Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Los ultras rusos, ¿los nuevos ‘hooligans’?

? |

Un reportaje de Ignacio Ortega - Domingo, 25 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La afición del Spartak, en el duelo de ida en Rusia.

La afición del Spartak, en el duelo de ida en Rusia. (Foto: Oskar Martínez)

Galería Noticia

La afición del Spartak, en el duelo de ida en Rusia.

Los ultras rusos se han convertido en la nueva peste del fútbol europeo al llenar el vacío dejado por los hooligan ingleses, fenómeno que amenaza con estropear la fiesta del Mundial de Rusia. “Nuestros aficionados (del Spartak Moscú) iban en columnas y contra ellos hubo ciertas provocaciones. Cuando te lanzan cosas, eso provoca como respuesta una reacción negativa”, dijo Vitali Mutkó, viceprimer ministro y zar del fútbol ruso, tras los altercados ocurridos el jueves en Bilbao.

Mutkó salió en defensa de los seguidores del Spartak, aunque también reconoció que lo ocurrido no traerá “nada bueno” y que el “vandalismo” y el “extremismo” no tienen sitio en el fútbol ruso. Él lo sabe bien, ya que cuando se presentó a finales de 2016 a la reelección como presidente de la Unión de Fútbol de Rusia (UFR) tuvo que aguantar que el líder de la principal asociación de hinchas de Rusia se personara en la federación para sabotear la votación. Entonces, a Mutkó no le tembló la mano a la hora de disolver dicha asociación, a la que pertenecían los ultras que protagonizaron meses antes violentos enfrentamientos contra los ingleses durante la Eurocopa de Francia que casi cuestan la expulsión a la selección rusa.

Después de los incidentes en Bilbao entre ultras del Athletic y el Spartak Moscú, algunas voces piden que los clubes rusos sean expulsados de las competiciones europeas, como ocurriera con los ingleses (1985-90). Para empezar, la UEFA podría prohibir al Spartak que reparta entradas entre sus aficionados para que viajen con el equipo al extranjero en competiciones europeas, pero en caso de reincidencia el castigo podría ser mucho mayor. Cuando labraron su fama de sucesores de los hooligans ingleses fue mucho antes, en la Eurocopa de Francia en la que protagonizaron varias batallas campales que han quedado grabadas a sangre y fuego en las calles de Marsella y Lille. Entonces, demostraron que ya habían superado a los ingleses, especialmente en lo que se refiere a organización y preparación física -la policía les define como paramilitares-, como se puede ver en los entrenamientos que organizan en bosques en las afueras de la capital rusa. Su seña de identidad es quitarse la camiseta en los partidos, aunque las temperaturas sean de 10-15 grados bajo cero y su ideología ultranacionalista, más cercana al paneslavismo que al nazismo.

La influencia de los ultras en los equipos rusos de primera fila es tan grande que técnicos y futbolistas deben rendir cuentas ante ellos cuando las cosas van mal, algo que le ocurrió a Valeri Karpin cuando dirigía al Spartak Moscú o a Leonid Slutski en el CSKA Moscú. “Si el entrenador le da la espalda a los seguidores del equipo al que dirige, entonces nosotros no necesitamos a ese entrenador”, fueron las palabras pronunciadas en 2016 por el líder de un grupo de aficionados radicales del CSKA contra Slutski. Este se negó a reunirse con ellos para darles explicaciones por el mal juego del equipo y los ultras declararon la guerra al técnico, que poco después dejó el cargo y se fue a trabajar al fútbol inglés.

Detención en Múnich Que están organizados, se demostró en la detención esta semana de uno de ellos, un hombre de 31 años, en Múnich de camino a Bilbao. “El estadio, nuestra casa común”, una organización que vela por los derechos y obligaciones legales de los aficionados, lanzó de inmediato una campaña para recaudar dinero en apoyo del ruso detenido por agredir a un aficionado británico en Marsella en la Eurocopa. El británico, de 51 años, sufrió numerosos traumas, incluido lesiones cerebrales por las que tuvo que ser ingresado en coma inducido. El aficionado ruso, que podría ser condenado a quince años de cárcel, recibió el apoyo de la embajada rusa en Berlín, que protestó “firmemente” por su detención.

Al respecto, el comité organizador y la FIFA pusieron en marcha un sistema de identificación que permitirá localizar a cualquier aficionado en caso de incidentes dentro o fuera del estadio. El exfutbolista del Celta, Alexandr Mostovoi, aseguró ayer que en el Mundial “todo irá perfecto” y recordó que en la Copa Confederaciones no hubo incidentes reseñables. “La violencia en el fútbol es como el terrorismo, nadie sabe cómo arreglarlo”, comentó y también culpó a la prensa de acusar a Rusia de todos los problemas.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902