia. Vamos a organizar un Congreso con la Red Imperial y con la UPV/EHU, que tendrá lugar en Pasaia. Con Mutriku hicimos una colaboración para el Palacio Arrietakua... Con diferentes localidades estamos intentando identificar proyectos conjuntos para intentar que el museo sea un catalizador, un colaborador, un impulsor del patrimonio marítimo vasco.

¿Han querido también dar una vuelta al modelo expositivo?

-Tanto al modelo expositivo como a la funcionalidad de los espacios. Ya hemos hablado de la planta de abajo, de ese espacio dinámico. En la primera planta se encuentra el área donde se ubicará la exposición principal con la que trabajemos. Siempre son producciones propias. A su vez, hemos recuperado y consolidado la ganbara, la buhardilla, como un espacio expositivo permanente. Nos parece una zona muy interesante, de recogimiento, que tiene una atmósfera especial. Esa distribución funcional va también acorde con el diseño del proyecto museológico.

las claves

“El modelo de museo que me gusta es el que es lo más abierto y social posible, es algo muy importante para nosotros ”

“Pongo en valor el trabajo que hizo el equipo anterior, pero ahora nos orientamos a acercar lo máximo posible el museo a la ciudadanía ”

“Hay que empezar a desmitificar las cifras de visitantes y comenzar a tomar en cuentra otros indicadores”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902