Kanpolibrean

La debilidad de la carne;por Xabier Iraola

la administración debe velar por la veracidad de la información que se traslada al consumidor final a través de un etiquetado correcto

Por Xabier Iraola - Domingo, 25 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Xabier Iraola

(Foto: Efe)

Galería Noticia

Xabier Iraola

leí hace un tiempo el informe del estudio de opinión sobre la imagen y los hábitos de consumo de la carne de vacuno impulsado por la Interprofesional de la Carne de Vacuno (Provacuno) y les tengo que reconocer que, aunque quería escribir sobre sus conclusiones, lo tenía bastante aparcado porque, la verdad sea dicha, la actualidad agraria y alimentaria no da un respiro al juntaletras que les habla.

Estaba repasando dicho informe cuando tuve conocimiento de un notición de relumbrón, de esos que te deja el cuerpo trastocado. En este mundo donde hay millones de personas que están hambrientas y/o malnutridas, resulta que en Holanda se ha organizado una colecta (crowdfounding en lenguaje moderno) para recabar 48.000 euros y con dicho dinerillo poder “jubilar” a Hermien(imagino que será nuestra Herminia), una vaca, limusina para más señas, que logró escaparse del camión que la llevaba al matadero y así librarla del sacrificio, que viva en libertad en un bosque de Friesland. Ya lo dicen mis amigos, que tontos, haberlos haylos, en todos los rincones del mundo.

Por cierto que mi cuadrilla flipa en colores al saber que recientemente la IGP, Indicación Geográfica Protegida de Vaca y Buey de Galicia, marca de calidad reconocida por la UE como puede serlo una Denominación de Origen, tras sus primeros seis meses de funcionamiento ha dado sus primeros números y reconoce que a día de hoy tienen 3.707 animales registrados, de los cuales 3.648 son vacas y 59 bueyes.

O sea, de aquí viene el flipe del sanedrín semanal, que esos 59 bueyes, emulando al milagro de los peces y los panes, abastecen a miles de restaurantes del Estado y de fuera de él que llevan, en grandes rótulos, el buey gallego como reclamo en su carta.

Estoy seguro, y no creo equivocarme, de que los ganaderos gallegos no tienen la más mínima culpa de la confusión interesada generada a bien de industriales y hosteleros. Pero por su bien, y porque las 3.648 vacas son tan fantásticas o más que los propios bueyes, creo que es necesario que la Administración tome cartas en el asunto y vele por la veracidad de la información que se traslada al consumidor final mediante un etiquetado correcto y veraz.

Igual de flipado volví yo, recientemente, del Basque Culinary Center, el reino gastronómico de Joxe Mari Aizega, cuando al asistir a un foro de emprendedores, eligen las mejores startups (ideas empresariales que tras diseñarse e impulsarlas en un plisplas, las venden aún más rápidamente a un inversor interesado) y caigo en la cuenta de que una de las premiadas es la inquietante Foods for Tomorrow (Alimentos del Mañana). Esta firma propone una línea de alimentos llamada Heura, donde las proteínas vegetales, concretamente de soja, imitan el sabor, la textura, etc., de la proteína animal pero sin recurrir a ella porque, según el gurú que lo promociona, el consumo de proteína animal en el mundo actual es insostenible.

Imagino que animalistas y algún medioambientalista fliparán con este nuevo invento pero qué quieren que les diga, a mí, cargar a la carne todos los males del mundo mundial, intentar copiarla a través de técnicas de laboratorio, y además recurriendo a un producto tan sostenible como la soja “holandesa” (proveniente en su mayoría de Sudamérica), me raya las entrañas y me pone, además de muy mala leche, los pelos de punta. Yo, por si les vale para algo, prefiero comer alimentos naturales, no de laboratorio como éste, comer de todo, variado, en su medida, sin abusar pero sin prescindir de ninguno de ellos, y a todo ello añádanle una ración de sentido común, en agradable compañía y tertulia, rematado con un tiempo dedicado al deporte. Todo lo demás, cuento.

Por eso, volviendo al tema principal que quisiera abordar hoy, el estudio de Provacuno nos revela que el 74,6% de las 4.000 personas entrevistadas tiene una imagen positiva sobre la carne de vacuno al considerar que es rica, tiene sabor, proteínas de calidad y un importante valor nutricional. Como todo no podía ser color de rosa, también hay un 52% que opina que los modos de alimentación del ganado aumentan el riesgo para el consumidor o un 40% que reconoce que el consumo de carne de vacuno favorece las enfermedades cardiovasculares, aumento de tensión y gota.

Un 90% de los entrevistados vincula la jugosidad de la carne con el origen y la alimentación animal aunque, puestos a optar, es la alimentación del animal el factor que más prima para determinar la calidad de la carne y con respecto al origen, señalar que para un 48% es muy y para un 30% bastante importante que se identifique el origen de la carne.

O sea, sacando conclusiones de lo recogido por dicho estudio y suponiendo que el consumidor actúa en coherencia con lo que afirma al entrevistador, es decir, si lo importante para un consumidor de carne de vacuno son su sabor, su calidad nutricional, la alimentación sana del animal y su origen, mucho me temo (y deseo) que los alimentos inventados en laboratorio en base a soja tienen un futuro bastante negro.

Ahora bien, también puede ocurrir que mis pituitarias anden anuladas de tanta humedad, tras cuatro meses ininterrumpidos de lluvia, y que el gurú se lleve el gato al agua y los productores de carne de vacuno se vean abocados a inventar todo tipo deguarrindongadas de soja para poder subsistir.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902