Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Arte sacro con desechos

La basílica de Santa María de Donostia acoge la exposición ‘Libros’ de Xabier Egaña, una muestra con una decena de piezas desarrolladas con material reciclado.

Un reportaje de Harri Fernández. Fotografía Javi Colmenero - Martes, 27 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Al fondo ‘Crucifixión Andetxa’, de Juan Ayesta.

Al fondo ‘Crucifixión Andetxa’, de Juan Ayesta.

Galería Noticia

Al fondo ‘Crucifixión Andetxa’, de Juan Ayesta.Xabier Egaña y Edorta Kortadi, ayer.‘Euskararen eguna’, ‘Cristo dislocado’ y ‘Cristo de Grünewald. La luminosidad de la tortura’, en la exposición ‘Libros’ de la basílica de Santa María, en Donostia.

La cruz de alabastro de Eduardo Chillida, situada bajo el Coro de la basílica de Santa María de Donostia, se encuentra estos días acompañada por otras dos, a derecha y a izquierda, en una composición que podría sugerir la imagen del Gólgota. Estas dos piezas pertenecen a la nueva exposición temporal que acoge el templo y que está comisariada por el director del Museo Diocesano de Donostia, Edorta Kortadi. Además de las dos cruces, otras diez obras pequeñas completan la muestra, unas piezas que sintetizan la exhibición Librosde Xabier Egaña, autor de larga trayectoria que ya en 1979 fue el encargado de los murales que decoran las paredes del Camarín de la Virgen del Santuario de Arantzazu.

Esta exposición de arte contemporáneo se caracteriza por arte brut o povera, es decir, la reutilización de materiales marginales para la creación de las obras. Troncos, clavos, cruces desechadas o rotas, libros, bayonetas, cuchillas, un zapato viejo... Son estos y otros los materiales que ha usado Egaña para llevar a cabo sus trabajos. Kortadi reconoció ayer que, durante la fase de montaje de la exposición, lo innovador de los trabajos “ha chocado” con el público que visita la basílica y el Museo Diocesano.

No obstante, el también crítico de arte de este periódico considera que es muy importante que “los artistas del siglo XX y del siglo XXI se atrevan a reelaborar temas que son cruciales en el arte cristiano, como la cruz o los libros sagrados, que en todas las culturas han tenido un papel predominante”.

A la derecha de la Cruz de Chillida se encuentra una versión de Egaña del Homenaje a Grünewald, subtitulada como La luminosidad de la tortura.Esta cruz, desarrollada en 1985, es un recuerdo a la obra magna de Mathias Grünewald, uno de los autores “dramáticamente religiosos más interesantes” que han existido a juicio de Egaña. “El drama no solo quiere amargar, endurecer y destruir, eso también, pero porta dentro de sí una especie de luz que no es fácil de ver, es más fácil de sentir, pero hay que asomarse a verlo con humildad, cariño y tiempo”, explicó el artista.

La otra cruz que se expone ha sido elaborada por Juan Ayesta, reconocido por ganar en dos ocasiones el Certamen de Artistas Noveles en Gipuzkoa a principios de los ochenta, con materiales también reciclados recogidos de las playas. Es la primera vez que se expone en público Crucifixión Andetxa de Ayesta, obra de las sinergias surgidas en la interacción con Egaña, mientras este realizaba su trabajo muralístico en la Iglesia San Miguel de Anteza de Vitoria.

Ayesta comentó que más allá del motivo religioso, su obra representa el “sufrimiento universal”. “Es tétrica, es trágica... Te sugiere cosas para invitar a la reflexión sobre el sufrimiento humano”, aseguró, al tiempo que Egaña apostilló sobre la cruz de su compañero que “también tiene un punto de luminosidad”, estableciendo así un paralelismo entre las dos obras.

la reutilización del libroAdemás de las dos cruces, el corpus de la exposición se sustenta en las piezas de Egaña elaboradas con libros. Esta muestra ya se programó en 2014 en Aran-tzazu y para la de Donostia se han escogido una decena de obras del total de 20 que produjo el artista.

Este, visiblemente emocionado, habló de que con su trabajo ha buscado crear “una realidad nueva”. “Deshacer para volver a hacer”, explicó. En este sentido, con un profundo respeto hacia los escritores que elaboraron las obras, Egaña los ha “manipulado” y los ha “cruzado conceptualmente con otros elementos” para provocar un “cortocircuito visual” que despierte la curiosidad del espectador.

El autor ha utilizado los libros que ha recopilado durante 30 años y que guardaba en su taller para ejecutar sus piezas: “Deseaba mostrar algunos de mis sentimientos con los libros desde el lenguaje plástico. Hijos de una gris nostalgia que hoy aparecen como muestra de infinidad de sensaciones”.

Algunas piezas las ha colocado sobre hormigón, otras las ha atravesado por una bayoneta, y también hay alguna que ha encerrado bajo una alambrada, “simbolizando la cantidad de alambradas que incomunican al ser humano”.

Quien asista a la basílica de Santa María -disponible hasta el 25 de junio- encontrará también un homenaje al cuadro Las botasde Vincent Van Gogh, reinterpretado en este caso con un zapato viejo sobre un libro.

Las esculturas tienen, asimismo, un punto polémico, si bien es cierto que no es la voluntad de Egaña crear ofensa, demuestra su sentimiento de que “algo no está” como le gustaría. El autor se refiere a la obra llamada Euskararen eguna(Día del euskera), muestra un libro en euskera tapado por unas banderas españolas, sacadas de un antiguo saco de correos. “Me imagino que mucha gente se puede sentir ofendido porque ve la bandera española y otros dirán que ya era hora que alguien dijese que la bandera española tapa el euskera”, comentó el autor, quien incidió en que en esta obra se vuelve a hablar del problema de las “comunicaciones”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902