Los enseres pequeños se podrán dejar en los contenedores blancos

Emaús asumirá la recogida y gestión para reutilizar estos artículos del hogar y los residuos textiles

Anabel Dominguez - Miércoles, 28 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 11:47h

Javier Pradini (primero por la izquierda), Unai Elkoro y Lander Arregi, ayer en la presentación del servicio.

Javier Pradini (primero por la izquierda), Unai Elkoro y Lander Arregi, ayer en la presentación del servicio.

Galería Noticia

Javier Pradini (primero por la izquierda), Unai Elkoro y Lander Arregi, ayer en la presentación del servicio.

Arrasate– En 2017 se recogieron para su recuperación 436.336 kilogramos –6,96 kg por habitante al año– de artículos textiles y calzado usado en la red de 65 contenedores distribuidos a lo largo y ancho de Debagoiena. Se experimentó, de este modo, un incremento del 9,5% con respecto a 2016 cuando esta recolecta selectiva se situó en 398.824 kilos;6,36 kg anuales por residente. Estas cifras están un 45% por encima del volumen que arroja la media de Gipuzkoa, que en 2016 fue de 4,46 kilos por habitante.

Aunque son positivos, el objetivo es mejorar estos resultados y, por ende el servicio, que en el plazo “de un mes” ofrecerá de forma integrada Emaús Fundación Social, después de que así lo decidiera el pasado día 20 la junta de la Mancomunidad de Debagoiena. La citada entidad, que en el caso del territorio guipuzcoano atesora la experiencia acumulada en 37 años de andadura, se encargará de la recogida y la gestión de la fracción textil y objetos reutilizables de pequeño tamaño que han dejado de tener uso en el hogar.

Este será uno de los cambios: la diversificación de los residuos que podrán depositarse en los contenedores blancos. “Se han recogido ropa y calzado básicamente, y a partir de ahora también se podrán dejar Cds, juguetes, libros, complementos de decoración, pequeños enseres… que no estén dañados (los voluminosos u objetos de gran tamaño se seguirán entregando en los garbigunes)”, según detalló ayer el responsable de Medio Ambiente del ente mancomunado, Lander Arregi.

“El nuevo contrato implica, asimismo, una integración de todas las fases del proceso para mejorar, con su puesta en valor, el grado de reutilización o reciclado de las prendas y el resto de artículos”, añadió Arregi, que confía en un aumento del material “que volverá a ponerse en el mercado” tras ser gestionado por Emaús.

ahorro en el servicio Por su parte, el presidente de la Mancomunidad y alcalde de Aretxabaleta, Unai Elkoro, detalló que desde el punto de vista económico el servicio de recolecta de residuos del hogar y textiles va a reducir “sensiblemente” su coste, que pasará de 128.000 euros anuales a 33.000. Este ahorro para las arcas del ente comarcal se ha visto favorecido al adjudicar a una única empresa la recogida y posterior tratamiento de los residuos (de lo primero actualmente se encarga UTE Debagoiena –anteriormente Cespa–, y de lo segundo, la propia Fundación Social Emaús).

Además, tal y como recalcó Elkoro, la nueva contratación, que se ha firmado para los próximos cuatro años, se ha dirigido a empresas de integración social, porque “uno de los propósitos de la Mancomunidad ha sido el de promover empleo para permitir la inserción laboral de personas con especiales dificultades”.

Este requisito, precisamente, lo cumple Emaús como empresa dirigida a contratar a personas en situación de exclusión social, en estos momentos en torno al 55% de su plantilla (44 trabajadores en Gipuzkoa). “El proceso de clasificación que llevaremos a cabo en la comarca consiste en separar aquello que es susceptible directamente de reutilización, y el resto se analizará de manera más detenida para ver en qué se puede incidir y reorientarlo hacia el reciclaje. Tenemos, a su vez, un acuerdo de colaboración con una empresa social francesa que ha conseguido aprovechar lo que para nosotros es el rechazo, ese algodón que está sucio, roto o que no tendría salida en venta, y con el que fabrican un producto aislante para la construcción, automoción y aeronáutica”, precisó Javier Pradini.

El director general de la Fundación Emaús recordó que en el EkoCenter de Arrasate, que abrió sus puertas en junio de 2014, trabajan siete personas, y esperan que el nuevo servicio aumente “el número de puestos de trabajo, generando empleo local”. Será a finales de marzo cuando Emaús se ponga al frente de la recogida de textiles y pequeños enseres en Debagoiena. l


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902