Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

Atentado cultural

Por Adolfo Roldán - Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jaifa, en el norte de Fuerteventura, era la montaña mágica de la población maxie, aborigen de la isla, anterior a la llegada de los españoles. La cantidad y variedad de las manifestaciones rupestres podomorfas, las acumulaciones de piedras hincadas de carácter tumular y circular, los depósitos de huesos humanos, y el conjunto de vasijas con decoraciones punteadas y dos ídolos, convierten el lugar en uno de los enclaves arqueológicos más importantes de Canarias. Jaifa, según las últimas investigaciones, era un lugar de culto de los habitantes indígenas. Allí se reunían para trazar rayas, juegos, para organizar actos culturales y despedir a sus muertos. Además de siluetas de manos, pies, figuras humanas y de animales, se han encontrado numerosas palabras escritas de los dos alfabetos que se utilizaban en la isla: el líbico-bereber y el líbico-canario. De este último, los lingüistas canarios han logrado desentrañar a lo largo de 35 años de investigación. Cientos de palabras que forman parte de la Memoria histórica de Fuerteventura. Pues bien, ayer se supo que unos desconocidos, amparados en el anonimato, subieron al Monte Jaifa y pintaron sobre los restos arqueológicos una bandera española. Yo no creo que se trate solo de “unos vándalos” como señalaban algunos periódicos digitales del archipiélago. Más bien opino que es un signo de esa corriente recentralizadora, nacionalista española que impera hoy en el Estado. Unos gamberros, pueden dejar sus iniciales, nombres, fechas de visita, etc. Una bandera es una manera de reafirmar aquel lema franquista: “¡Una, Grande y Libre!”, que vuelve a resurgir. No es este el único atentado contra la cultura aborigen de Canarias. Según nos cuentan, Fuerteventura ha sufrido diversos ataques a su patrimonio histórico y arqueológico, afectando a Jaifa, a la Montaña Tindaya, y a la estación de grabados de Los Risquetes. Se desconoce si en las otras acciones de expolio y agresión había intencionalidad política, pero es indudable que se trataba de atentados culturales.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902