Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
bronca entre los ‘populares’ y el PSOE

El Congreso evita que PP y C’s endurezcan la prisión permanente y avanza su derogación

La sesión acaba con bronca entre los ‘populares’ y el PSOE por la utilización de las víctimas y el caso de Gabriel Cruz

Míriam Vázquez - Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Los padres de Diana Quer y la niña Mari Luz Cortés, ayer en la tribuna de invitados. Fotos: Efe

Los padres de Diana Quer y la niña Mari Luz Cortés, ayer en la tribuna de invitados. Fotos: Efe

Galería Noticia

Los padres de Diana Quer y la niña Mari Luz Cortés, ayer en la tribuna de invitados. Fotos: EfeLas bancadas de Unidos Podemos y el PNV, ayer durante el debate de las enmiendas a la totalidad.

donostia- PP y Ciudadanos se quedaron solos ayer en su apuesta por endurecer la prisión permanente revisable. Los populares, que pretendían extender esa figura a cinco supuestos más;y Ciudadanos, que proponía complicar el acceso a beneficios penitenciarios y permisos de salida, sumaron sus votos en el Congreso de los Diputados para apoyarse mutuamente, pero se encontraron con el veto unánime de la oposición, y la única abstención del escaño de Coalición Canaria. Los partidos coincidieron en reprochar al PP su “populismo punitivo” y que ponga en peligro principios constitucionales como la reinserción, todo ello a golpe de encuesta y al calor de sucesos que han provocado desgarro en la sociedad como el asesinato del niño Gabriel Cruz. El Congreso rechazó las enmiendas a la totalidad de PP y Ciudadanos contra la propuesta de derogación de la prisión permanente impulsada por el PNV. Por lo tanto, la derogación seguirá tramitándose, pero le espera un largo e incierto periplo, porque se expone a que los dos grupos conservadores la bloqueen en la Mesa del Congreso prorrogando sucesivamente el plazo de enmiendas parciales con su mayoría absoluta en el órgano.

PSOE, Unidos Podemos, PDeCAT, ERC, EH Bildu y Compromís se sumaron al PNV para rechazar las enmiendas a la totalidad. Los socialistas, sometidos a una intensa presión, se mostraron muy incómodos en este debate y salieron debilitados tras provocar una trifulca con el PP por la utilización partidista de las víctimas. Su intervención causó disgusto a los familiares de Diana Quer, la niña Mari Luz Cortés y Marta del Castillo, entre otros, que presenciaban la disputa desde la tribuna de invitados.

Después de que el popular José Antonio Bermúdez de Castro se envolviera en la bandera del sufrimiento de las víctimas retando a mirar a la cara a los invitados, un discurso en el que se mueve con comodidad por su sintonía con las reivindicaciones de Quer y Cortés, el portavoz socialista Juan Carlos Campo se arriesgó con un mensaje que no todos entendieron y que terminó colocando a los familiares en su contra. Campo renunció a exponer una argumentación jurídica, y sacó a colación que el ministro Zoido acudiera al funeral de Gabriel con la bufanda del niño, “mancillando” el obsequio que le había hecho su madre;y remató: “Sin la prisión permanente, vencimos a ETA. Con ella, perdimos a Gabriel”. La algarada fue tal en la bancada del PP que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, amenazó con suspender el Pleno.

Hasta entonces, la sesión había transcurrido con normalidad, conscientes todos los grupos de que el debate era muy delicado y los familiares de las víctimas estaban presentes. Desde el PNV, Mikel Legarda hizo suyas las reflexiones de los más de 100 catedráticos que han rechazado la prisión permanente: “No es una buena ley, no es eficaz evitando delitos graves y sí comporta un significativo riesgo y deterioro de nuestros valores básicos”. Recalcó que el derecho penal no se construye “olvidando el dolor de las víctimas”, pero opinó que el legislador debe ir más allá “en aras a una mejor tutela del interés general”. Además, vio innecesaria esta pena porque la cifra de los delitos más graves está disminuyendo y el Estado ya tiene las penas más duras del entorno, además de una elevada población de reclusos. Reprochó la tendencia al “populismo punitivo”, es decir, que se reclamen castigos cada vez más severos al calor de los titulares de prensa;y apostó por la reinserción.

PP y Ciudadanos, por su parte, centraron su argumento en la necesidad de “defenderse” de los violadores y terroristas, y agitaron un discurso que creen que puede activar a los votantes. Desde el PP, Bermúdez de Castro comenzó su discurso mirando a la bancada de invitados. “Venimos a defender su causa”, dijo. La prisión permanente revisable, que implica que el preso solo pueda salir de la cárcel si supera con éxito una evaluación sobre su peligrosidad tras pasar como mínimo 25 años entre rejas, es en su opinión “justa, constitucional y compatible con la reinserción”. Dirigió toda su presión hacia los socialistas. “¿Se imaginan que nos hubiera pasado lo mismo que a las víctimas? ¿De verdad estarían pensando lo mismo? Hoy en la tribuna nos acompañan las familias, que nos han dado un ejemplo de dignidad. Cuando suban al estrado, miren arriba, a la tribuna, y convénzanlos a ellos”, lanzó.

Juan Carlos Girauta, de Ciudadanos, desgranó varios casos de presos que, mientras disfrutaban de un tercer grado, reincidieron y violaron a más jóvenes. Por ello, pidió restringir los beneficios penitenciarios, de manera que los presos no puedan optar al tercer grado hasta que no lleven 20 años en la cárcel (cinco más que en la actualidad), ni acceder a permisos hasta purgar quince años. En cuanto a la derogación, pidió esperar a la sentencia del Tribunal Constitucional.

sin iraEn este contexto, el socialista Juan Carlos Campo aclaró nada más subir a la tribuna que, “para el PSOE, las víctimas son el centro de atención”. Reprochó a PP y Ciudadanos que “utilicen” a los damnificados y, al mismo tiempo, leyó las palabras de la madre de Gabriel, Patricia Ramírez, que ha pedido que “no se extienda la rabia”. “Las víctimas no pueden ser utilizadas, ni ellas ni su dolor, y eso es lo que PP y Ciudadanos están haciendo”, dijo.

El discurso de Unidos Podemos pasó más inadvertido en un Pleno donde toda la presión se la llevó el PSOE y, en parte, el PNV. Eduardo Santos avisó a PP y Ciudadanos de que “no existen las víctimas como masa”, y algunas defienden que su dolor “no se transforme en ira”. Recriminó al PP que haga depender los derechos humanos “de las encuestas”, y acusó a Ciudadanos de practicar la “demagogia populista de extrema derecha”.

Desde EH Bildu, Marian Beitialarrangoitia opinó que esta figura atenta contra la dignidad de las personas. “Se valen del sufrimiento de las víctimas, que es real, para ofrecer venganza”, recriminó. PDeCAT y ERC coincidieron en contraponer los valores de la civilización y la barbarie.

Coalición Canaria fue el único partido que se abstuvo. Ana Oramas lo justificó en que no quiere que se derogue la pena y cree que hay que esperar al Constitucional, pero tampoco compartía las enmiendas de PP y C’s, “esa lucha por ver quién es más duro aprovechando el sufrimiento de la sociedad”. “Terminemos este debate con dignidad”, rogó, mirando a las víctimas y poco antes de que se desatara la bronca entre PP y PSOE.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902