Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Diego Cuartero Argentino afincado en Zumarraga

“Me he acostumbrado a la carne poco hecha y en época de sidrería me vuelvo loco”

El argentino Diego Cuartero regenta el bar Berit de Urretxu y la cafetería Txindoki de Zumarraga. Se ha integrado tan bien que se ha pasado a la carne poco hecha

Asier Zaldua - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Diego Cuartero

Diego Cuartero

Galería Noticia

Diego Cuartero

zumarraga- ¿A qué se dedicaba en Argentina?

-Me encargaba de hacer estudios de mercado para una multinacional. Viajaba por la provincias de Argentina haciendo un control de los precios.

¿Cuándo y por qué vino a Europa?

-Vine en 2007. Mi padre vivía aquí desde el año 2000. Me había propuesto varias veces venir, pero no lo había hecho porque no quería alejarme de mis tres hijos. En 2007 mi situación laboral empeoró y decidí probar suerte. Vine directamente a Legazpi, donde vive mi padre. Empecé a trabajar en Metálicas Ezkio y al poco también en el bar Berit de Urretxu. En 2009 volví a Argentina creyendo que la cosa había mejorado, pero no era así. Volví en 2010 y trabajé en la empresa Riza y en el bar. Después me surgió un trabajo de educador social y dejé la fábrica. En 2012 se cerró el piso en el que trabajaba de educador social. Surgió la oportunidad de coger el bar y lo cogí con un compañero: Javi.

¿Qué le parece Euskadi?

-Cuando vine me dijeron que la gente era muy cerrada y que me iba a costar mucho hacer amigos. Mi padre es educador social y conocía gente de aquí. La familia Lasheras (Ritxi, Agurtzane, Nekane, Amaia y sus parejas) me ha ayudado mucho. Son mi segunda familia. Gracias a ellos y al trabajo del bar he conocido a mucha gente. Me siento como en casa. Dicen que los vascos son cerrados, pero yo digo que no.

¿Le gusta cómo se vive aquí?

-Me fui a Argentina en 2009 y en 2010, a la hora de volver, no lo dudé. Lo más duro es tener a mis hijos allí. Gracias a Dios, ellos me apoyan mucho desde allí y la gente de aquí me lo hace más fácil.

¿Hay algo de la manera de vivir de aquí que le llame especialmente la atención?

-Allí no existe el poteo. Vas a un bar y pasas toda la noche en él. El moverse de bar a bar me llamó mucho la atención. Por otro lado, en Argentina se estila mucho ir a comer a casa de alguien. Creo que aquí se disfruta mucho más de la vida. La calidad de vida es muy buena.

En Argentina se come mucha carne y muy buena, pero muy hecha. ¿Qué le parece el modo en el que se hace la carne aquí?

Las sidrerías me encantan. La primera chuleta la comí en el bar Kortaberri de Zumarraga y la mandé hacer de nuevo. No podía comer una carne tan poco hecha. Ahora, en época de sidrería, me vuelvo loco. Me he acostumbrado a comer la carne poco hecha.

¿Saben sus amigos de Argentina que ahora come la carne poco hecha?

-Les digo que la carne poco hecha es muy rica, pero les causa impresión. No la quieren probar. Me dicen que estoy loco.

Como a todo buen argentino, le gustará el fútbol.

-Me encanta el fútbol. Soy un fanático. Veo todos los partidos que puedo.

¿De qué equipo es?

-Soy del Barcelona y después de la Real. Era del Barça antes de que debutara Messi: por Riquelme, por Maradona...

¿Suele ir a Anoeta?

-Siempre que puedo. Habré estado ya unas 20-25 veces. Mi jugador favorito de la Real es Xabi Prieto. Muy pocos jugadores tienen tanta calidad como él. Me gustó desde el primer día.

2018 es año de Mundial. Estará ya con el colmillo afilado...

-Ya he conseguido una bandera de Argentina y transformaré el bar Berit en una embajada de Argentina. Hace cuatro años nos reunimos muchos seguidores de Argentina. Espero que este año ganemos el Mundial. Messi se lo merece.

Acaba de coger el bar Txindoki.

-Si quieres que te diga la verdad, lo conocía solo de nombre. No había probado nunca sus famosos tigres. Sabía que era un bar histórico y muy popular y cuando se me presentó la oportunidad de cogerlo, no lo dudé. Eso sí, tengo un trabajo muy difícil: mantener lo conseguido por la familia de Joseba tras muchos años de trabajo. La gente está muy acostumbrada a esa familia y se les hace raro encontrar a otra persona detrás de la barra. Pero estoy muy contento. Es un trabajo muy distinto al del bar Berit: aquí servimos muchos desayunos, mucha gente viene de paso... En el Berit, en cambio, tenemos mucha gente que va todos los días.

¿Qué le comentan los clientes del Txindoki?

-Creo que hemos caído bien y la gente está contenta. Entrar a un lugar en el que una familia ha estado durante tantos años me daba un poco de vértigo, pero de momento las sensaciones son muy buenas.

Su txoko guipuzcoano favorito. Donostia. Me encanta ir a la Parte Vieja a tomar unos pintxos y unos vinos. En verano también voy a la playa. Cada vez me gusta más. Vuelvo enloquecido.

Una fiesta. La Semana Grande de Donostia.

Un paisaje idílico. El ratón de Getaria.

Un monte. Aizkorri.

Una playa. La de Zarautz.

G

ipuzkoando


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902