Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Soy un adicto al trabajo”

chery personifica el buen momento del gbc gracias a su media de 18,4 puntos en los siete últimos partidos

Néstor Rodríguez Gorka Estrada - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Kenny Chery, defendido por el donostiarra Darío Brizuela en el GBC-Estudiantes del pasado domingo en Illunbe.

Kenny Chery, defendido por el donostiarra Darío Brizuela en el GBC-Estudiantes del pasado domingo en Illunbe.

Galería Noticia

Kenny Chery, defendido por el donostiarra Darío Brizuela en el GBC-Estudiantes del pasado domingo en Illunbe.

donostia- Si hay algún jugador que, además de Henk Norel, está brillando con luz propia estas últimas semanas en el Delteco GBC, ese es Kenny Chery. Y eso que al pequeño base canadiense (nació en Montreal el 24 de enero de 1992) le costó empezar a mostrar todo su talento. Durante la pretemporada sufrió primero una luxación en el codo derecho y luego en el izquierdo, lo que hizo retrasar su puesta a punto y provocó que se perdiera los dos primeros partidos ligueros. Y, a su regreso a la cancha, no acababa de encontrar su sitio en el juego del equipo, hasta el punto de que a principios de diciembre su continuidad no era segura, tal y como reconocía sin tapujos Porfi Fisac.

A su irregularidad en la cancha había que añadir su condición de extracomunitario. Canadiense de nacimiento, su madre es de Haití y su intención era conseguir dicha nacionalidad para ocupar plaza de Cotonou. Sin embargo, los papeles no llegaban y el club se pensó seriamente cortar su contrato (podía hacerlo gratis hasta el 15 de diciembre) para fichar a otro jugador exterior. Pero la historia ha cambiado radicalmente. Chery ha pasado de estar en la cuerda floja a ser un jugador fundamental, el eje sobre el que se mueve el ataque del GBC. Ahora los papeles de Cotonou dan igual. Importan más su velocidad, su explosividad, su capacidad para romper defensas y los 18,4 puntos que promedia en las últimas siete jornadas, una cifra que no está al alcance de cualquiera. A eso añade 3,4 rebotes (pese a sus escasos 180 centímetros de altura) y 2,4 asistencias.

“Estoy muy contento, la verdad. El entrenador me da libertad, me deja disfrutar y el estilo de juego del equipo me viene bien”, comenta a este periódico Chery, que tiene fama de trabajar duro. “Soy un adicto al trabajo”, comenta utilizando la expresión inglesa gym rat, que se refiere a una persona que dedica mucho tiempo a su preparación física. “Me encanta entrenar y cuidarme. Ahora, después del entrenamiento, voy a casa a comer y luego subo a Illunbe a tirar, hacer estiramientos o hacer pesas. Lo que sea para estar listo para el partido. Nadie te regala nada, así que hay que trabajar duro”, comenta quien fuera MVP de la ACB en la 18ª jornada. “No pienso en las estadísticas”, asegura, “sino en lo que he hecho bien o mal, para mejorarlo al día siguiente, y en ganar partidos”.

Su escasa altura para la elite no es ningún problema para Kenny Chery: “He oído tantas veces eso de que soy demasiado bajo...”, se ríe antes de contar sus inicios en el baloncesto: “De pequeño jugaba a fútbol y no empecé con el baloncesto hasta los catorce años. Me animó mi hermano mayor, que jugaba a basket. Sinceramente, creo que era mejor a fútbol que a baloncesto y la gente me decía que siguiera con el fútbol, que era bueno y que para el baloncesto era demasiado bajo. Así que trabajé duro para demostrar que podía conseguirlo. Fue un riesgo, pero estoy contento con la decisión que tomé”.

Tras su periplo universitario, la primera experiencia de Chery en Europa fue en el Alba Fehervar húngaro, desde donde dio el salto al Betis. La experiencia en el club andaluz, sin embargo, no fue nada positiva. De hecho, fue cortado las últimas jornadas, en plena debacle colectiva. “La temporada pasada fue muy difícil. No tuve la oportunidad de mostrar mi talento, fue muy frustrante”, reflexiona: “Era mi segundo año en Europa, no jugué mucho... le di vueltas a la cabeza. Pero al final fue un año de aprendizaje, así que, en cuanto me llamó el GBC, dije que sí. El mismo día que me hice la oferta, acepté. Quería demostrar a la ACB qué clase de jugador soy”.

la “química” del vestuarioSi bien sus puntos están resultando fundamentales para entender el dulce momento de juego y resultados que atraviesa el GBC, Chery destaca la “química y unión” que hay en el vestuario, confirmando lo que comentó Bully, el ayudante de Fisac, en una entrevista a este periódico, en la que aseguró que el actual es “el mejor” vestuario en la historia del club. “No me sorprende que Bully dijera eso”, comenta el base canadiense, “porque estamos disfrutando. Tras cada entrenamiento estamos media hora o una hora hablando, riéndonos y haciendo planes. Es algo fantástico, porque no se trata solo de basket, son amigos para toda la vida”.

Chery ahonda en esta idea: “Estamos unidos. Tenemos mucha gente joven y otros como Henk Norel, Dan Clark o yo que ya conocemos la ACB. Todos entendemos nuestro papel. Creo que estamos sorprendiendo a mucha gente, pero es que los demás no entienden la química que tenemos dentro del equipo”.

El GBC, con diez victorias ya en el bolsillo y la permanencia virtualmente garantizada, visita hoy al UCAM Murcia con el objetivo de no bajar el pistón: “La última victoria contra el Estudiantes fue muy buena. Movimos bien el balón y anotamos con facilidad, pero desde el martes ya nos olvidamos de eso y empezamos a trabajar duro. Tenemos que seguir. No pensamos en que ya tenemos diez, sino en seguir siendo agresivos y ganar unos cuantos partidos más”. Uno de los grandes objetivos que se ha marcado el equipo es dar espectáculo en Illunbe: “Queremos ofrecer a nuestros aficionados algo que puedan apreciar. Ese es el plan, máximo esfuerzo en cada partido y que la gente vuelve a venir al pabellón a vernos”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902