Editorial

Italia como síntoma

Además de la suma dificultad para formar gobierno, los resultados de las elecciones italianas confirman el avance de la polarización y la desafección europea ya advertido en las elecciones francesas y alemanas

Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los resultados de las elecciones italianas, con triunfo (32,6%) del Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio pero mayoría de la coalición de derechas entre Forza Italia de Silvio Berlusconi y la otrora Liga Norte (ahora Liga) de Matteo Salvini, quienes junto a otras fuerzas menores suman el 37,2% de los votos, dibujan un horizonte de suma dificultad para la configuración de un Gobierno que precisa de coaliciones impensables si se pretende una mínima estabilidad. Ahora bien, dicha pretensión no sería inconveniente para que el presidente Sergio Mattarella encargue la formación de un ejecutivo, toda vez que no ha sido imprescindible en un país que ha tenido 66 gobiernos en las últimas siete décadas, de los que únicamente seis han superado los dos años, y en el que solo en la última legislatura 208 diputados y 104 senadores han cambiado de grupo parlamentario. Así que la relativa sorpresa del triunfo del M5E, del sorpasso de la Liga a Forza Italia y de la derrota del PD de Matteo Renzi, con apenas el 23%, casi la mitad del apoyo que tenía solo hace tres años en las elecciones europeas, confirman sobre todo el castigo del votante italiano a los partidos llamados tradicionales o de gobierno y una polarización hacia los extremos que supone otro síntoma de los profundos cambios políticos que poco a poco se asoman a Europa. Que las dos formaciones que podrían aspirar a liderar el Gobierno italiano, M5E y la Liga, ya que ha sido la primera fuerza de la coalición, superando a Forza Italia, se muestren -o se hayan mostrado- netamente críticas con el proyecto europeo es más un síntoma que una advertencia. Esta ya se había dado en Francia, donde solo el sistema electoral a dos vueltas permitió eludir la deslegitimación de los partidos tradicionales y trasladar a la novedad de Emmanuel Macron la responsabilidad de sostener el europeísmo y detener el auge del populismo de derecha con Marine Le Pen y de la izquierda extrema encabezada por Jean-Luc Melenchon. También en Alemania, donde ha sido precisa una dificilísima reedición de la Grosse Koalition (CDU de Angela Merkel y SPD de Martin Schulz) para evitar una repetición electoral que amenazaba con impulsar a la derecha xenófoba y antieuropea del AfD y a la izquierda crítica con la UE de Die Linke. Y Alemania, Francia e Italia son las tres primeras economías y los tres países con más población de la Unión Europea.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902