Ana Mari Aranguren y Iosu Salvador Familia de acogida de Tolosa

“Estamos muy contentos, porque este verano tendremos en casa a una niña saharaui y a otra bielorrusa”

Ana Mari Aranguren y Iosu Salvador esperan con ilusión el verano para poder recibir en su casa a dos niñas. Para ellos la experiencia de la acogida “engancha”

Marta San Sebastián - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Ana Mari Aranguren y Iosu Salvador.

Ana Mari Aranguren y Iosu Salvador.

Galería Noticia

Ana Mari Aranguren y Iosu Salvador.

Tolosa- La pareja tolosarra lleva varios años de experiencia en el mundo de la acogida. A quien esté planteándose participar en alguno de los programas, le recomiendan no pensárselo demasiado. “Tendemos a pensar que no vamos a poder atenderlos, pero si nosotros podemos, que trabajamos a turnos y los fines de semana, cualquier familia puede”, aseguran. El programa Oporrak Bakean de acogida de menores saharauis se ha marcado este año el objetivo de buscar quince familias de acogida en Tolosaldea. La de Ana Mari y Iosu será una de ellas, pero aún faltan diez más.

Llevan varios años de experiencia en la acogida, pero este año será diferente, ¿no es así?

-Ana Mari Aranguren: Eso esperamos. El año pasado acogimos por primera vez a una niña bielorrusa y también queríamos traer a una niña saharaui, a Lemadla, que ya había estado con nosotros, pero en el último momento, no vino. De hecho, cuando llegó todo el grupo nos enteramos de que decidió no venir. Estábamos muy mentalizados de tenerlas a las dos y fue duro.

Pero vino Alisa, la niña bielorrusa...

-A.M.A.: Sí. Es encantadora y la experiencia fue maravillosa. Se integró en el grupo de saharauis de Tolosa perfectamente, ¡en las piscinas de Usabal todos pensaban que era una saharaui rubia! Nos quedamos con las ganas y este año vamos a intentar traer a dos niñas, a Alisa, que volverá desde Bielorrusia, y hemos pedido otra niña saharaui.

Pero llevan ya varios años acogiendo menores en su casa...

-A.M.A.: Sí, empezamos en 2013 con el programa Oporrak Bakean de acogida de niños saharauis. Vino Mohamed a pasar el verano, que ya había estado anteriormente en Tolosa y fue una experiencia muy buena. No hemos dudado en repetir, porque la acogida engancha.

¿Les resulta complicado compaginar sus obligaciones con los niños?

-A.M.A.: La nuestra no es la mejor situación. Los dos trabajamos, y los dos a turnos y los fines de semana. Y si nosotros nos arreglamos bien, cualquiera puede hacerlo...

-I.S.: Yo cojo mis vacaciones la primera quincena de julio y después coge sus vacaciones Ana. Pero es fácil, porque la gente de alrededor se implica y cualquier otra familia de acogida también te echa una mano si un día no llegas.

¿Por qué decidieron adentrarse en el mundo de la acogida?

-A.M.A.: Desde siempre he estado sensibilizada con el tema saharaui e intentaba convencer a gente de mi alrededor para coger algún niño. Cuando empecé la relación con Iosu vi clara la oportunidad, se lo comenté y a él le pareció bien.

-Iosu Salvador.: Mi hermano mayor tuvo un niño saharaui en casa hace años y ya conocía la experiencia, que en mi familia fue muy positiva.

¿Durante el año mantienen el contacto con los niños?

-A.M.A.: Sí, les mandamos paquetes con material a los tres niños;comida, medicinas, material escolar... y también mantenemos contacto.

¿Les gustaría conocer los países de origen de los menores?

-A.M.A.: Yo el año pasado estuve en los campamentos saharauis con mi hermana. Volví muy tocada, porque una cosa es lo que tú puedas imaginar y otra cosa verlo con tus ojos. Eso no es vivir, es ver pasar la vida.

-I.S.: Se nos olvida la situación política que hay detrás de la acogida. En el conflicto del Sáhara nosotros no podemos hacer nada, pero la acogida es importante porque para ellos es oxígeno.

¿Qué les dirían a las familias que tienen dudas de dar el paso?

-A.M.A..: Que no se lo piensen tanto. Al principio siempre vemos los problemas y todos pensamos que no vamos a poder, que no vamos a tener tiempo... a nosotros también nos pasó. A mí me han solido decir que en nuestro caso es fácil, porque no tenemos hijos... pero lo cierto es que nosotros tampoco tenemos las rutinas que tienen los niños y quizá le resulta más sencillo adaptarse a una familia que tiene niños.

-I.S.: Dos meses se pasan enseguida, y sin darte cuenta estás de pena porque tienes que despedir al niño.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902