“A veces he tenido que dejar la bici suelta”

los usuarios detectan fallos aunque defienden el servicio de alquiler

Un reportaje de Inaxio Bermúdez - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Un hombre saca una bicicleta.

Un hombre saca una bicicleta.

Galería Noticia

Un hombre saca una bicicleta.

El servicio de préstamo de bicicletas eléctricas Dbizi es muy utilizado por donostiarras y visitantes y alcanza últimamente una media mensual de unos 20.000 usos. Sin embargo, como ha podido observar este periódico, trasladarse usando este modo de transporte no siempre es fácil a causa de los desperfectos y problemas de mantenimiento de las estaciones y las propias bicicletas.

Tras hacer varias pruebas in situ a lo largo de distintas jornadas, este periódico ha confirmado que algunos de los obstáculos más habituales son que el vehículo no encaja en su respectivo anclaje o que la ranura de una estación está bloqueada y no sale el justificante. Tampoco ayuda a los usuarios ocasionales que no todas las estaciones emitan bonos de un día.

También hay errores ocasionales en los monitores de las estaciones. Pero el inconveniente principal para muchos usuarios es encontrarse bastantes vehículos de dos ruedas que están en mal estado, con las ruedas pinchadas, el sillín completamente roto, etc.

“no es culpa de dbizi”A pesar de los problemas, sin embargo, los usuarios creen necesario que se mantenga el servicio. Dani Izaguirre, estudiante de la Universidad del País Vasco (UPV), considera que esta prestación es “perfecta” para las personas residentes en Donostia y que a la vez trabajen o estudien en los barrios o poblaciones cercanas: “Tengo compañeros que vienen de distintos pueblos y todas las mañanas cogen una bicicleta para llegar de la estación a la universidad”.

El donostiarra Iker Aranburu afirma que está encantado con este servicio: “No cuesta casi nada, pago alrededor de 45 euros al año y puedo utilizar la bicicleta cuando quiera para moverme por la ciudad”. Este usuario expresa su malestar con las personas que utilizan de forma inadecuada el sistema de alquiler. “He llegado a ver niños y no tan niños dando patadas a las estaciones y tirando la bici al suelo como si fuera suya, sin ningún cuidado”, se queja.

Jon Jauregui, trabajador en Donostia, opina que la idea es muy buena, pero que el material, esto es, las bicicletas, no están siempre en buen estado: “Hay días que he tenido que dejar la bici suelta porque el sistema de anclaje no funcionaba y llegaba tarde al trabajo”. Además, afirma que ha habido veces en las que no ha podido descolgar el vehículo del aparato que lo sujeta.

Por su parte, Imanol Arruti , estudiante de la Universidad de Deusto en el campus de Donostia, asegura en más de una ocasión ha tenido que estar esperando bastante tiempo, puesto que las bicicletas que quedaban tenían las ruedas pinchadas e incluso el sillín completamente destrozado.

Este habitual del servicio de Dbizi apoya su mantenimiento. “Me parece una idea buena, tengo el bono anual y utilizo a diario la bici. Es verdad que en ciertas ocasiones no están en buen estado, pero creo que eso es culpa nuestra y no de Dbizi”.

En definitiva, los usuarios consultados consideran que son los propios ciudadanos los que deben cuidar las bicicletas y las estaciones si verdaderamente quieren que el servicio continúe.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902