Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
A por ellos

La oportunidad de su vida

Por Mikel Recalde - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Mikel Recalde.

Mikel Recalde.

Galería Noticia

Mikel Recalde.

El fútbol es efímero y cruel. El paso del tiempo ya casi nunca hace demasiada justicia, simplemente porque no importa mucho lo que se quedó atrás. Eres tan bueno como has jugado la semana anterior o tan buen entrenador como funcionó tu equipo la última jornada. Y en esto, en la inmediatez, en la exigencia de los resultados, somos responsables todos los que, en cierto modo, formamos parte de este circo. Como es lógico, los dirigentes, directores deportivos y secretarios técnicos siguen tratando de huir de los planteamientos cortoplacistas, algo que me parece lógico dado que cualquier proyecto necesita algo de tiempo para cuajar y asentarse, lo que desgraciadamente nadie le concede o permite. Todavía recuerdo cuando renovó por dos temporadas más Eusebio, en pleno apogeo de su éxito inicial en la Real. No fuimos pocos los que pensamos que, tal y como está el fútbol, era excesivo. Hoy en día nunca sabes lo que te puede esperar al doblar la esquina desde el día en el que este apasionado deporte vendió su alma al diablo y pasó de ser un inigualable espectáculo para muchos a un millonario negocio, presa de la dictadura, permitida por los clubes, de las televisiones, cuyo dinero copa la mayor parte de sus desfasados presupuestos. Hasta que la gallina deje de dar huevos de oro, claro. Ese día, cuando se recupere del susto y si tiene su anhelada reforma del estadio finiquitada, pocos equipos estarán mejor preparados que la Real. Pero son meras suposiciones.

El día de furia en Anoeta se saldó con el despido del entrenador y de Loren. No deja de ser curioso que, en un ejemplo de cómo funcionan las cosas en la actualidad, cuando tocamos fondo nuestro club se hubiera convertido en una fuente de noticias habitual en los telediarios, algo que sin duda aborrecíamos pese a que para quienes hemos vivido fuera de Gipuzkoa siempre resultaba atractivo que apareciese el escudo de tu equipo al lado de la cabeza del presentador. Cómo habrá cambiado la cosa que nuestro particular Domingo Sangriento, después de que la víspera ante el Getafe la grada explotara y mostrara, sin exageraciones, su disconformidad y decepción con la temporada, y la guillotina se llevara por delante las cabezas de dos de las personas con más peso en la entidad, apenas tuvo relevancia para los medios de fuera de Euskadi. Y eso que esas mismas televisiones son las que pagan el 80% de nuestro estratosférico presupuesto. Así funcionan las cosas.

Al tema. Creo que la de Eusebio era la crónica de una muerte anunciada. El problema es que se demoró demasiado. El devenir de los acontecimientos de esta frustrante campaña provocó que la última bala para maquillarla fuese la eliminatoria de Salzburgo. Clamaba al cielo que, viendo la depresión que arrastraba el equipo, no se buscase un último revulsivo antes de aquel envite ya de infausto recuerdo. Y el que pagó con su puesto ese retraso, probablemente como la gota que colmó un vaso que ya estaba lleno desde hace mucho, fue Loren. No pienso hacer leña del árbol caído. El fútbol es fugaz y pasarse nueve años como director deportivo, ajeno a análisis que costaron el puesto a muchos de los que trabajan con él, es una salvajada de tiempo. Me parecen respetables los que defienden de forma vehemente su labor. Yo, sin embargo, creo que para analizar su legado hay que poner en una balanza sus grandes aciertos y sus grandes errores, sin obviar unos y otros, porque los ha tenido de todos los colores, ya que, si no se hace, no me parecería un juicio justo ni coherente. Poco más que comentar sobre su salida. Muchos aventuran que el paso del tiempo seguro que otorga un mayor mérito a su labor, algo que no descarto para nada. Pero mi opinión es que lo que debería provocar el transcurrir de los meses es que él mismo llegue a sentirse un auténtico privilegiado porque, por mucho que ahora, como siempre sucede cuando alguien de peso sale de forma precipitada del club, le asciendan a los altares;la mayor parte de la afición no comulgaba con su trabajo ni su forma de ser.

Mi concepto del éxito en el fútbol está condicionado por las expectativas y las posibilidades reales de un grupo. Al margen de errores en los fichajes, lo más doloroso para mí es que cada vez que tocó el cielo no fue capaz de dar ese salto de calidad, ambición y exigencia para ser aún mejor. Sí, ya sé que Aperribay no tarda en sacar esas estadísticas que cuida mejor que mi querido Alfredo del Castillo en esos cuadernos incomprensibles llenos de colores que parecen de un preescolar con los que se presenta en todas sus tertulias en las que dice que la Real casi nunca ha sido competitiva mientras juega en Europa. Pero, caray, igual es el siguiente reto que debería de haberse planteado, en vez de protegerse con una excusa de perdedor.

Yo no discuto que Loren haya trabajado mirando siempre a Zubieta, lo cual nos gusta y enorgullece a todos porque las señas de identidad de nuestra Real son esas. Y soy plenamente consciente de que el filial de Imanol y el C están firmando sendos cursos de sobresaliente, pero el fútbol de hoy en día exige a los mejores y hace tiempo que había que agitar el árbol para elevar el listón de la exigencia. Para alejar al club del conformismo y de ese poso como de cierta tristeza que le acecha de forma cíclica. No conozco la forma de actuar de Olabe, pero tengo relación con muchos exjugadores y entrenadores que han trabajado con él y solo me han dicho palabras buenas e ilusionantes. Ahora bien, déjenle obrar. Que de verdad haga y deshaga a su manera. Si es cierto que creen tanto en sus posibilidades, pongámonos en sus manos y ya dentro de unos meses comencemos a evaluar su trabajo. Porque tiene ADN Real, como lo confirma que ha abandonado agobiado un proyecto que le ilusionaba en cuanto recibió su llamada, no se va a salir de su filosofía, cuenta con mucha experiencia, es independiente y no está maleado, y, como acreditó, no le tiembla el pulso si tiene que bajar al barro. Encima estoy convencido de que va a modernizar y dar un empujón a las tuberías de nuestro ya de por sí estupendo vivero. Buena suerte, empiezas de muy abajo, tienes mucho territorio por conquistar. Todo tuyo. No desaproveches la oportunidad de tu vida.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902